Cargos por terrorismo contra el presunto autor del atentado en Nueva York

El presunto responsable del atentado de este lunes en Nueva York, Akayed Ullah, ha sido acusado formalmente de varios delitos de terrorismo, informaron hoy las autoridades.

En concreto, Ullah se enfrenta a cargos por amenaza terrorista, apoyo a un acto de terrorismo y posesión ilegal de un arma, según indicó el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD).

El hombre, de 27 años y originario de Bangladesh, detonó un artefacto casero dentro de un túnel que conecta la principal estación de autobuses de la ciudad y el metro suburbano en la plaza de Times Square.

La bomba, que Ullah llevaba pegada a su cuerpo, dejo únicamente heridos leves, mientras que el supuesto terrorista sufrió las peores lesiones, con quemaduras y laceraciones en las manos y en el abdomen y está ingresado en un hospital de Nueva York.

Según fuentes policiales citadas por medios locales, el atacante dijo a los investigadores que actuó en respuesta a los ataques estadounidenses en Siria e Irak y que lo hizo inspirado por el Estado Islámico, pero sin recibir instrucciones de este grupo terrorista.

Ullah, residente del distrito neoyorquino de Brooklyn, había llegado a Estados Unidos en 2011 gracias a un visado de reagrupación familiar.

TRUMP CULPA AL CONGRESO DEL ATENTADO

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, culpó al Congreso de Estados Unidos del atentado perpetrado hoy en Nueva York por no haber respaldado las propuestas del presidente, Donald Trump, destinadas a endurecer las políticas de control migratorio.

"El presidente está ciertamente preocupado con el hecho de que el Congreso haya sido incapaz de actuar (...). Si el Congreso hubiera hecho algo al respecto esto no habría pasado", declaró Sanders durante una rueda de prensa.

De acuerdo con la portavoz del presidente, el atentado se debe a que el joven de origen bangladeshí pudo entrar en el país en febrero de 2011, gracias a un visado de reagrupación familiar.

El Ejecutivo de Trump viene trabajando desde enero en un proyecto para levantar un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, que no ha contado ni con la financiación ni con el respaldo necesarios por parte del Congreso, y en la promulgación de un veto a la entrada al país de ciudadanos de varios países, que en un principio fue rechazado por los tribunales.

"Si la política del presidente se hubiera implantado esto no habría pasado (...). Este ataque pone de relieve la necesidad de reforzar las fronteras", insistió la portavoz.