Grecia acelera la celebración del referéndum y la UE amenaza con bloquear la ayuda

Francia amenaza con bloquear el sexto tramo de ayuda internacional a Grecia, unos 8.000 millones de euros, si los griegos no demuestran un claro compromiso con el euro y el plan de rescate adoptado la pasada semana por la UE. Según el periódico "Le Monde", que cita fuentes de la Presidencia francesa, los griegos no recibirán más ayuda hasta que adopten el plan y, si finalmente se convoca el referéndum prometido por el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, que se celebre lo antes posible y con una pregunta muy clara: si se quiere o no seguir perteneciendo al euro.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy; la canciller alemana, Ángela Merkel, y los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión, Herman Van Rompuy y Jose Manuel Durao Barroso, han convocado hoy en Cannes a Papandréu para que les explique su nueva postura frente al acuerdo de la pasada semana en Bruselas. A la reunión asistirán también los responsables del FMI, Christine Lagarde; del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, y un representante del Banco Central Europeo.

El Gobierno francés cree que, si los griegos persisten en la idea del referéndum, deben acelerar su celebración lo antes posible y además con la única pregunta que hay que plantear: "¿Es partidario de salir de la zona euro?". "No se les puede impedir a los griegos que se suiciden", dijo una fuente de la Presidencia francesa a Le Monde, quien juzgó inimaginable que se concedan a Grecia ayudas o préstamos bilaterales tanto del FMI como de la UE si persiste esta incertidumbre.

GRECIA PREPARA EL REFERENDUM

El Gobierno de Grecia ha creado una comisión que preparará los detalles del referéndum sobre el paquete de rescate europeo, que pretende celebrar lo antes posible, según informó este miércoles la cadena de televisión estatal NET. Según dijo a esa cadena el ministro griego del Interior, Haris Kastanidis, no se descarta que la consulta se celebre incluso antes de que se concluyan los detalles del préstamo de 130.000 millones de euros por parte de la eurozona a Grecia hasta 2014 y de la quita del 50% de su deuda con los acreedores privados.

El ministro afirmó que el referéndum tendrá como objetivo el acuerdo del nuevo rescate europeo decidido en la cumbre de Bruselas el pasado 26 de octubre. La comisión, creada anoche durante una reunión de emergencia del Consejo de ministros griego, examinará la fecha de la consulta, así como la pregunta, y elaborará un informe para determinar si es posible que los ciudadanos voten hacia finales de año.

Según Kastanidis, la pregunta será "acepta o no el acuerdo" y descartó que se pregunte sobre la permanencia en el euro. "El Gobierno no puede poner en entredicho el camino del país en Europa", aseveró el ministro.

PAPANDREU DICE QUE LOS SOCIOS LO CONOCÍAN

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, afirmó este miércoles en Atenas que "los socios internacionales de Grecia estaban al tanto de mis intenciones del referéndum y respetarán y apoyarán las resoluciones del país".El jefe del Gobierno helénico lo afirmó, según un comunicado de su oficina que publica las declaraciones efectuadas durante una reunión de urgencia del Consejo de Ministros esta noche.

Papandréu defendió allí enérgicamente su polémica decisión de someter a una consulta popular vinculante la aplicación del último rescate acordado con la eurozona para salvar a Grecia de la quiebra, que implica dolorosas medidas de austeridad.

SORPRESA EN LOS SOCIOS

Pero su afirmación de que había hablado previamente con los socios de la eurozona contrasta con la sorpresa con que fue recibido por las capitales europeas el anuncio de que Grecia decidirá por referéndum la aplicación del último acuerdo de rescate pactado con la eurozona. El primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, reaccionó el martes con malestar y afirmó que Papandréu ha tomado la decisión de celebrar un referéndum sin haber consultado o informado previamente a los demás mandatarios europeos.

El mandatario griego criticó a la oposición por haber calificado dicho acuerdo, en un primer momento, como "una catástrofe", y decir ahora que temen que un referéndum "no permita que se implemente"."Hay que dar el mensaje a todas la direcciones y en especial al grupo G-20, que hay que optar por políticas que aseguren que la democracia está más alta que los mercados", sentenció el mandatario, según el citado comunicado.

Anunció que "casi hemos logrado rescatar a Grecia de la quiebra y no implementaremos ningún programa en forma obligatoria; y exigimos que esta postura se respete en el exterior." "Los únicos que desean que Grecia quiebre son aquellos que ya han quebrado y quieren traer inestabilidad", dijo Papandréu.

Recordó que en su país "hay una gran evasión de capitales en forma ilegal, no sólo hacia Suiza sino también a otros países y la comunidad internacional no lo controla en forma eficiente".Los depósitos no declarados de ciudadanos griegos en Suiza superan los 300.000 millones de euros.