Chávez se encomienda a Cristo antes ir de nuevo a Cuba por cáncer

Chávez se encomienda a Cristo antes ir de nuevo a Cuba por cáncer

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, volvió hoy a emocionarse públicamente al anunciar su regreso a Cuba para continuar con el tratamiento de radioterapia en un mensaje en el que se encomendó de nuevo a Jesucristo para que haga un "milagro" en su lucha contra el cáncer.

Apenas cuatro días después de retornar al país desde La Habana, el gobernante venezolano regresó esta noche a la isla con la venia de la Asamblea Nacional, que hoy le volvió a dar carta blanca para permanecer en la isla el tiempo que considere oportuno en la "recta final" de su tratamiento.

"Debo volver a nuestra querida Cuba a continuar la recta final de este tratamiento con una gran fe, cada día más grande", indicó Chávez en un acto público con representantes de varios poderes del Estado en el Palacio de Miraflores antes de firmar la nueva Ley Orgánica del Trabajo.

El canal de televisión estatal VTV informó de que en horas de la noche Chávez partió a Cuba y mostró unas imágenes en las que el presidente venezolano se despedía de algunos de sus más cercanos colaboradores, aunque no difundió comentarios del gobernante en el momento de la partida.

Previamente, y como ya ha hecho en ocasiones anteriores, Chávez mostró en su alocución el cristo que llevaba el 11 de abril de 2002, cuando se produjo el fallido golpe de Estado que lo sacó del poder por espacio de menos de 48 horas, y recordó que entonces "ocurrió un milagro".

"Estoy seguro que nuestro Cristo repetirá o continuará haciendo el milagro", dijo, al asegurar que se va con esa "fe infinita" y "en pocos días" regresará.

"Espero en pocas semanas estar echando la partida de pelota que nos deben allá en Fuerte Tiuna (cuartel militar) y de nuevo estar recorriendo las calles queridas de la patria, los campos queridos de Venezuela", añadió en un creciente tono emocionado.

No es la primera vez que el jefe de Estado venezolano se emociona públicamente. A principios de abril en una misa celebrada en su tierra natal de Barinas, Chávez lloró y oró implorando más vida.

"Dame tu corona Cristo, dámela, que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, pero dame vida, porque todavía me quedan cosas por hacer por este pueblo y por esta patria, no me lleves todavía, dame tu cruz, dame tus espinas, dame tu sable que yo estoy dispuesto a llevarlas, pero con vida, Cristo mi señor", afirmó entonces el presidente.

Más sereno, el gobernante manifestó hoy que "no son días fáciles estos". "Pero guerreros somos para enfrentar la adversidad y con la fe en Dios, en Cristo redentor, y con ese amor inmenso del pueblo venezolano y esta voluntad de luchar (...) saldremos adelante", agregó.

Chávez fue operado el 26 de febrero pasado de un tumor canceroso, recurrencia del cáncer que le fue detectado en junio de 2011 y del que solo se ha informado que se encuentra en la zona pélvica, aunque no su ubicación exacta ni el grado de gravedad.

A pesar de que en los dos últimos meses Chávez ha pasado más tiempo en Cuba que en Venezuela no ha delegado ninguna función de Gobierno.

Tampoco lo tuvo que hacer hoy. La Asamblea Nacional le dio el permiso para viajar con la mayoría casi absoluta, sólo rota por dos diputados que salvaron su voto para exigir que el presidente explique el alcance y las circunstancias de su enfermedad.

"No es que no queramos que Chávez se cure, sino que este es un asunto de Estado; que sepamos qué data de vida tiene, la ubicación de la enfermedad y qué ocurre con la salud del presidente", aclaró el diputado Carlos Berrizbetia durante la sesión, según informaron medios locales.

El diputado opositor Ismael García no votó en contra, pero exigió el nombramiento de una junta médica "para que el país se entere" del verdadero alcance de su enfermedad.

Agregó que "todos los días se echa un cuento distinto" sobre el mal que sufre el gobernante venezolano.

Pese a los comentarios sobre supuestos debates internos en el chavismo acerca de la posibilidad de que Chávez no sea el candidato para las elecciones presidenciales del 7 de octubre, el oficialismo volvió a cerrar filas en torno al presidente.

"A nadie le pasa por la cabeza, a nadie, ni por un segundo, llegar a octubre al margen de Chávez, aquí es Chávez y punto", declaró el dirigente Aristóbulo Istúriz, primer vicepresidente del Parlamento.

Chávez aspira a su tercera reelección en los comicios presidenciales del 7 de octubre, en los que se enfrentará al candidato de unidad de la oposición, Henrique Capriles.