Bruselas decide que los astilleros devuelvan las ayudas entre 2007 y 2011

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Joaquín Almunia, aseguró hoy que la devolución de las ayudas fiscales concedidas por España al sector naval no amenaza la supervivencia de los astilleros, ya que ésta depende de su potencial innovador y capacidad de atraer a clientes e inversores. "Nuestra decisión de hoy se refiere exclusivamente a las ventajas fiscales ilegales concedidas en el pasado a algunos inversores. No se trata de una decisión sobre los astilleros españoles. Lo repito una y otra vez", recalcó el comisario de Competencia en conferencia de prensa.

La CE informó que exigirá la devolución de las bonificaciones fiscales (el llamado tax lease) otorgadas entre abril de 2007 y 2011, pero solo afectará a los grupos de interés económico y los inversores y no a los astilleros, reiteró Almunia. Los comisarios tuvieron un debate en profundidad sobre las ayudas al sector naval español y solo alcanzaron un acuerdo sobre la cuestión después de que otro de sus vicepresidentes, el responsable de Industria, Antonio Tajani, levantara sus reservas, según fuentes comunitarias.

87.000 EMPLEOS

La decisión es más favorable que la planteada inicialmente por Almunia que exigía la devolución de las ayudas recibidas entre 2005 y 2011, pero menos beneficiosa para España de lo que hubiera deseado el Gobierno y el sector, que considera que la decisión puede llevar a la ruina a unas empresas que emplean a 87.000 personas. Los inversores no podrán traspasar sus obligaciones de devolución (de las ayudas) a terceros -tales como compañías navieras y astilleros-, ni siquiera bajo los contratos existentes, destacó el vicepresidente de la CE.

Asimismo dijo que no tiene datos sobre los cálculos que estos beneficiarios de las ayudas tendrán que devolver a la Hacienda española, y que en los últimos meses se situó entre 2.000 y 3.000 millones de euros. Almunia precisó que a medida que se fue cambiando la propuesta inicial, "la cifra seguía siendo la misma". "Creo que no tiene mucho que ver con la cifra total del montante de la devolución, pero corresponde a las autoridades españolas" elaborar la lista de beneficiarios y las cantidades a reembolsar, afirmó a ese respecto.

CABE RECURSO

Almunia también confirmó que "cabe recurso ante la Corte de Justicia" de la Unión Europea (UE). El vicepresidente de la CE subrayó que "el futuro de los astilleros, de la industria auxiliar, de los trabajadores del sector naval dependerá fundamentalmente de su potencial innovador y de su capacidad para atraer clientes e inversores"

El comisario español confió "plenamente" en que, gracias a ello, el sector naval pueda superar "con éxito y en el plazo de tiempo más corto posible las actuales dificultades". Almunia recalcó que además existe un régimen fiscal no selectivo que debe y puede utilizarse para la financiación de construcción de buques que es plenamente compatible con las normas europeas y ofrece plena seguridad jurídica. Además, la decisión de hoy no cuestiona el sistema tributario español en función del tonelaje, que solo debe beneficiar a las navieras, dijo.

Por otra parte, los astilleros españoles "pueden continuar beneficiándose de ayudas concedidas en virtud de regímenes aprobados por la CE, como por ejemplo las ayudas a la innovación, las ayudas regionales, a la construcción naval y los créditos a las exportaciones", aseguró el vicepresidente de la CE. "La Comisión garantiza que, sobre la base del respecto de las normas de ayudas al Estado, el control que estamos obligados a hacer de las mismas, no será en absoluto un obstáculo para ese futuro que deseamos brillante del sector naval español", indicó Almunia.

Subrayó que el sector naval español ha demostrado competitividad y capacidad de innovar y hay demanda entre empresas navieras y armadores que conocen bien la calidad de la industria española. "Hay inversores, habrá inversores, lo que hay que hacer es buscarlos y convencerlos", enfatizó.

EL GOBIERNO NO DESCARTA RECURRIR

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha anunciado hoy que el Gobierno se reserva el derecho a recurrir ante el Tribunal Europeo de Justicia la decisión de la Comisión Europea de exigir la devolución de las ayudas recibidas por el sector naval entre 2007 y 2011.

En declaraciones en los pasillos del Senado, Soria ha reconocido que la decisión de la Comisión Europea es mejor que la anunciada inicialmente, aunque aún está por aclararse el alcance en términos cuantitativos sobre la cantidad a devolver, siempre por parte de los inversores -ha recalcado- y nunca por parte de los astilleros, armadores o quienes han sido intermediarios financieros.

LA XUNTA PIDE A INDUSTRIA QUE RECURRA

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha comunicado hoy que contactó con el ministro de Industria, José Manuel Soria, para la interposición de un recurso contra el "insensible" dictamen del Colegio de Comisarios sobre el sector naval que se conoció esta mañana.

En declaraciones a los medios, el mandatario gallego ha tildado de "cuestionable" desde el punto de vista jurídico, "poco responsable" a nivel económico e "insensible" en el terreno social la resolución del expediente abierto al anterior régimen español de bonificaciones fiscales de la construcción naval, el conocido como tax-lease, que obliga al reintegro de ayudas entre 2007 y 2011.

Por ello, ha indicado que el camino ahora debe pasar por "abrir vías judiciales" con un recurso, por parte del Gobierno central, ante el tribunal de Estrasburgo en el que se solicite la suspensión cautelar de los efectos económicos de esta determinación "desde el punto de vista de las devoluciones que se les solicitan a los inversores".

LOS ASTILLEROS PIDEN AL GOBIERNO QUE AMINORE EL IMPACTO DE DEVOLUCIÓN DE AYUDAS

La patronal de astilleros privados Pymar ha pedido hoy al Gobierno que aminore el impacto que tendrá la decisión de Bruselas de que los inversores devuelvan las bonificaciones fiscales de las que se beneficiaron por invertir en la construcción de buques.

Mientras ayer Pymar consideraba "devastador" para el sector que se tuvieran que devolver la ayudas recibidas entre 2007 y 2011, hoy entienden que existen esperanzas porque el comisario de la competencia, Joaquín Almunia, ha dicho que deja en manos del Gobierno español el cálculo de las cuantías de las devoluciones. No obstante, la patronal ha considerado la decisión de Bruselas injusta y discriminatoria, por lo que no descarta recurrirla.