El G-7 pide a Rusia que cese en su apoyo al referendo y anexión de Crimea

Los líderes del G-7 pidieron hoy a Moscú que "cese todos sus esfuerzos" en apoyo del referendo en Crimea sobre su posterior anexión a la Federación Rusa, al tiempo que subrayó que esa consulta "no tendrá efectos legales".

"Los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, EEUU y el presidente de la Comisión Europea instamos a Rusia a que cese todos sus esfuerzos por cambiar el estatus de Crimea, contrario a la ley ucraniana y en violación de la ley internacional", señalaron en un comunicado emitido en Bruselas.

Igualmente advirtieron a Moscú de que si se anexiona Crimea, los países del G-7 tomarán otras medidas a nivel individual y colectivo.

CRIMEA BLINDA SU TERRITORIO DE CARA AL REFERENDUM DEL DOMINGO

Crimea blindó hoy su territorio de cara al referéndum del próximo domingo sobre la reunificación con Rusia para impedir la llegada de provocadores desde otras regiones de Ucrania, cuyas autoridades han declarado que no planean enviar tropas a la península.

La rebelde autonomía cerró a partir de hoy y hasta el 18 de marzo su espacio aéreo para todos los vuelos comerciales procedentes del resto de Ucrania.

La compañía de bandera ucraniana, "Aerolíneas Internacionales de Ucrania (AIU)", confirmó la cancelación de todos sus vuelos entre Kiev y la capital de Crimea, Simferópol, programados entre hoy y el próximo 17 de marzo. "Las medidas del aeropuerto de Simferópol perjudican a cientos de pasajeros, ucranianos y extranjeros. La suspensión de la conexión aérea daña la imagen de Ucrania y Crimea, ocasiona pérdidas económicas a AIU y el propio aeropuerto de Simferópol", se lamentó el director de la compañía aérea, Serguéi Fomenko.

Desde hace dos semanas, hombres armados y pertrechados como soldados profesionales, identificados como las autodefensas de Crimea, han ido tomando el control de prácticamente todos los enclaves estratégicos, instalaciones militares y nudos de transporte en el territorio de la autonomía.

Las acciones del Gobierno prorruso de Crimea muestran su determinación de no dejar ningún cabo suelto para evitar posibles focos de resistencia ucraniana en la península.

A cuatro días del referéndum, Kiev y Crimea - ésta última con respaldo de los recursos propagandísticos de Moscú- han dado una nueva vuelta de tuerca a la guerra informativa que mantienen tanto para inclinar a los votantes de la autonomía hacia una de las opciones como para legitimar sus acciones entre su propia población. El Consejo Nacional para la Televisión y Radiodifusión ucraniano prohibió ayer a los proveedores locales de televisión por satélite la retransmisión de cinco canales rusos.

Poco antes, el Gobierno crimeo que preside Serguéi Axiónov hizo lo mismo con casi todos los canales ucranianos, a los que su número dos, Rustam Temirgalíev, acusó hoy de "masiva tergiversación de los acontecimientos que realmente tienen lugar en Crimea".

UCRANIA ADVIERTE QUE LAS TROPAS RUSAS PUEDEN LLEGAR A HASTA KIEV

Mientras, Ucrania parece resignada a perder Crimea sin mayor resistencia que algunas declaraciones de sus nuevos líderes sobre la ilegitimidad del referéndum y del Gobierno de Axiónov, además de tímidos gestos diplomáticos para manifestar su rechazo a la postura adoptada por Moscú.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano entregó hoy al embajador de Rusia en Kiev una nota de protesta sobre el apoyo de Moscú a la declaración de independencia adoptada ayer por el Parlamento regional de Crimea.

A su vez, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, aseguró hoy que no ordenará el envío de tropas a Crimea para no dejar desprotegida la frontera oriental del país, donde linda con Rusia.

El ministro de Defensa ucraniano, Igor Teniuj, ha reconocido que las Fuerzas Armadas de Ucrania no tienen medios para responder a la intervención militar de Rusia y lamentó que apenas 6.000 soldados de los 41.000 que integran las tropas del Ejército de Tierra ucraniano están preparados para el combate.

Subrayó además que las Fuerzas Armadas ucranianas no pueden hacer frente a los más de 220.000 soldados desplegados por Rusia junto a la frontera con Ucrania, un contingente que supera en número a todos los efectivos del Ejército ucraniano.

Las tropas rusas que participaron en unos ejercicios masivos en la frontera con Ucrania no regresaron a sus bases y, en caso de agravarse la situación, podrían llegar a Kiev en contadas horas, advirtió hoy un responsable de Seguridad de Ucrania.

Andréi Parubiy, secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, aseguró en una conferencia de prensa que, en contra de lo anunciado por Moscú la semana pasada, las tropas rusas siguen junto a la frontera ucraniana.

"Al día de hoy, esas tropas no solo no se han retirado, sino que, al contrario, están acumulando potencial militar en esos grupos junto a la frontera", señaló. Agregó que "desgraciadamente, la situación es crítica no solo en la península de Crimea, sino en toda la frontera nordeste del país. En realidad, unidades de las tropas rusas se encuentran a solo unas horas de movimiento hacia Kiev".

El pasado 4 de marzo, el Kremlin anunció que el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó el regreso a sus bases de las tropas que participaron en maniobras militares en el centro y el oeste de Rusia, después de completar su entrenamiento.

Moscú, que mantiene a 16.000 soldados en Crimea, negó que las maniobras tuvieran relación con la crisis en Ucrania.

OBAMA RECIBE EN LA CASA BLANCA AL PRIMER MINISTRO UCRANIANO

El presidente de EEUU, Barack Obama, recibió en la Casa Blanca al primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, para demostrar su apoyo al nuevo Gobierno interino de Kiev en medio de las tensiones con Rusia.

En el encuentro también estuvo presente el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, quien debido a la crisis en Ucrania canceló una visita a la República Dominicana que tenía previsto realizar hoy tras su viaje a Chile, donde asistió a la investidura presidencial de Michelle Bachelet.

EEUU ha repetido en los últimos días que apoya la "legitimidad" del Gobierno de Yatseniuk, que asumió el poder después de tres meses de protestas populares callejeras que terminaron con el régimen del presidente Víktor Yanukóvich.

Eso contrasta con la postura de Moscú, que considera que fue "un golpe de Estado" lo que sacó a Yanukóvich del poder y que apoya los planes de la península ucraniana de Crimea, de mayoría rusoparlante, de romper con Ucrania e integrarse en Rusia.

Los crimeos han sido convocados a las urnas para contestar a dos preguntas: "¿Está usted a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como sujeto de la Federación Rusa?" y "¿Está usted a favor de que se vuelva a poner en vigor la Constitución de Crimea de 1992 y del estatus de Crimea como parte de Ucrania?".

En Crimea, península bañada por el mar Negro, vive casi un 60 por ciento de rusos, un 25 por ciento de ucranianos y un 12 por ciento de tártaros.

BARROSO: LA SEPARACIÓN DE CRIMEA ES UNA VIOLACIÓN DE LA SOBERANÍA DE UCRANIA

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, afirmó que la separación de Crimea es una violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania "inaceptable y no provocada". Barroso, durante su intervención ante el pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo, aseguró que "lo que ha ocurrido en Crimea es una violación de la soberanía y la integridad territorial ucraniana no provocada e inaceptable", dijo el presidente del Ejecutivo comunitario, que insistió en que la UE "pide a Rusia que cese todos sus esfuerzos por anexionarse la república autónoma ucraniana de Crimea".

"Cualquier intento de legitimar el referendo de Crimea es contrario a la constitución ucraniana y a la ley internacional, además de claramente ilegal", reiteró el líder comunitario.

También indicó a los eurodiputados que el objetivo inmediato debería de ser reducir la tensión y encontrar una solución pacífica a la crisis en pleno respeto de la legislación internacional.

Barroso señaló que la UE ha propuesto a Rusia la posibilidad de entablar negociaciones directas a través de los mecanismos internacionales ya existentes e incluso la formación de un grupo de contacto que ayude a desbloquear la situación siempre en el respeto de los principios de soberanía, unidad e integridad territorial ucraniana.

Las propuestas comunitarias no han sido aceptadas por Rusia, recordó el presidente de la Comisión Europea, que también subrayó que la situación económica y financiera ucraniana se ha deteriorado de forma espectacular.

La UE, que va a dar a Kiev asistencia financiera por 11.000 millones de euros, ya propuso el lunes aplicar a Ucrania de forma unilateral y temporal las ventajas aduaneras contenidas en el acuerdo de asociación y libre comercio negociado con ese país, sin esperar a la firma del documento, como medida urgente para apoyar su maltrecha economía.

Anunció también que la próxima semana la Comisión Europea propondrá asistencia macrofinanciera adicional a Ucrania por 1.000 millones de euros, "lo que es una muestra muy concreta de la solidaridad" europea en favor de ese país para que haga frente a sus dificultades más inmediatas en el corto plazo. El total de asistencia macrofinanciera de la UE a Ucrania ascenderá así a 1.600 millones de euros.

Barroso recordó que ya se han suspendido las negociaciones con Moscú de cara a la liberalización de visados y las reuniones preparatorias de la cumbre del G8 (G7 y Rusia) en la ciudad rusa de Sochi, y subrayó que si "en los próximos días no negocian y no hay resultados, habrá medidas adicionales".

En el debate de los grupos políticos, el eurodiputado José Ignacio Salafranca, en nombre del Partido Popular Europeo (PPE), lamentó la invasión de Crimea que dijo "nos retrotrae a los años 30 del pasado siglo". El eurodiputado insistió igualmente en la "ilegalidad" e "ilegitimidad" del referéndum en Crimea, al tiempo que celebró el las ayudas comunitarias a Kiev y volvió a proponer la organización de una conferencia de donantes.

El líder de los socialdemócratas (S&D) en la Eurocámara, Hannes Swoboda, dijo que es importante que haya elecciones "lo antes posible" en el país y que el futuro parlamento incluya a todos los grupos y partidos del país.

Por su parte, la copresidenta de los Verdes, Rebecca Harms, denunció que Rusia ha violado el derecho internacional y la carta de Naciones Unidas, y se mostró a favor de la suspensión de los acuerdos existentes UE-Rusia. "Hay que decirle a Rusia que si se quiere aislar, la aislaremos desde el punto de vista económico", señaló la ecologista alemana, que se mostró partidaria de que la UE apruebe sanciones contra las autoridades rusas.