Exoneran, gracias a una prueba de ADN, a un reo de Texas que pasó 30 años en la cárcel

Cornelius Dupree, un afroamericano condenado en 1980 en Texas por violación y robo, fue absuelto, tras pasar tres décadas en prisión, después de que pruebas de ADN determinasen su inocencia. Dupree, de 51 años, estaba en libertad condicional desde julio, pero aseguró que estaba decidido a limpiar su reputación tras sostener durante años que era inocente.

El juez estatal de Dallas Don Adams declaró oficialmente hoy que Dupree puede recuperar su total libertad en medio de los aplausos de amigos y partidarios del ex convicto.

Dupree fue sentenciado a 75 años de cárcel en 1980 por la violación y robo de una joven de Dallas de 26 años un año antes.

La audiencia para su exoneración se pospuso hasta a la espera de que las autoridades volviesen a realizar una segunda prueba de ADN y confirmasen que los resultados eran correctos.

"No hay palabras que puedan expresar lo que he perdido", afirmó Dupree, quien perdió a sus padres durante los años de encarcelamiento e insistió hoy en que el sistema debe ser reformado.