Barroso dice que no hay "plan b" si el Parlamento griego rechaza el plan de ajustes y privatizaciones

Barroso dice que no hay "plan b" si el Parlamento griego rechaza el plan de ajustes y privatizaciones

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha propuesto este martes facilitar a Grecia el acceso a fondos comunitarios ya existentes para incentivar el crecimiento económico del país y luchar contra el desempleo. Barroso tiene previsto presentar la idea a los líderes de los Veintisiete en la reunión que celebrarán el jueves y el viernes en Bruselas. "Grecia tiene potencial para acceder a una cantidad significativa de fondos europeos dentro de la política de cohesión", ha explicado en una rueda de prensa el presidente del Ejecutivo comunitario.

Barroso cree que Europa debe "encontrar fórmulas para acelerar" la entrega de ese dinero y permitir que "Grecia obtenga el beneficio ahora".

La propuesta de la Comisión Europea busca complementar con incentivos los exigentes ajustes a los que el rescate económico de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) obliga al país. "Es muy importantes que vinculemos los esfuerzos de consolidación (...) a un apoyo activo para que Grecia genere crecimiento", ha explicado Barroso.

Dado que algunas de estas iniciativas necesitaría la revisión de ciertos reglamentos comunitarios, la Comisión buscará el apoyo de los Estados miembros para poder avanzar en la cumbre comunitaria de esta semana. Barroso va a pedir al Consejo Europeo del jueves y el viernes discutir qué puede hacer la UE para ayudar a Grecia, "más allá de sus esfuerzos de consolidación fiscal, para aumentar su competitividad y atacar el problema del paro".

Junto a las ayudas europeas, Bruselas quiere también ofrecer a Atenas asesoramiento técnico y programas concretos que permitan reactivar la economía. Grecia ha dejado pasar importantes cantidades de dinero europeo al no tener la capacidad de cofinanciación requerida en muchos proyectos.

Al mismo tiempo, Barroso volvió a hacer un llamamiento a los partidos políticos griegos para que muestren una actitud constructiva y aprueben el nuevo programa de ajustes negociado por el gobierno con sus socios internacionales. "Grecia vive un momento extremadamente crítico, extremadamente excepcional y requiere de todos. Los partidos de la oposición tienen también una responsabilidad", ha subrayado.

Barroso ha insistido además en que "no hay alternativa" ni "plan b" en caso de que el Parlamento griego rechacé el plan de ajustes y privatizaciones. "Grecia debe decir claramente si quiere o no el programa de apoyo que han negociado con el FMI y la UE y por eso debe haber una decisión clara del Parlamento griego", ha dicho.

LA ÙLTIMA PALABRA, EL PARLAMENTO GRIEGO

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, solicitara hoy al Parlamento el voto de confianza para seguir gobernando y aprobar a finales de mes un nuevo paquete de medidas de austeridad, indispensable para desbloquear los fondos de rescate de la UE.

Papandréu pedirá al Parlamento el voto de confianza a su remodelado Gobierno a las 24.00 hora local (21.00 GMT) y se espera que su ejecutivo reciba el apoyo ya que cuenta con una estrecha mayoría absoluta, pese a la rebelión de parte de su grupo parlamentario hace unos días que le llevó al punto de proponer su propio retiro para formar un gobierno de unidad nacional.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro se han dado una nueva cita el 3 de julio para estudiar fórmulas a largo plazo para solucionar los problemas presupuestarios de Grecia.

Grecia emite hoy letras del tesoro a tres meses para recaudar 1.250 millones de euros, cuando los socios europeos y los mercados financieros están en vilo sobre la estabilidad política el país.

Según la Autoridad de la Gestión de la Deuda griega, en la última emisión, el 17 de mayo, Grecia colocó 1.625 millones de euros con un interés del 4,06%, ligeramente menor que la subasta en abril y la oferta de la emisión superó en 3,3 veces la cantidad inicialmente solicitada de 1.250 millones de euros.

EL REINO UNIDO NO CONTRIBUIRÁ MÁS AL RESCATE DE GRECIA, DICE CAMERON

El Reino Unido no contribuirá un penique más al rescate de Grecia, ha asegurado el primer ministro británico, el conservador David Cameron. En un discurso ante un grupo de dirigentes empresariales, el líder "tory" (conservador) dijo que su país no está obligado a dar más ayuda a Grecia salvo la que provea a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) porque Gran Bretaña no está "gracias a Dios" en la eurozona. "El primer rescate de Grecia lo llevaron a cabo los miembros de la zona del euro y no veo absolutamente razón alguna para que Gran Bretaña se viese arrastrada por los mecanismos financieros europeos o cualesquiera otros a un nuevo rescate de Grecia", explicó.

Cameron aseguró que dejará bien clara su negativa a contribuir al futuro rescate de Grecia en la próxima reunión de jefes de Gobierno de la Unión Europea (UE), que estará seguramente dominada por la crisis en ese país mediterráneo. "De ningún modo creo que deberíamos (tener que contribuir a ese nuevo rescate), y lucharé con todas mis fuerzas para defender esa posición en el Consejo Europeo de esta semana", dijo el primer ministro.

GRECIA EN EL CENTRO DE LA CUKBRE COMUNITARIA

Los líderes de la Unión Europea discutirán la crisis financiera griega en la noche del próximo jueves, durante la primera jornada de la cumbre comunitaria. El objetivo de la discusión será tratar la situación económica general de la zona euro y más en concreto la crisis de Grecia, según explicó presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a los ministros de Asuntos Europeos de la UE durante una reunión en Luxemburgo.

La primera jornada de la cumbre, que concluirá el viernes, estará centrada en asuntos económicos, pero los Veintisiete quieren evitar el "peligro" de que la cita quede dominada por la situación griega, sobre la que no se puede tomar ninguna decisión en este Consejo Europeo.

Van Rompuy envió hoy a los jefes de Estado y Gobierno de los Veintisiete la carta de invitación a la cumbre, que comenzará a las 17:30 del jueves y que en la cena de trabajo de esa noche estará centrada en cuestiones económicas. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, participará en la reunión, que discutirá el progreso de una serie de medidas que buscan asegurar la estabilidad económica y financiera de la UE tras la crisis.

La confirmación del italiano Mario Draghi como próximo presidente del Banco Central Europeo será otro de los puntos económicos que se traten en la noche el jueves.