"Que Dios os perdone por lo que habéis hecho", dijo el Papa a los cardenales

"Que Dios os perdone por lo que habéis hecho", dijo el papa Francisco, durante la cena en la residencia de Santa Marta, a los cardenales que le eligieron, informó hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi. El voto de, al menos 77 cardenales electores, convirtió ayer al arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, en el papa Francisco, (sin ordinal) como aclaraba hoy el jefe de la Sala de Prensa del Vaticano, el también jesuita Federico Lombardi.

El papa Francisco llamó ayer por teléfono, tras ser elegido, al pontífice emérito Benedicto XVI, según el portavoz.

Lombardi dijo hoy que de momento no está previsto que el papa Francisco vaya a Castel Gandolfo a visitar personalmente a su antecesor. "Lo hará, pero no en estos días", subrayó Lombardi.

Bergoglio, en el anterior cónclave, según algunos expertos vaticanos, fue uno de los principales contendientes de Ratzinger, aunque una de las hipótesis que se baraja es que él mismo y ante la responsabilidad que se le venía encima, pidió a los cardenales que le apoyaban que no votaran por él y lo hicieran por el cardenal alemán.

El arzobispo de Madrid Jose María Rouco Varela aclaró hoy que el nuevo pontífice prefiere ser llamado "papa Francisco", en honor a san Francisco de Asís. Rouco Varela explicó que "el cardenal Bergoglio, cuando fue elegido, hizo una explicación muy sencilla que reflejaba muy bien cómo se sentía, pero no se puede decir hasta que lo difunda la Santa Sede, aunque hace clara alusión a Francisco de Asís".

"Tenemos un Papa que quiere servir", aseguraba el jefe de la Sala de Prensa del Vaticano, el también padre jesuita Padre Federico Lombardi.

EN AUTOBÚS

El nuevo papa, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, recibió ayer la felicitación y la reverencia de los otros 114 cardenales electores una vez elegido pontífice en la capilla Sixtina, de pie, y no sentado, como suele ser lo normal en momentos como ese.

Después abandonó la capilla para dirigirse a la residencia de Santa Marta no en el automóvil oficial del Vaticano, el SCV1, sino en el autobús con los otros cardenales.

Durante la cena agradeció a los cardenales la confianza puesta en él, a la vez que les dijo: "Que Dios os perdone por lo que habéis hecho".

El papa se aloja en "Santa Marta" y esta mañana lo primero que hizo fue trasladarse en un automóvil del Vaticano, no el oficial, a la basílica de Santa María la Mayor, muy unida a España, donde se encuentra el icono de la Virgen Salus Popoli Romani, muy venerada por los romanos.

Le acogió el arcipreste de la basílica, el cardenal español Santos Abril, y el vicario de Roma, el cardenal Agostino Vallini.

El papa rezó unos diez minutos y después visitó la cripta del templo, donde se encuentra la cuna, en la que según la tradición fue colocado Jesús cuando nació.

Saludó a los sacerdotes y personal del templo, así como a numerosos fieles, entre ellos una mujer embarazada de cinco meses, a la que bendijo.

EL NUEVO PARA ACUDE A LA RESIDENCIA A PAGAR LA CUENTA Y RECOGER SU MALETA

De regreso al Vaticano, hizo una parada en la residencia donde se alojó en los días previos al cónclave.

Allí recogió su maleta con las cosas que trajo a Roma y pagó la cuenta, "para dar ejemplo", contó hoy el portavoz, Federico Lombardi.

Después regresó al Vaticano, donde esta tarde oficiará en la capilla Sixtina una misa con todos los cardenales.

Posteriormente irá al apartamento papal del Palacio Apostólico, al que se quitará el precinto y comenzarán las obras de acondicionamiento del mismo.

De momento se desconoce el tiempo que permanecerá alojado en "Santa Marta".