China justifica las restricciones para viajar al Tíbet por el "mal de altura"

China justifica las restricciones para viajar al Tíbet
China justifica las restricciones para viajar al Tíbet

El secretario del Partido Comunista chino (PCCh) de la región autónoma del Tíbet, Wu Yingjie, justificó las recientes restricciones de acceso a la zona "porque algunos visitantes sufren de mal de altura".

En el marco de la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) de China, el líder del partido en la región aseguró que el Tíbet "permanece abierto a los extranjeros", pero que las restricciones eran necesarias para "garantizar la seguridad" de los turistas.

"Tras considerar las particulares condiciones geográficas y climáticas (del Tíbet), hemos adoptado una serie de regulaciones para que los extranjeros visiten el Tíbet de acuerdo con la ley", afirmó.

Asimismo, Wu criticó la Ley de Acceso Recíproco al Tíbet, aprobada por el Senado estadounidense en diciembre del año pasado y pendiente de su ratificación por la Casa Blanca, afirmando que "no está totalmente al tanto de los hechos" y que "interfiere seriamente en los asuntos internos de China".

De acuerdo con el texto, Estados Unidos negará la entrada a aquellos funcionarios chinos que impidan el acceso de estadounidenses al Tíbet.

En este sentido, Wu negó que existiesen restricciones adicionales para los periodistas extranjeros, e insistió en que son "bienvenidos" siempre y cuando "sigan los procedimientos adecuados".

Un permiso especial para el Tíbet

El Gobierno de la región autónoma del Tíbet anunció en enero un plan para facilitar el acceso a turistas extranjeros con el objetivo de aumentar en un 50 % sus visitas, mientras que la entrada de periodistas internacionales y diplomáticos a la zona continúa restringida.

Además de un visado chino, los extranjeros necesitan un permiso de viaje especial para poder visitar ese territorio, un requisito que las autoridades justifican "en las tradiciones étnicas únicas del Tíbet, el patrimonio cultural, la capacidad de recepción y las necesidades de protección ecológica".