El FMI pide a España un plan B para lograr sus objetivos de déficit

Strauss Kahn_FMI
Strauss Kahn_FMI |Telemadrid

El Fondo Monetario Internacional (FMI) insistió hoy en que el Gobierno español tenga un plan B para sus medidas de consolidación presupuestaria, al tiempo que elogió lo realizado hasta ahora por España para salir de la crisis.

Ajai Chopra, jefe del departamento europeo del FMI, dijo en Viena que el presupuesto español "se basa en proyecciones macroeconómicas que podrían resultar optimistas, por lo que es importante que el Gobierno tenga un plan de emergencia para poder alcanzar el objetivo de un déficit del 6% el año que viene".

El experto del FMI destacó que existe "un fuerte momento de acción política" contra la crisis, "lo que ha ayudado a distinguir a España de otros países vulnerables de la zona euro, algo que vemos en la reacción de los mercados".

EL FMI PIDE A EUROPA UNA CONSOLIDACIÓN FISCAL "CREÍBLE" PARA LA RECUPERACIÓN

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recomendado a los gobiernos europeos que adopten las políticas económicas "adecuadas" sin descuidar el impacto de la "inevitable" consolidación fiscal sobre el crecimiento económico y la creación de empleo. "Si bien la consolidación fiscal es inevitable, se debe llevar a cabo de forma que se reduzca al mínimo el impacto negativo sobre el crecimiento y el empleo", recomienda la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn en la última edición de su informe regional para Europa, donde incluso sugiere que "si el crecimiento se desacelerara mucho más de lo previsto, los países con margen de maniobra fiscal podrían aplazar parte de la consolidación programada".

El FMI revisó al alza a principios de octubre sus previsiones para la eurozona para 2010 y 2011, cuando se espera que el bloque del euro se expanda un 1,7% y un 1,5%, respectivamente, mientras que el conjunto de Europa crecerá un 2,3% en 2010 y un 2,2% en 2011.

En este sentido, la institución señala en su informe que la recuperación en Europa ha estado impulsada por la reactivación de la economía mundial y que el crecimiento de las exportaciones es especialmente acusado en los países exportadores de bienes de capital, aunque advierte de que la recuperación es lenta y las tasas de crecimiento proyectadas son bajas en términos históricos.

Por otro lado, el FMI recomienda tras la reciente revisión general del sector bancario europeo "adoptar medidas rápidas" encaminadas a eliminar las deficiencias que permanecen en los balances de los bancos, al tiempo que se continúa salvaguardando la capacidad de préstamo. "Las autoridades económicas deberían centrarse en el fortalecimiento de los balances", declaró Ajai Chopra, director interino del Departamento de Europa. "Es necesario llevar a cabo sin demora la reestructuración, la recapitalización o la resolución de las instituciones financieras vulnerables. Los resultados de las recientes pruebas de tensión a nivel de la Unión Europa proporcionan una guía aproximada de los bancos que tal vez deberían fusionarse con otros o ser recapitalizados", explicó.

Asimismo, el FMI también manifestó su satisfacción por las propuestas planteadas para mejorar la estructura de gobierno de la Unión Europea (UE) y de la zona del euro e instó a los países miembros a acelerar su implementación.

LAS ECONOMÍAS DE LOS PAÍSES EMERGENTES DE EUROPA, EN PLENA RECUPERACIÓN

Paralelamente, las economías de los países emergentes de Europa, con Turquía, Rusia y Polonia a la cabeza, están en plena recuperación aunque sus perspectivas dependen en gran medida de la evolución de Europa Occidental, según afirma tambiénel Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según su informe "Perspectivas Económicas Regionales para Europa", presentado en Viena, la recuperación de estos países se debe a la "reanimación de las exportaciones", mientras que la demanda nacional sigue "deprimida".La economía rusa, la más grande de los países emergentes ex comunistas, se contrajo el año pasado un 7,9 por ciento, para volver a crecer este año un 4,0 por ciento y en 2011, otro 4,3 por ciento.

Turquía, por su parte, crecerá este año un 7,8 por ciento, frente a una contracción del 4,7 por ciento el año pasado. Para 2011, los expertos del FMI prevén un crecimiento del 3,6 por ciento en el país eurasiático, cuya negociación para ingresar en la Unión Europea (UE) está prácticamente bloqueada.

El único gran país de la UE que superó la crisis del 2009 sin recesión fue Polonia, cuyo pronóstico para 2010 y 2011 es de un crecimiento del 3,4 y 3,7 por ciento, respectivamente.

Otro país relevante en la región es Rumanía, cuyo producto interior bruto (PIB) se contrajo un 7,1 por ciento el año pasado, y lo seguirá haciendo este año, aunque menos, con un estimado 1,9 por ciento, antes de volver tímidamente a la senda del crecimiento el año que viene, con un 1,5 por ciento.

Ucrania, por su parte, sufrió una de las peores recesiones de Europa en el 2009, con una bajada del PIB del 15,1 por ciento, aunque se ha recuperado rápidamente, con un crecimiento proyectado para este año del 3,7 por ciento, y del 4,5 por ciento en el 2011.

Sin embargo, el FMI advierte de que nuevas turbulencias en Europa occidental "podrían afectar a los países emergentes no sólo mediante los canales de comercio y que también dañarían los flujos de capital y el crecimiento nacional de créditos, lo que mermaría más la demanda".En ese sentido, el FMI asegura haber detectado en la región una recuperación de la demanda de nuevos créditos.