Felipe VI compartió con Ban y Obama la mesa principal del almuerzo de la ONU

El rey Felipe VI asistió al almuerzo oficial del plenario de alto nivel de la Asamblea General de la ONU como invitado en la mesa principal, junto al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y muy cerca del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Ban Ki-moon estaba acompañado a su izquierda por Obama y a su derecha por Felipe VI, con quien mantuvo antes del almuerzo un encuentro en el que le pidió que España apoye los esfuerzos que despliega la ONU para luchar contra la epidemia de ébola en África.

Según un comunicado difundido por la oficina del portavoz de las Naciones Unidas, Ban y don Felipe hablaron también sobre la situación en Irak y sobre el conflicto en el Sahara Occidental, punto en el que el secretario general de la ONU agradeció a España su apoyo a las negociaciones.

La reina Letizia acompañó a don Felipe en el saludo a Ban Ki-moon, a quien obsequiaron con una fotografía enmarcada y dedicada de su retrato oficial como Reyes de España y con una segunda imagen tomada el día de la proclamación del monarca, el pasado 19 de junio, cuando saludaban juntos a los madrileños desde el balcón principal del Palacio Real de Madrid.

El secretario general de la ONU felicitó entonces al nuevo rey y le mostró su interés por conservar una fotografía de aquel día histórico.

INTERVENCIÓN EN LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

Antes de su entrevista con Ban Ki-moon, don Felipe fue el cuarto jefe de Estado en tomar la palabra ante la Asamblea General de la ONU y su intervención fue seguida por doña Letizia desde la tribuna de invitados, donde coincidió con la reina Máxima de Holanda, con la que conversó en algún momento.

Después de reunirse con Ban y mantener un encuentro bilateral con el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, el rey de España acudió al salón donde el secretario general de la ONU ofrecía el tradicional almuerzo anual a los participantes en el plenario de alto nivel de la Asamblea General.

Allí, tras escuchar las palabras de bienvenida de Ban Ki-moon y de Obama -en calidad de presidente del país anfitrión, Estados Unidos-, don Felipe brindó con ambos y con el resto de comensales que compartían la mesa principal, entre ellos el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, sentado a la derecha del rey de España.

RECEPCIÓN REAL

Una treintena de jefes de Estado o de Gobierno y ministros de otros países asistieron hoy a la recepción ofrecida por los Reyes de España en el hotel en el que se alojaban en Nueva York, donde Felipe VI favoreció incluso un encuentro bilateral informal entre los ministros de Exteriores español y ruso.

La recepción con la que don Felipe y doña Letizia cerraron anoche su visita de tres días a Nueva York dio pie a numerosos contactos con autoridades de los cinco continentes, que entablaron conversaciones distendidas, propiciadas por la ausencia de rigideces protocolarias, en un salón circular del hotel en el que abundaron las autofotos con teléfonos móviles.

La candidatura de España al Consejo de Seguridad para el bienio 2015-2016 y el contenido de la primera intervención de don Felipe ante la Asamblea General de la ONU, que había pronunciado por la mañana, fueron algunos de los asuntos más comentados entre los asistentes.

Don Felipe y doña Letizia dieron la bienvenida uno a uno a los más de doscientos invitados antes de incorporarse al cóctel, al que acudieron no sólo integrantes de las delegaciones extranjeras presentes en Nueva York, sino también funcionarios españoles que trabajan en las Naciones Unidas.

Entre los periodistas presentes no pasó inadvertido el momento en que el Rey acompañó al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, a la antesala de entrada a la recepción para mantener una conversación a solas, a la que invitó a sumarse al jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo.

Tanto García-Margallo como el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Jesús Gracia, han tenido ocasión de aprovechar esta ceremonia para continuar su campaña en favor del ingreso de España en el Consejo de Seguridad, objetivo en el que compite con Turquía y Nueva Zelanda.

Tras permanecer unas dos horas con sus invitados, los Reyes se dirigieron al aeropuerto para regresar a España, una vez completada una visita centrada en la ONU que ha permitido además al Rey mantener su primer encuentro con el presidente de EE.UU., Barack Obama, y reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el rey Abdalá de Jordania y los presidentes de Polonia, Túnez y Corea del Sur.