Cerca de 80 muertos en los bombardeos en Siria, la víspera del alto el fuego

Cerca de 80 muertos en los bombardeos en Siria, la víspera del alto el fuego

Cerca de 80 personas murieron hoy en Siria, la mayoría por el bombardeo del Ejército sirio contra varias poblaciones de la provincia central de Hama y de la septentrional de Alepo, según los grupos opositores.

Un día antes de que expire el plazo para aplicar el plan de paz en Siria, los activistas de los Comités de Coordinación Local (CCL) denunciaron la muerte de al menos 30 personas en la localidad de Tal Rafaat (Alepo) y de 29 en la de Latamna (Hama), entre estos últimos 17 menores y ocho mujeres.

Según explicó a Efe el portavoz de los CCL, Emad Hosari, las bombas destruyeron edificios enteros en Tal Rafaat, mientras que se escucharon explosiones y tiroteos en la cercana Izaz.

En cuanto a Latamna, el grupo opositor explicó que los cadáveres fueron encontrados entre las ruinas de varias viviendas, que fueron derribadas por los bombardeos con sus habitantes en el interior.

Otro de los feudos opositores más castigados en esta jornada fue la provincia de Idleb, donde localidades como Yisr al Shugur fueron blanco de disparos, algunos efectuados desde aviones, y los campos cercanos a la frontera con Turquía fueron incendiados.

En esta región septentrional, los CCL documentaron la muerte de once personas, cuatro de ellas en un campamento de refugiados sirios en Turquía.

Sobre este incidente, la versión turca habla de dos personas muertas al disparar las tropas del Ejército sirio contra el campamento.

En otro suceso similar, un cámara de televisión libanés murió en la zona fronteriza de Wadi Jaled por disparos procedentes del lado sirio y efectuados por militares.

Estos nuevos actos de violencia tienen lugar horas antes de que venza el plazo dado hasta mañana para que se aplique el plan de paz propuesto por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, que estipula el fin de la violencia.

Según datos de la ONU, más de 9.000 personas han muerto en Siria desde que comenzaran las revueltas populares en marzo de 2011, mientras que más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en el extranjero.