Berlusconi propone un pacto a los centristas antes de la moción censura

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, apeló este lunes a los diputados que se escindieron del gubernamental Pueblo de la Libertad (PDL) y confluyeron en el grupo Futuro y Libertad (FLI) de Gianfranco Fini para que no traicionen el mandato de los electores en la moción de censura de mañana.

Recibido con aplausos desde las filas de su partido, el jefe del Gobierno italiano tendió una mano a los moderados para acordar un nuevo pacto de legislatura y abogó por evitar que se lleve a Italia hacia una crisis política de la que, según dijo, no se conocen las posibles consecuencias.

Asimismo, en su intervención apeló a los diputados del grupo Futuro y Libertad (FLI), liderado por Gianfranco Fini y escindido del gobernante Pueblo de la Libertad (PDL), a que no traicionen la voluntad expresada en abril de 2008 por los electores en los comicios generales y que dieron una mayoría de centroderecha.

En un discurso moderado y lejos de ataques personales que se alargó cerca de cuarenta minutos, Berlusconi subrayó la necesidad de un "gobierno eficiente" y de una "cooperación institucional amplia" y aseguró que "el único camino posible es el de renovar la confianza al actual Ejecutivo por un sentido de responsabilidad nacional".

Manifestó su disposición a que se abra un "nuevo pacto de legislatura, renovando aquello que sea necesario tanto en el programa como en la coordinación del Gobierno" y brindó así la posibilidad de ampliar la mayoría conservadora con nuevas fuerzas políticas "a partir de todas aquellas que ya se reconocen en el seno del Partido Popular Europeo".

Por su parte, los 36 diputados del grupo parlamentario de Futuro y Libertad (FLI) de Gianfranco Fini firmaron este lunes un documento en el que piden a Silvio Berlusconi que dimita tras la votación en el Senado antes de que lo echen ellos mediante su apoyo a la posterior moción de censura en la Cámara de los Diputados.

Los "finianos" se comprometen a abstenerse en la votación de la moción de confianza al Gobierno en el Senado, siempre que Berlusconi les garantice que presentará después la dimisión sin esperar al voto de la cámara baja, informaron fuentes parlamentarias.

Este acuerdo contempla que si el primer ministro no cumple con este requisito, FLI votará mañana en bloque a favor de la moción de censura contra el Gobierno en la Cámara de los Diputados, lo que haría caer al Ejecutivo al no tener mayoría absoluta la coalición conservadora en el poder.

Los "finianos" proponen en cambio apoyar a un Gobierno Berlusconi-bis garantizando que no habrá ni "emboscadas" ni "chanchullos".