Detenido en Rusia un coleccionista de momias hechas con cadáveres humanos

La policía rusa ha detenido a un macabro coleccionista. Tenía en su casa los cuerpos momificados de 29 mujeres jóvenes, profanaba los cementerios en busca de cuerpos que unía a su siniestra colección. Todas estaban vestidas como si fueran muñecas.

La Policía rusa informó de la detención de un hombre que coleccionaba en su domicilio momias hechas con esqueletos y vestimentas de cadáveres humanos exhumados en varios cementerios de la ciudad de Nizhni Novgorod. Según un portavoz policial, el hombre guardaba en su domicilio en el centro de la ciudad una treintena de momias o muñecas, instrucciones sobre su fabricación, fotos y planos de tumbas y cementerios, informan varios diarios rusos en sus páginas web.

Las momias fueron hechas a partir de los restos de una veintena de cadáveres exhumados de sus tumbas por un historiador y lingüista de formación de 45 años, que al parecer es muy respetado en su comunidad, según la fuente.

En uno de los vídeos ofrecido por la televisión local se pueden ver varias inexpresivas momias parecidas a muñecas de cera y colocadas en diferentes posturas en el apartamento de tres habitaciones del detenido.

Las autoridades de Nizhni Novgorod, importante ciudad industrial en el Volga, a unos 400 kilómetros al este de Moscú, ya han incoado contra el sospechoso una causa penal por varios delitos, entre ellos el de profanación de tumbas y manipulación de cadáveres tipificado por el artículo 244 del código penal.

"El peritaje ha corroborado la coincidencia de las huellas de las manos y los rastros de los zapatos del sospechoso con las huellas encontradas en varios cementerios de la ciudad", informó la Policía en un comunicado.

La nota añade que "en 2010 y en 2011 se produjeron numerosos casos de profanación de tumbas y cadáveres en la ciudad y la región". "Cada delito causó una gran alerta entre los habitantes de la región. Se incoaron doce causas penales en relación con esos hechos", apunta.

Un portavoz policial señaló que el detenido confesó que las momias formaban parte de un proyecto de investigación científica cuyos resultados tenía intención de hacer públicos.