España, elegida miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

España elegida miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU
España elegida miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

España ha sido elegida miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el periodo 2018-2020. La candidatura española, que llegaba sin oposición, obtuvo el voto favorable de 180 de los 193 miembros de la Asamblea General de la ONU.

Junto a España, Australia ocupará la otra plaza disponible dentro del grupo regional de "Europa occidental y otros países" tras obtener 176 apoyos.

La ONU eligió este lunes en Nueva York (EEUU) a los nuevos integrantes de su Consejo de Derechos Humanos para el periodo 2018-2020, una sesión en la que salió elegida España dentro del grupo 'Europa Occidental y otros' con el apoyo de 180 votos.

En esta sesión se cubrían 15 plazas para seis grupos regionales: 'África', 'Asia-Pacífico', 'Europa Oriental', 'América Latina y El Caribe' y 'Europa Occidental y Otros'. Los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU son elegidos por mayoría en votación secreta por los 193 Estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Después de que Francia retirara su pretensión de aspirar a una plaza en el Consejo, España ha sido elegida junto con Australia dentro del grupo 'Europa Occidental y otros' con 180 votos.

OTROS PAÍSES ELEGIDOS

Acompañarán a España en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el periodo 2018-2020: Afganistán, Angola, Australia, Chile, República Democrática del Congo, México, Nepal, Nigeria, Pakistán, Eslovaquia, Perú, Ucrania, Senegal y Qatar.

España integró el Consejo de Derechos Humanos entre 2010 y 2013. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación defiende que la nueva candidatura está avalada por el "liderazgo" de España en materia de derechos humanos.

"La activa defensa y promoción de los derechos humanos en el ámbito internacional es uno de los valores, activos y prioridades de la política exterior española", sostiene. España, según Exteriores, ha contraído obligaciones "muy amplias" en materia de derechos humanos, participa "activamente" en los trabajos del Consejo, impulsa iniciativas y apoya la labor de sus procedimientos especiales.

En el plano interno, España ha aprobado el 'I Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos' y el 'II Plan Nacional sobre Mujeres, Paz y Seguridad'. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas es un organismo fundado en 2006, tiene su sede en Ginebra (Suiza) y tiene como objetivo velar por la promoción y protección de los derechos humanos en el mundo.

DEFENSA Y PROMOCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

España ha esbozado las fortalezas de su candidatura en un documento titulado 'Candidata al Consejo de Derechos Humanos. España 2018-2020', en el que presenta su "voluntad firme" de contribuir a la defensa y promoción de los derechos humanos.

También destaca que ha contribuido al "funcionamiento efectivo" del organismo, que respalda la independencia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y que ha realizado "aportaciones sustantivas" a la consolidación del marco normativo de los derechos humanos.

España también se presenta como un país activo en la promoción de los derechos humanos en el Consejo de Seguridad de la ONU y subraya que aquellos son "parte esencial" de la cooperación.

El documento concluye con los 10 propósitos que España persigue para el periodo 2018-2020. Entre ellos destaca el compromiso por mantener un "nivel elevado y constante de exigencia" en la defensa y promoción de los derechos humanos, una política informativa "generosa y transparente", lograr la "efectiva igualdad de oportunidades y acabar con la discriminación" y trabajar activamente en favor de los derechos de las personas con discapacidad.

También se compromete a defender y promover los derechos económicos, sociales y culturales, así como a impulsar los derechos humanos al agua potable y al saneamiento. La promoción de la democracia y el Estado de Derecho; la lucha contra el racismo, la xenofobia y los delitos de odio; la mejora del funcionamiento efectivo del Consejo de Derechos Humanos; presentarse como un "país de encuentro" entre Norte y Sur y Oriente y Occidente, "plural, abierto y solidario"; y trabajar por "un mundo más justo, más solidario y más respetuoso" con los derechos humanos cierran estos propósitos.