Hollande reafirma que quiere orientar a la UE a la inversión y el crecimiento

El presidente francés, François Hollande, reafirmó este miércoles ante su nuevo Gobierno que su voluntad en el terreno europeo es "una orientación que favorezca la inversión y el crecimiento".

Éste fue uno de los mensajes de Hollande al nuevo Gabinete del primer ministro, Manuel Valls, dados a conocer en una conferencia de prensa por el portavoz del Ejecutivo, Stéphane Le Foll, que vinculó ese objetivo con la reunión de responsables socialdemócratas europeos del próximo sábado en París.

Esa cita, organizada por el jefe del Estado francés en el Palacio del Elíseo, se celebrará justo antes del Consejo Europeo de Bruselas en el que, entre otras cosas, se discutirá sobre el reparto de puestos de responsabilidad en las instituciones comunitarias coincidiendo con la formación de la nueva Comisión Europea.

Hollande y su titular de Exteriores, Laurent Fabius, también repasaron otras cuestiones de la actualidad internacional ante los miembros del nuevo Gobierno formado ayer, tras la crisis por las discrepancias de tres ministros del ala izquierda del Partido Socialista, que han quedado excluidos.

El presidente francés reiteró que va a seguir trabajando en la organización de una conferencia internacional sobre la seguridad en Irak y que con esa perspectiva la semana próxima organizará al Consejo de Defensa de Francia.

Respecto a la guerra de Ucrania, Fabius señaló que "la situación sigue siendo extremadamente tensa" y Hollande indicó que "Francia seguirá trabajando con Alemania para instalar un diálogo" sobre la base de la preservación de la integridad territorial de ese país.

EL NUEVO GOBIERNO COMIENZA SU ANDADURA EN MEDIO DE LAS CRÍTICAS

El nuevo Gobierno socialista de Francia, nombrado ayer por el presidente, François Hollande, ha comenzado su andadura, con un primer Consejo de Ministros, en medio de las dudas y de las críticas, tanto de la oposición de derechas como de sectores de la izquierda.

Desde el ala más progresista del Partido Socialista y desde otros sectores de la izquierda se apunta sobre todo al nuevo ministro de Economía, Emmanuel Macron, un joven procedente de la banca de negocios, exconsejero de Hollande, a quien inspiró sus medidas más liberales. "Es una provocación", indicaron algunos de los diputados socialistas que reclaman un giro económico al Ejecutivo y que lamentan la salida del hasta ahora responsable de Economía Arnaud Montebourg, que encarnaba en el seno del Gobierno su voluntad de relajar la reducción del déficit.

La derecha también se ha mostrado crítica con la tercera remodelación gubernamental del presidente en dos años y medio de mandato, en particular con el ascenso de la joven Najat Vallaud-Belkacem, nueva ministra de Educación y que hasta ahora pilotaba la política de derechos de las mujeres.

Los sectores más conservadores la consideraron una "izquierdista libertaria", en particular por sus posiciones en favor de la llamada "educación de género", una asignatura destinada a promover la igualdad entre sexos.Tampoco ha gustado su ascenso a los contrarios al matrimonio homosexual, que lo han calificado de "provocación". "Tenemos que comenzar a trabajar con el objetivo fijado y sin atender a las pequeñas polémicas", afirmó hoy Vallaud-Belkacem, en la radio "France Info", que sustituye al frente de Educación a Benoit Hamon, representante del ala más izquierdista del Partido Socialista.

La prensa también se ha mostrado dubitativa con el nuevo Ejecutivo, formado "por la guardia personal de Hollande"."El último círculo de Hollande", señala el conservador "Le Figaro", que considera al Ejecutivo "monocolor" y que "amenaza con romper a la izquierda". Para "Libération", de centro izquierda, el ascenso de Macron, Vallaud-Belkacem y de la nueva responsable de Cultura, Fleur Pellerin, marca la llegada de "la joven guardia" del presidente, "dedicada al rigor (presupuestario) y a los compromisos con las empresas".

El popular "Le Parisien" considera que ahora se establece "el auténtico giro" en la política de Hollande, "que toma distancias con el ala izquierdista del Partido Socialista" con la nominación "del liberal Macron como ministro de Economía".