España reacogerá de vuelta a los demandantes de asilo que llegaron a Alemania

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acordado con la canciller alemana, Angela Merkel, acoger a demandantes de asilo que permanecen en la actualidad en Alemania, pero que entraron en la UE por España. A cambio, Alemania se compromete a cubrir los costes de la entrega de estas personas y a prestar apoyo financiero y material a España como frontera exterior de la UE. Así lo ha avanzado Sánchez en una rueda de prensa para hacer un balance de la Cumbre del Consejo Europeo.

Antes de comenzar la segunda jornada de reuniones, el líder del Ejecutivo español mantuvo un encuentro trilateral con Merkel y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en el que se llegó a este consenso que deben concretar equipos ministeriales de los dos Gobiernos en próximas fechas."Alemania se ha comprometido no solamente a cubrir el coste de los migrantes que vengan a nuestro país, sino también a prestar apoyo financiero y material como frontera exterior de la Unión Europea", ha afirmado.

El Gobierno alemán ha especificado que se trata de demandantes de asilo que entraron en este país a través de la frontera entre Baviera y Austria, donde las autoridades alemanas tienen controles que han permitido identificarles y comprobar que previamente habían solicitado asilo en España.

Sánchez ha dicho estar "satisfecho" con el acuerdo alcanzado con Merkel, que es "justo" y va "en coherencia con los principios de responsabilidad y solidaridad". "Refuerza" un vínculo político que demuestra que ambos gobiernos "no son ajenos" sino "empáticos" y demuestra que, en tanto en cuanto no se reforme el sistema europeo de asilo, los países miembros tienen instrumentos bilaterales de cooperación.

"El Gobierno es solidario, lo fuimos con el Aquarius y lo hemos sido también con las pateras que nos llegan, pero también queremos ser responsables con los movimientos secundarios y trasladar que no somos ajenos a la situación que atraviesa ahora Alemania", subrayó.

Pedro Sánchez se comprometió con la canciller de Alemania, Angela Merkel, a que España reciba un número "equilibrado y admisible" de refugiados, según fuentes españolas.

AYUDAS A ESPAÑA, MARRUECOS Y LIBIA CON RECURSOS ECONOMICOS

En una rueda de prensa paralela, Merkel ha indicado haber alcanzado el mismo acuerdo con Grecia y ha reconocido el aumento de las llegadas de migrantes a España por la ruta del Mediterráneo occidental, por lo que ha subrayado que la UE no debe ayudar sólo a Libia en la gestión de la inmigración, sino también a Marruecos y España con recursos económicos.

El presidente español también se ha dado por satisfecho con el acuerdo sobre inmigración alcanzado por los Veintiocho en esta cumbre, aunque ha admitido que a él le hubiera gustado llegar más lejos. Ese acuerdo consiste en la creación de centros de migrantes dentro de la UE "sobre una base voluntaria" para acoger a los procedentes de las operaciones de rescate en aguas territoriales europeas para posteriormente ser repartidos "de forma voluntaria" entre los países miembros que así lo acuerden.

Para el presidente, esta redacción, por lo que tiene de significado político, supone un "gran paso" porque quiere decir que cuando llega alguien a Malta, España, Italia o Grecia está llegando a la UE. El texto pactado habla además de centros "controlados" de migrantes de la UE, expresión que prefería Sánchez frente a la original de centros "cerrados" que propuso el impulsor de la iniciativa, el francés Emmanuel Macron.

Sánchez ha descartado que España vaya a crear nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) porque ya cuenta con suficientes infraestructuras en este sentido, aunque sí contempla mejoras en estas instalaciones.

En este sentido, el presidente celebra que el acuerdo incorpore la necesidad de destinar más recursos, también financieros, a los países que como España son frontera externa de la Unión, y a aquellos que son origen o tránsito de los migrantes, como Marruecos.

Sánchez considera que España cuenta con un "sistema perfectamente reglado y eficaz" de asilo y de gestión de la migración, sobre el que actualmente existe una mayor presión simplemente como consecuencia de la reactivación de la ruta del Mediterráneo occidental desde hace dos años. "Todo lo que tiene que ver con una política integral de migración, España lo tiene", ha incidido.

EQUILIBRIO ENTRE SOLIDARIDAD Y CONTROL DE FRONTERAS

El acuerdo europeo ha sido recibido entre críticas por buena parte de las ONG al considerar que prima la protección de las fronteras de la UE sobre la solidaridad con los migrantes.

Para Sánchez, por el contrario, el consenso alcanzado encuentra un equilibrio entre "el respeto a los trabajadores y ONG" que rescatan en el mar a los migrantes y "la necesidad de convertir en eficaz unos recursos que la UE está volcando" en sus vecinos de la otra orilla del Mediterráneo, como Libia, para que puedan controlar mejor sus fronteras exteriores.