El Frente Polisario habla de 19 muertos y situación de "terror" con cadáveres en las calles

El Frente Polisario aseguró este miércoles que son ya al menos 19 los muertos saharauis por los sucesos en El Aaiún y denunció que la capital del Sahara Occidental vive una "situación de terror" en la que los agentes marroquíes abandonan los cadáveres en las calles para sembrar el pánico entre la población.

El ministro saharaui de Exteriores, Mohamed Uld Salek, afirmó que en los barrios con mayor presencia saharaui de la ciudad "están apareciendo cuerpos degollados y cadáveres con impactos de bala, algunos de ellos de niños" a los que "resulta muy difícil identificar". El Polisario, además, cifraba ayer en 723 los heridos y en 159 las personas desaparecidas.

"La televisión marroquí muestra imágenes aparentemente en calma de las zonas de colonos, pero en los barrios saharauis los marroquíes matan a la gente y la dejan tirada en la calles, es algo auténticamente terrorífico que recuerda a lo que hizo (Augusto) Pinochet en Chile", dijo el ministro.

Uld Salek aseguró además que "los militares y policías marroquíes queman cualquier coche saharaui que encuentran a su paso para despojarles de su medio de transporte, especialmente los antiguos Land Rover, todo un símbolo que sustituyó al camello de los nómadas".

Asimismo, denunció que "decenas de policías de paisano y colonos marroquíes armados con cuchillos y palos allanan las viviendas saharauis, golpean a la gente y se llevan a muchas personas sin saber adonde".

El ministro aseveró que "mucha gente se encuentra desaparecida", algunos porque huyeron tras la entrada de las fuerzas marroquíes en el campamento de protesta de Gdeim Izik, donde les quitaron sus teléfonos móviles y de los que no se tiene ninguna noticia. "Esperamos que el Consejo de Seguridad adopte una posición clara y contundente condenando los hechos y enviando urgentemente una misión de investigación a la zona", dijo el dirigente saharaui, que demandó también a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) que informe detalladamente sobre lo que está sucediendo.

OTROS OCHO CARÁVERES

Por su parte, el Ministerio saharaui de los Territorios Ocupados confirmó que los cadáveres de ocho civiles saharauis, entre ellos un niño de siete años, han sido encontrados a orillas del río Saguia el Hamra y en diferentes barrios de El Aaiún.

Dos de los cuerpos presentaban impactos de bala y otro las huellas de haber sido aplastado por un vehículo durante la entrada al campamento de Gdeim Izik, según un comunicado de este departamento.

El niño fue encontrado en el barrio de Duerat de El Aaiún y murió "a causa de la violencia de las milicias de colonos dirigidas por la Policía y las agresiones que ejecutan tras los allanamientos de viviendas saharauis", señala la nota.

El Gobierno saharaui ha cifrado los heridos saharauis en 723 y en más de 150 las personas todavía desaparecidas.

Tras los enfrentamientos Marruecos ha reconocido oficialmente nueve víctimas mortales, ocho de las cuales son efectivos de sus cuerpos de seguridad y uno es un civil saharaui.

PROSEGUIRÁN LAS NGOCIACIONES

Mientras, el Frente Polisario y Marruecos decidieron este martes proseguir con el proceso de negociación pese a las tensiones de los últimos días y acordaron volverse a reunir en diciembre y principios del año próximo.

Las dos partes "han decidido reunirse de nuevo en diciembre y a principios de año para proseguir el proceso de negociaciones que piden las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo el enviado especial de la ONU para el Sahara, Christopher Ross, al término de la reunión.

"Marruecos y el Frente Polisario han mantenido discusiones amplias y francas, en un espíritu de respeto mutuo y a pesar de que cada uno de ellos ha rechazado la posición del otro como base de las futuras negociaciones", dijo Ross.

Las dos delegaciones concluyeron así su tercer encuentro informal, auspiciado por la ONU, en sus instalaciones de la localidad neoyorquina de Manhasset, y en las que las conversaciones se han desarrollado con el telón de fondo de las tensiones habidas en los últimos días en El Aiún.

Los disturbios tras el desmantelamiento violento por parte de marroquí del campamento de Gdaim Izik, donde miles de saharauis reivindicaron durante un mes su derechos socioeconómicos, elevaron las tensiones de este encuentro, que comenzó el lunes y en el que también estuvieron presentes representantes de Argelia y Mauritania, en calidad de países