Cospedal insta a observar con prudencia las reuniones entre las dos Coreas

La ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, instó hoy desde Seúl a observar con prudencia las actuales reuniones que mantienen las dos Coreas ya que, recordó, Pyongyang no ha manifestado su intención de poner fin a su programa nuclear y de misiles. "Las reuniones tratan sobre cooperación en torno a los Juegos Olímpicos y no se ha planteado por parte de Corea del Norte la desnuclearización ni la interrupción de sus lanzamientos de misiles balísticos, por lo tanto hay que ser muy prudente", dijo Cospedal durante una comparecencia ante los medios en la capital surcoreana.

La visita de Cospedal a Corea del Sur, la primera de un ministro español a este país desde 2013, ha coincidido con la segunda reunión de alto nivel que celebran las dos Coreas en apenas una semana para tratar la participación norcoreana en los Juegos de Invierno que se celebran en febrero en el condado surcoreano de PyeongChang.

La ministra se reunió hoy además con su homólogo surcoreano, Song Young-moo, al que le trasladó el compromiso de España "en contra de la proliferación y nuclear y el lanzamiento de misiles balísticos" de Pyongyang y recordó que Madrid expulsó al embajador norcoreano el año pasado por los test de armas del régimen.

Durante esta reunión se han acercado posturas en cooperación en programas de tecnología e innovación de defensa y se ha invitado a Song a visitar España para ratificar acuerdos en este terreno.

Ambos titulares de Defensa han departido también sobre la lucha contra el terrorismo internacional. "Hemos subrayado nuestra voluntad de cooperar con ellos con motivo de los Juegos Olímpicos", ha dicho Cospedal, recordando que España es un país acostumbrado a celebrar grandes eventos y con experiencia en la lucha exitosa contra el terrorismo nacional e internacional.

La ministra, que mañana parte de Corea del Sur, visitó además en el arranque de la jornada la tensa zona desmilitarizada (DMZ) que separa a las dos Coreas. "Parece mentira que en el siglo XXI pueda haber necesidad de mantener un lugar como la zona desmilitarizada", explicó.

Cospedal consideró que la zona desmilitarizada es "la puesta en escena más clara de que hay ciudadanos en el mundo que no tienen libertad, que no pueden vivir en condiciones dignas ni elegir donde vivir o que están excluidos del derecho a ser informados", en referencia a los habitantes del norte de la península.

"Por ello, todo lo que se luche por parte de Naciones Unidas y de los países que creemos en la libertad y la democracia para evitar que esto se siga produciendo suponen esfuerzos en la buena dirección", concluyó.