Irán y las potencias sientan las bases para un acuerdo nuclear histórico

Irán y seis grandes potencias mundiales alcanzaron hoy un acuerdo de principios que pretenden convertir dentro de tres meses en un histórico tratado que ponga fin a doce años de conflicto nuclear con la República Islámica.

Tras ocho días de negociaciones en Lausana, Suiza, las cinco potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad y Alemania, consensuaron un documento que contiene numerosas limitaciones al programa nuclear iraní pero también varios incentivos económicos y políticos para el país en caso de que se cumpla lo acordado.

Lo más llamativo es la larga duración del acuerdo, de entre 10 y hasta 25 años en las limitaciones y controles a lo que se someterán las actividades atómicas de la República Islámica.

Las reservas de uranio enriquecido deberán ser reducidas durante 15 años desde unos 10.000 kilos hasta solo 300 kilos, al tener que diluirlas o venderlas en el mercado internacional.

El número de centrifugadoras de uranio en la instalación de Natanz será reducido de actualmente 20.000 a unas 5.000 activas, mientras en la instalación subterránea de Fordo habrá solo mil y encima no podrán ser usadas con material fisible.

La planta de Fordo y también la planta de agua pesada en Arak, que está en construcción, serán rediseñadas por completo para evitar que puedan ser usadas para fines militares.

"El camino del uranio y del plutonio hacia la bomba se ha cortado", aseveró Kerry, quien tendrá que defender el acuerdo definido hoy ante diferentes comités del Congreso de EEUU, dominado por los republicanos y críticos con esta negociación.

Por otra parte, los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tendrán acceso a las instalaciones en Irán.

Teherán se compromete además a aplicar el llamado "Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP)", lo que permite inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación atómica del país.

El OIEA podrá investigar así dudas sobre actividades nucleares iraníes en el pasado pero también en el presente, lo que alude al esclarecimiento de posibles dimensiones militares, denunciadas en 2011 por la agencia nuclear de Naciones Unidas.

A cambio, siempre y cuando este acuerdo sea ratificado y firmado de aquí al 30 de junio tras la precisión de sus detalles técnicos y legales, las sanciones internacionales, así como las unilaterales de EEUU y Europa, serán levantadas, por completo o gradualmente.

Las sanciones nucleares dictadas en los últimos nueve años por el Consejo de Seguridad de la ONU serán levantadas, al igual que algunas de las medidas económicas de las potencias occidentales.

Eso sí, en caso de que se detecte una violación del acuerdo, las sanciones internacionales se reactivarían, estipula el acuerdo.

El documento presentado hoy fue negociado por Irán y el llamado grupo 5+1, compuesto por las cinco potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido) y Alemania.

Los responsables políticos que negociaron y presentaron este pacto se mostraron hoy satisfechos, como el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, quien defendió con vehemencia lo acordado.

Al subrayar que todavía falta precisar y ratificar los detalles técnicos y legales del acuerdo, lo que deberá suceder en los próximos tres meses, el secretario de Estado subrayó que el futuro tratado "no dependerá de promesas, sino que dependerá de pruebas".

"No vamos a aceptar cualquier acuerdo, solo un buen acuerdo", aseveró el secretario de Estado en referencia a los críticos del acuerdo, como Israel, los países del Golfo Pérsico y sobre todo en el opositor Partido Republicano en EEUU.

Su homólogo iraní, Mohamed Yavad Zarif, destacó en sus valoraciones que "todo el mundo gana" con este acuerdo.

"A partir de ahora podemos avanzar y resolver los problemas", agregó el ministro iraní, quien defendió que lo acordado hoy no afecta la capacidad de su país de enriquecer uranio ni de llevar adelante investigación y desarrollo (I+D) atómico.

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, estimó que el acuerdo va "mucho más allá" de lo esperado inicialmente, mientras que su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, habló de un "gran paso decisivo hacia adelante".

Francia se mostró más cautelosa y su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, señaló que "queda mucho trabajo por hacer"

El Gobierno Español felicita a los interlocutores

El Gobierno de España se felicitó este viernes por el acuerdo alcanzado en Lausana entre Irán y el Grupo UE3+3 (Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la Federación Rusa, junto a la Unión Europea) sobre el programa nuclear iraní.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación señaló en un comunicado que este acuerdo de principio, que deberá finalizarse hasta el próximo 30 de junio, resulta "transcendente para la paz y la estabilidad de la región" a la vez que supone "un importante avance para la solución de esta controversia en el ámbito de la no proliferación nuclear y es el resultado de arduas negociaciones diplomáticas".

Exteriores considera que "la negociación es la única forma de resolver cuestiones de esta complejidad" y señaló que España comparte "su apoyo a este acuerdo, y reafirma su firme compromiso en la lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva, para lo que trabaja activamente junto al resto de países de la comunidad internacional".

El Gobierno de España felicitó a los interlocutores de todas las partes implicadas en este proceso negociador y destacó el papel desempeñado por la Alta Representante de la Unión Europea y el equipo del Servicio Europeo de Acción Exterior para la conclusión de este acuerdo.

Netanyahu expresa a Obama su rechazo al pacto con Irán y pide más presión

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, expresó al presidente norteamericano, Barack Obama, su rechazo al acuerdo sobre el desarrollo nuclear de Irán anunciado anoche y pidió que se ejerza más presión sobre el país hasta alcanzar otro pacto.

"Este acuerdo podría legitimar el programa nuclear de Irán, reforzar la economía de Irán y aumentar la agresividad de Irán y el terror en Oriente Medio y más allá", acusó Netanyahu en su conversación con Obama.

Irán y el Grupo 5+1 (EE. UU., China, Francia, Reino Unido y Rusia, más Alemania) alcanzaron finalmente un pacto que recoge los principios para un acuerdo definitivo que ponga dentro de tres meses fin a doce años de conflicto por el proyecto nuclear del país.

Ese pacto permitiría a Irán mantener un programa nuclear muy reducido y bajo un estricto control a cambio de varios incentivos económicos y políticos en caso de que cumpla con lo acordado

"Un acuerdo basado en este borrador amenazaría la supervivencia de Israel", señaló Netanyahu, quien insistió en que la estrategia internacional sobre Irán "no bloquearía el camino de Irán a la bomba. Lo pavimentaría".

En su opinión, dicho acuerdo, "elevaría el riesgo de proliferación nuclear en la región" y de una "guerra horrible", y solicitó al presidente norteamericano elevar la presión sobre el país "hasta que se alcance un pacto mejor".