El Gobierno Letta obtiene la confianza del Senado con el apoyo de Berlusconi

El Gobierno de coalición del primer ministro italiano, Enrico Letta, obtuvo hoy la confianza del Senado, con el apoyo del líder conservador Silvio Berlusconi, quien tras haber anunciado la ruptura en varias ocasiones, finalmente dio marcha atrás y le respaldó.

El ex primer ministro Silvio Berlusconi, líder del partido conservador Pueblo de la Libertad (PDL), anunció previamente que su formación apoyaría la continuidad del Gobierno que preside Enrico Letta en el voto de confianza que tendrá lugar hoy en el Parlamento. De forma sorpresiva, Berlusconi tomó la palabra para explicar la intención de voto de su partido que supone un cambio de posición con respecto a la postura que había mantenido en las últimas horas, que era la de retirar su confianza al Ejecutivo.

El cambio de postura de 'il Cavaliere' llegó después de una mañana marcada por las tensiones en el seno de su partido, encaminado hacia la ruptura interna después de que una veintena de sus parlamentarios se desmarcaran de Berlusconi y anunciaran su intención de apoyar a Letta de todos modos.

En su intervención, Berlusconi señaló que tras escuchar el discurso de Letta en el Senado y su compromiso con medidas como las destinadas a la contención fiscal y la reducción de los impuestos sobre el trabajo, entre otras, y aunando las expectativas y el hecho de que Italia "necesita un Gobierno que produzca reformas", el PDL ha decidido mantener su apoyo al Ejecutivo.

'Il Cavaliere' reconoció, sin embargo, que la totalidad de su formación ha llegado a esta decisión con dificultad. Con todo, Berlusconi no desaprovechó la ocasión para reivindicar la responsabilidad demostrada por su formación en estos cinco meses de Gobierno y para lanzar una serie de críticas a Letta.

Afirmó que el PDL en este tiempo ha hecho todo lo que estaba en su mano, aceptando que en un gabinete de Gobierno con 21 ministros, tan solo cinco hubieran sido de su formación, al tiempo que achacó los dos meses que fueron necesarios para formar el Ejecutivo tras las elecciones de febrero a las dudas del centroizquierda.

Una comportamiento, el de su formación, que según Berlusconi, responde a "la esperanza de cambiar el país" y avanzar hacia "un clima de pacificación" que Italia necesita.

LETTA DICE QUE ITALIA CORRE UN RIESGO FATAL E IRREMEDIABLE SI CAE EL GOBIERNO

El primer ministro italiano, Enrico Letta, afirmó que Italia corre un riesgo que puede ser "fatal e irremediable" si cae el Ejecutivo, durante su comparecencia ante el Senado tras la cual pedirá un voto de confianza para su Gobierno. Letta aseguró que el futuro del país "depende" de los parlamentarios hoy reunidos "y de las decisiones que tomará este hemiciclo, del sí o del no que se dará a la continuidad de su Ejecutivo" A esta situación se ha llegado después de que el líder del Pueblo de la Libertad, Silvio Berlusconi, pidiera a los cinco ministros de su partido que presentasen su dimisión.

El presidente de este Gobierno de coalición recordó que hace cinco meses, el presidente de la República, Giorgio Napoliano, después de ser elegido por segunda vez en su cargo, pedía responsabilidad, respuestas verdaderas a los italianos y dignidad a las fuerzas políticas.

Letta aseguró que en estos meses el Gobierno de coalición ha trabajado "con espíritu constructivo y se han dado pasos adelante en la comprensión recíproca de las fuerzas políticas pensando sólo en el interés de los italianos". "Los italianos nos gritan que no pueden más de las escenas de sangre y arena", agregó.

Sobre cómo se ha llegado a esta situación, Letta destacó cómo lo que sucede en la Junta de elecciones e inmunidad que se ocupa de la expulsión de Berlusconi tras su condena por fraude fiscal "ha condicionado el debate público". Así mismo lamentó que el anuncio de dimisión de los parlamentarios del PDL, si se llegaba a la expulsión de Berlusconi, llegase mientras él hablaba de Italia ante la Asamblea de las Naciones Unidas.

Por ello recalcó que "los asuntos judiciales y los trabajos del Parlamento no pueden ser superpuestos" y agregó que aunque todos los ciudadanos tienen derecho a defenderse "en un Estado democrático las sentencias se respetan y se aplican". Para Letta, "este Gobierno puede continuar viviendo y haciendo cosas buenas con un nuevo pacto", en referencia a las posibles nueva mayoría que puede llegar hoy tras el voto de la cuestión de confianza.

Letta aseguró que en estos cinco meses se han adoptado medidas importantes para relanzar la economía y la credibilidad de Italia y aseguró que en 12 meses existen las condiciones de terminar el recorrido de las reformas que se han planteado. "Una crisis ahora significaría posponer las medidas a favor de los desempleados, de los jóvenes, y volvernos a sentar en el banquillo de los imputados en Europa y en el mundo, que nos acusarían de nuevo de ser incorregibles y de no aprender de nuestros errores", agregó.

Sólo con la estabilidad del Gobierno, añadió Letta, se podrán respetar los compromisos que se han pactado con la Unión Europea para 2014, como mantener el déficit por debajo del 3 %. Después pasó a enumerar las próximas medidas previstas por el Gobierno y aseguró que "no habrá más impuestos" y que se trabajará para reducir "los impuestos sobre el trabajo", así como prometió una "revisión de las alícuotas del IVA".

Este último es uno de los caballos de batalla de Berlusconi, que justificó la dimisión de sus ministros al acusar al Gobierno de no haber impedido la subida del IVA del 22 % al 23 % desde el 1 de octubre.