La Comisión Europea levanta la alerta sobre los pepinos españoles

Crisis de los pepinos

La Comisión Europea ha levantado este miércoles la alerta sanitaria sobre los pepinos españoles procedentes de España que había establecido el pasado jueves por una posible relación causa-efecto entre varias partidas de pepinos procedentes de Andalucía y el brote de E.coli registrado en el norte de Alemania.

La CE ha comunicado oficialmente que todas las analíticas de suelo, agua y hortalizas que se han realizado de la explotación almeriense están libres de la bacteria "E.coli enterohemorrágica", una de las cepas más dañinas de esta bacteria.

Pese a que la alerta llevaba ya declarada casi una semana, fuentes del ministerio de Sanidad han informado de que la titular de la cartera, Leire Pajín, había instado esta misma tarde al comisario europeo de Salud y Política de Consumidores, John Dalli, a levantar la alerta tras conocer que todas las analíticas realizadas en España a las muestras tomadas en la explotación almeriense habían dado negativo.

"Los últimos resultados de las pruebas en muestras de pepinos realizadas por las autoridades de Alemania y España muestran que la hortaliza española no es responsable" del brote, señala la CE en un comunicado. Las autoridades alemanas han informado oficialmente a la CE de que han concluido todas las pruebas en las muestras recogidas, añade la nota.

A pesar de que algunos pepinos dieron positivo por la presencia de la bacteria, "los análisis no confirmaron la presencia del serotipo específico (0104), responsable del brote que afecta a las personas", añade la Comisión. Análisis similares efectuados por las autoridades españolas en muestras de pepinos "han arrojado también resultados negativos".

Tras recibir estos resultados, "la Comisión Europea ha retirado la notificación de alerta sobre los pepinos españoles" del Sistema de Alerta Rápida de la cadena alimentaria, añade el comunicado. Las investigaciones continúan para identificar la posible fuente de la contaminación del brote, que, según las autoridades germanas, ha causado 16 muertes en Alemania y una en Suecia (de una personas que había estado en territorio alemán).

El comisario europeo de Sanidad y Consumo, John Dalli, urgió este miércoles a las autoridades alemanas a "aumentar los esfuerzos" para detectar el origen del problema lo antes posible, y recalcó que la CE está dispuesta a ayudar "en todo lo posible".