El Gobierno de Hong Kong pide poner fin "inmediatamente" a las protestas

El Gobierno de Hong Kong pidió al movimiento Occupy Central que ponga fin "inmediatamente" a la ocupación de las calles de la ciudad, especialmente en torno a las oficinas oficiales, mientras que la policía advirtió de que habrá "serias consecuencias? si los manifestantes intensifican sus protestas".

Las autoridades locales dijeron, en una conferencia de prensa y un comunicado, que mañana intentarán reabrir la administración tras los dos días festivos (ayer y hoy), para reanudar la actividad de los funcionarios.

El Gobierno y la policía honkonguense apelaron a los congregados ante los edificios oficiales "a que no bloqueen el acceso y se dispersen de forma pacífica lo antes posible", indica el llamamiento, que insistió en que "Occupy Central" y otras organizaciones implicadas "cesen inmediatamente todas las actividades de ocupación". E

l gobierno instó a los manifestantes para que los 3.000 empleados de la administración pública que ejercen su actividad en las oficinas gubernamentales centrales puedan volver mañana a sus puestos de trabajo.

Las autoridades respondieron así al anuncio de algunos organizadores de que intensificarán sus protestas y el acoso en las inmediaciones de los edificios gubernamentales, e incluso pueden tratar de ocuparlos, si el jefe del ejecutivo, Cy Leung Chung-ying, no dimite antes de la medianoche de hoy.

El superintendente de la policía de Hong Kong, Steve Hui, advirtió hoy en rueda de prensa de que podría haber "serias consecuencias", si los organizadores de las protestas deciden intensificar su acoso a los edificios del gobierno.

Hui avisó de que desde su departamento se tomarán medidas "firmes" contra los actos violentos y no descarta el uso "apropiado" de la fuerza si la situación lo requiere. Desde el departamento de Educación del ejecutivo local se anunció esta jornada también que las clases en los colegios y centros educativos de la zona centro y oeste de la ciudad permanecerán canceladas durante mañana viernes.

Por su parte, las autoridades chinas han suspendido durante una semana las visitas turísticas de grupos a Hong Kong desde el resto del país, según informa un diario de ese territorio.

La Administración Nacional China de Turismo habría indicado a los operadores turísticos de la parte continental que no organicen viajes a la ciudad, donde desde hace casi una semana persisten protestas en favor de la democracia, señala en su edición digital el diario South China Morning Post.

La medida no afecta a los viajeros individuales, ni tampoco a quienes contrataron sus viajes antes del pasado martes.La información cita al presidente de la Asociación de Operadores Turísticos de Hong Kong, Ricky Tse Kam-tin, quien considera que la decisión no tiene precedentes en la historia de la ciudad.

Los turistas chinos suponen un 75 por ciento del total de los visitantes exteriores de Hong Kong, aunque el 67 por ciento de ellos se desplaza de forma individual, y no en grupos organizados. Aparte de las visitas a puntos turísticos, los visitantes chinos compran especialmente artículos de lujo o productos de alta calidad o importados, que son mucho más baratos que en el continente debido a la diferencia de impuestos.

OBAMA REITERA A CHINA EL APOYO DE EE.UU. A ELECCIONES ABIERTAS EN HONG KONG

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró en Washington al ministro de Exteriores chino, Wang Yi, que su Gobierno apoya las elecciones abiertas que reclaman los manifestantes en Hong Kong, al tiempo que le expresó su deseo de que se alcance pronto una solución "pacífica".

"Estados Unidos ha expresado repetidamente su apoyo al sistema abierto que es esencial para la estabilidad y prosperidad de Hong Kong, al sufragio universal y a las aspiraciones del pueblo de Hong Kong", indicó la Casa Blanca en un comunicado tras la reunión de Obama con Wang Yi.

El responsable de exteriores chino había advertido por la mañana, antes de su reunión con su homólogo estadounidense (John Kerry), de que las protestas prodemocráticas en Hong Kong son "asuntos internos" y esgrimió que ningún país "toleraría actos ilegales que violan el orden público". Por su parte, Kerry insistió en que Estados Unidos apoya las demandas de los manifestantes en Hong Kong, que piden elecciones abiertas en 2017.

El mismo mensaje le trasladó Obama horas después, en una reunión en la que también participó la asesora de Seguridad Nacional,Susan E. Rice, y que sirvió para abordar otros asuntos como la ofensiva contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Oriente Medio, el programa nuclear de Corea del Norte o la lucha contra la epidemia del ébola.