El Gobierno argentino autoriza la compra de hasta 2.000 dólares al mes

Sólo el 20% de los trabajadores con ingresos declarados en Argentina podrá comprar divisas extranjeras a precio oficial para ahorro, según las condiciones fijadas por el Gobierno argentino, que exigen demostrar un sueldo de al menos 7.200 pesos, unos 900 dólares para acceder a divisas.

Aunque el ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó este domingo que es una medida "para los que menos tienen", según las últimas estadísticas oficiales, ocho de cada diez argentinos declararon ante el Fisco argentino ganar menos de 7.000 pesos (875 dólares) al mes en 2013, y, por tanto quedan excluidos de la posibilidad de comprar moneda extranjera por cauces formales.

En rueda de prensa, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, señaló que los contribuyentes podrán cambiar a divisas foráneas el 20% de lo que coticen, hasta un límite de 2.000 dólares al mes.

Para alcanzar ese máximo, se necesitaría un ingreso mensual de 80.000 pesos (10.000 dólares), equivalente a más de veinte veces el salario mínimo.

"Son cupos para ver quién evita que sus ahorros se queden en moneda local y quien ahorra en dólares para que no se los coma la inflación", criticó a Efe Ramiro Castiñeira, consultor de Econométrica.

Castiñeira destacó que le llama la atención que se centre la política económica gubernamental en "cómo repartir las reservas que quedan en el Banco Nacional entre los más pudientes" en vez de en luchar contra la elevada inflación, que según consultoras privadas superó el 28% en 2013 y puede alcanzar el 30% este año.

Fausto Spotorno, economista de Orlando J. Ferreres, argumentó que la imposición de unos ingresos mínimos puede evitar maniobras realizadas en el pasado, como "que se contrate a cien personas con ingresos bajos y salgan todas a comprar dólares para otro".

Aún así, señaló que es una medida parcial y demandó una política económica que aborde los problemas en su conjunto.

Enrique Szewach, presidente de Evaluadora Latinoamericana, anticipó que la población argentina va a seguir recurriendo al dólar como refugio ante la inflación y la pérdida de valor del peso.

"La gente huye del peso, no es solo que quiera comprar dólares", dijo Szewach, "no va a huir del peso solamente por 2.000 dólares, va a huir por 2000 dólares al tipo de cambio oficial y por todo lo que pueda, al tipo de cambio que se consiga".

El peso argentino se ha depreciado más de un 34% en lo que va de año, más que en todo 2013, cuando retrocedió un 30,92% respecto al dólar. EFE