El Ejército iraquí afirma que ha matado a 279 terroristas en 24 horas

El Ejército iraquí informó hoy de que ha matado a 279 terroristas en las ultimas 24 horas en ataques en las provincias de Saladino (al norte de Bagdad), Diyala (este) y Nínive (norte).

En una rueda de prensa en Bagdad, el portavoz de las Fuerzas Armadas, Qasem Ataa, advirtió de que sus tropas proseguirán lanzando ataques con respaldo aéreo contra los insurgentes suníes liderados por el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

En las citadas provincias, las Fuerzas Armadas incendiaron además catorce vehículos cargados con armas y con rebeldes.

La aviación destruyó también el supuesto escondite donde se encontraba la jefatura del EIIL, en la base Al Qayada, según el portavoz.

Ataa destacó lo sucedido en la localidad de Tel Afar, en la provincia de Nínive, donde las fuerzas de seguridad con la ayuda de los vecinos repelieron un ataque de los insurgentes y mataron a decenas de ellos.

Otros treinta supuestos miembros del EIIL fueron abatidos en el norte de la provincia de Babel, a unos cien kilómetros al sur de Bagdad, señaló Ataa.

"El Ejército ha recuperado la iniciativa. Las Fuerzas Armadas avanzan gradualmente en las zonas controladas por los terroristas", subrayó.

Como ejemplo, el portavoz apuntó que las autoridades han retomado el control de la población de Azim, en Diyala, que había caído en manos de los insurgentes.

Ataa aseguró que la situación en Bagdad está "totalmente controlada" y que están llevando a cabo operaciones militares preventivas.

Irak se encuentra sumido en un conflicto armado desde la semana pasada, cuando insurgentes suníes liderados por el EIIL lanzaron una ofensiva en el norte del país. Los rebeldes se han hecho con el control de varias zonas, entre ellas Mosul (la segunda ciudad del país y capital de Nínive), y amenazan con avanzar hasta Bagdad.

ATENTADO EN BAGDAG CON NUEVE MUERTOS

Al menos nueve personas murieron y unas veinte resultaron heridas hoy por la explosión de un artefacto en el centro de Bagdad, informó a Efe una fuente de la Policía iraquí.

El artefacto estaba colocado en la zona de Bab al Sharqui, donde se concentraban numerosos vendedores ambulantes que resultaron afectados por el estallido.

Muchos de los heridos se encuentran graves, por lo que la fuente no descartó que aumente el número de muertos.

La explosión causó además importantes destrozos materiales en los puestos y carritos de los vendedores ambulantes.

Irak se encuentra sumido en un conflicto armado desde la semana pasada, cuando insurgentes suníes liderados por el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) lanzaron una ofensiva en el norte del país. Los rebeldes han tomado el control de varias zonas, entre ellas Mosul, y amenazan con avanzar hasta Bagdad.