Benedicto XVI rechaza la violencia en nombre de Dios durante la Misa del Gallo

Benedicto XVI
Benedicto XVI |Benedicto XVI

Benedicto XVI celebra la tradicional Misa del Gallo en la basílica de San Pedro del Vaticano, la octava de su pontificado, que de nuevo oficia dos horas antes de la medianoche, para evitar fatigarse debido su edad, casi 86 años, y que mañana tiene que oficiar los ritos de Navidad.

En una noche fría, el pontífice ofició la misa en la que la Iglesia desde la noche de los tiempos conmemora el nacimiento de Jesús. Benedicto XVI llegó al templo en la peana móvil que ya utilizó los pasados meses para desplazarse por la larga basílica de San Pedro para evitar esfuerzos físicos, siendo acogido con aplausos por los miles de fieles que desde varias horas antes llenaban el templo vaticano.

Más de un treintena de cardenales concelebraron con el Pontífice, quien rechazó el uso de la violencia en nombre de Dios y pidió la paz en Oriente Medio durante la Misa del Gallo. El papa hizo un llamamiento a la paz en Tierra Santa, Siria, Irak y Líbano y pidió para que los israelíes y palestinos "puedan llevar una vida en paz y en libertad".

El Pontífice abogó para que los cristianos en esos países, "donde ha tenido origen nuestra fe" puedan conservar su morada y que los cristianos y musulmanes "construyan juntos sus países en la paz de Dios".