China promete seguir comprando deuda española e invertir en las cajas ahorros

El primer ministro chino, Wen Jiabao, se ha comprometido hoy ante el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a seguir comprando deuda española, como ha hecho en la última etapa de la crisis financiera y económica, y a invertir en la reestructuración de las cajas de ahorros. Zapatero ha iniciado con su encuentro con Wen una visita a China y ha agradecido el apoyo que España ha recibido del gigante asiático cuando se sucedían las turbulencias financieras y los rumores sobre la inestabilidad de la economía española.

Según han informado fuentes del Ejecutivo español tras el encuentro, Wen ha recordado que el año pasado China compró en dos ocasiones deuda española para mostrar su confianza en el país y ha asegurado que desea afianzar esa confianza porque "España es el mejor amigo de China en Europa". Durante su reunión en el Palacio de la Luz Violeta, Zapatero ha agradecido las dos buenas noticias recibidas de China, que tiene ya en su poder alrededor de 25.000 millones de euros en deuda española, más de un 12 por ciento del total, según los datos de la delegación española.

Acompañado del ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha invitado a Pekín a participar en los procesos de privatización de aeropuertos y puertos, proyectos en los que Wen se ha mostrado muy interesado. Wen ha destacado también su deseo de incrementar las importaciones de artículos españoles, incluidos los productos agrícolas.

En la misma línea, Zapatero ha apostado por impulsar los intercambios turísticos y ha sugerido fomentar el interés de los chinos por España con visitas de clubes de fútbol y de grandes cocineros españoles al país asiático.

En unas breves palabras ante los medios de comunicación antes de mantener su reunión a puerta cerrada, Zapatero ha dejado claro que China se ha comportado como un "muy buen amigo" de España en "momentos decisivos", cuando ha afrontado dificultades en la crisis financiera "que afortunadamente están solventándose". "Dos países conocen la verdadera amistad en las adversidades, como se conoce el verdor del pino en lo más crudo del invierno", ha subrayado Wen.

El primer ministro chino ha recordado cómo cuando España "se encontró en dificultades" su país siguió muy de cerca la situación y hizo "todo lo posible para ayudar a España", un apoyo que, a su juicio, es mutuo y siempre "sincero, amistoso y desinteresado"."El único principio que perseguimos es el respeto mutuo, la ganancia compartida y el bien recíproco", ha recalcado.

En este contexto, Zapatero ha insistido en la amistad que une a los dos países, cuyas relaciones políticas, económicas, comerciales y culturales, ha dicho, están en una etapa de crecimiento y quiere impulsar aún más con esta visita.