'Ayuda a la Iglesia Necesitada' lanza una campaña navideña para reconstruir los templos en Nigeria

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha lanzado su campaña de Navidad, dedicada este año a apoyar a los cristianos que viven en Nigeria. Ser cristiano en Nigeria es estar condenado a muerte. Desde 2011 más de 1.000 fieles han perdido la vida en algún atentado terrorista del grupo islamista Boko Haram. Desde la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada se pide solidaridad en estas fechas navideñas para dotar de seguridad los templos.

Según informó hoy la asociación, Ayuda a la Iglesia Necesitada, desde hace dos años, el grupo terrorista Boko Haram quiere islamizar Nigeria, donde desde 2011 se han producido más de 800 asesinatos y cerca de 450 ataques a iglesias. Dentro de la campaña de Navidad de 2013, esta organización de la Iglesia católica se ha propuesto reconstruir las iglesias y capillas atacadas por los terroristas. Para ello, se pueden "comprar ladrillos" desde cinco euros cada uno.

Asegura que en Nigeria los cristianos, sólo por ser fieles a su fe, sufren persecución. El brazo de Al Queda Boko Haram (que significa la educación occidental es pecado ) quiere imponer la ley islámica, la 'sharia', en todos los Estados del país. Estos terroristas atacan a la Iglesia católica, a los evangélicos, al Gobierno actual que no es musulmán, la policía, Ejército, universidades y a entidades bancarias.

Esta radiografía es la que se hizo este martes en la presentación de la campaña en Madrid, presidida por el director de Ayuda a la Iglesia Necesitada, Javier Menéndez Ros, que ilustró la situación: "Nigeria es uno de los países más letales para los cristianos en el mundo, y sólo en 2011 se produjeron más muertes de cristianos que las de Pakistán, Siria Kenia o Egipto juntas. Nigeria resgistró el 70% de todos los asesinatos de cristianos en el mundo".

MISAS EN PELIGRO

Indicó que muchos fieles saben que su vida corre peligro por acudir a la misa del domingo. De hecho, uno de los mayores atentados de estos islamistas radicales se produjo el día de Navidad, el 25 de diciembre, cuando los fieles salían de misa y explotó un coche bomba en la Parroquia Santa Teresa de Madalla. Un total de 45 personas fueron asesinadas y 81 resultaron heridas.

Aquel día murieron el marido y tres de los hijos de Chioma Dike, una mujer que se salvó porque en vez de ir a misa se quedó en casa preparando la comida para celebrar el gran día. Dike explicó que tiene "el corazón roto, pongo todo en manos del Señor. Sólo Dios puede consolarme. Nunca perderé la fe en Dios".

Así lo manifestó también en Madrid el sacerdote nigeriano Kenneth Iloabuchi: "Después de los atentados los cristianos vuelven al día siguiente a la Iglesia. Perdonan y ponen todo en manos de Dios, están seguros de su fe. Es un testimonio de esperanza para todo el pueblo nigeriano".

La organización mantiene que la comunidad cristiana trabaja por la convivencia con los musulmanes y afirma que necesita que sus iglesias sean reconstruidas y que haya sacerdotes, catequistas y seminaristas. Por ello, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha lanzado esta Navidad una campaña para ayudar a los cristianos en Nigeria.

Esta fundación de la Santa Sede quiere ayudar a becar a los seminaristas. Nigeria es el país con el mayor número de ellos en toda África: más de 5.000. "Los seminarios están abarrotados, a pesar de las amenazas de los fundamentalistas, como las que ha sufrido el centro de San Agustín de Jos.

Todos los proyectos de la Campaña con los cristianos en Nigeria están en la web: www.ayudaalaiglesianecesitada.org ", concluye la organización.