Colombia confirma que Salud Hernández Mora está secuestrada por el ELN

Incertidumbre sobre el paradero de la periodista Salud Hernández Mora
En Colombia, el ejército busca en la selva a Salud Hernández Mora. La periodista se desplazó a Catatumbo, cerca de la frontera con Venezuela, hace una semana. Trabajaba en un reportaje sobre la mafia de Los Pelusas, reducto del Ejército Popular de Liberación. Desde el sábado, su móvil no emite señal. El gobierno baraja la posibilidad de que puedan haberla retenido, aunque no tiene la certeza de que estemos ante un secuestro. |Telemadrid

Confirmado el secuestro. La periodista española Salud Hernández Mora está en manos de ELN. Ha sido secuestrada por la guerrilla junto con sus colegas colombianos Diego D'Pablos y Carlos Melo, los tres desaparecidos hace casi una semana en la convulsa región del Catatumbo, en el noreste de Colombia. El Gobierno colombiano ha confirmado que están en manos de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN),

La sospecha de las autoridades de que este grupo está detrás de la desaparición de Hernández Mora desde el pasado sábado, y de D'Pablos y Melo el lunes por la noche fue confirmada por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en una declaración ante la prensa en la que, sin embargo, evitó referirse a los casos como "secuestro".

"Puedo comunicar en la tarde de hoy que, con base en información de inteligencia recogida hasta el momento, hasta hace apenas unas horas, se confirma con certeza que el ELN es el responsable de estas desapariciones de los tres profesionales", dijo Villegas en Bogotá.

OTROS DOS SECUESTRADOS POR IR A INFORMAR

El reportero D'Pablos y el cámara Melo, ambos del canal de televisión Noticias RCN, que habían viajado a El Tarra para informar sobre el caso de la periodista española, corrieron la misma suerte en un confuso incidente con hombres armados del que poco se sabe hasta ahora.

El ministro Villegas subrayó que "definitivamente el ELN ha delinquido en este caso" y aunque recordó que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha advertido a esa guerrilla que debe renunciar al secuestro para poder iniciar una negociación de paz, prefirió hablar de "desapariciones".

En su opinión, "más allá de cuál es el delito cometido por el ELN", en este caso se trata de personas "cuya libertad ha sido coartada contra su voluntad", y recordó que "desaparición" es "la noticia criminal que reposa en la Fiscalía General", aunque admitió que también puede ser "desaparición forzada o secuestro".

Sin embargo, el jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz con el ELN, Frank Pearl, fue más enfático y calificó como el caso como "secuestro".

ENÉRGICO RECHAZO

"Ante la confirmación, por parte del Ministerio de Defensa, del secuestro de los tres periodistas por el ELN, las delegaciones de Gobierno en los diálogos con el ELN y las FARC rechazamos enérgicamente este hecho y exigimos la liberación inmediata de los periodistas y de todos los secuestrados", dijo Pearl al leer un comunicado oficial.

Pearl consideró "inaceptable" que "en un país que hoy transita hacia la construcción de una paz estable y duradera" sigan "ocurriendo atentados de este tipo contra la sociedad".

Con Hernández Mora, corresponsal en Colombia del diario español El Mundo y columnista del matutino bogotano El Tiempo, se perdió contacto la tarde del pasado sábado en El Tarra, municipio del departamento de Norte de Santander, limítrofe con Venezuela, al que había viajado días antes para hacer un trabajo periodístico.

El Tarra está en el corazón del Catatumbo, región que ocupa la parte septentrional de Norte de Santander y es un foco permanente de disputas territoriales por los cultivos de coca entre grupos guerrilleros y bandas criminales herederas de los paramilitares.

En esa selvática región, formada por nueve municipios, operan el ELN, las FARC, un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL) y bandas criminales dedicadas al narcotráfico.

GESTIONES DE CRUZ ROJA

Con la confirmación oficial de que el ELN es quien tiene en su poder a Hernández, D'Pablos y Melo, toma fuerza la posibilidad de que Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) haga gestiones para su liberación, como lo ha hecho en otras ocasiones en el país.

"Como lo hemos manifestado, tenemos la disponibilidad para facilitar cualquier misión humanitaria, si se requiere, para que estas tres personas vuelvan con sus familias", dijo el portavoz del CICR en Colombia, Edgar Alfonso.