Assange pide a Obama que pare la caza de brujas contra WikiLeaks

assange470_hoycarrsusel
assange470_hoycarrsusel |Archivo

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó hoy que la Policía británica intentó entrar el pasado miércoles en la embajada de Ecuador en Londres, pero que desistió ante la presencia de sus seguidores y de la prensa.

Desde el balcón de la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra refugiado, Assange agradeció a los medios y presentes haber sido "los ojos del mundo".

"Escuché un equipo de policías que entró a través de la salida de emergencia, pero sabían que iba a haber testigos", aseguró para añadir que gracias a la presencia de la prensa "el mundo estaba mirando".

"Si la otra noche el Reino Unido no tiró por la borda las Convenciones de Viena, es porque el mundo estaba mirando", apostilló.

Assange agradeció a Ecuador, al que describió como "ese valiente país latinoamericano", haber "dado la cara" por la justicia, y también dio las gracias a los ecuatorianos por su valentía, así como al presidente Rafael Correa al plantearse garantizarle el asilo diplomático.

Al referirse a su situación, Assange pidió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que "haga lo correcto" y se comprometa ante el mundo a que no haya una persecución contra él por las filtraciones de la plataforma WikiLeaks.

EEUU debe renunciar a su "caza de brujas" contra WikiLeaks y debe prometer que no va a procesar a los empleados y simpatizantes de WikiLeaks, recalcó el activista australiano.

También pidió la liberación del soldado estadounidense Bradley Manning, encarcelado por filtrar secretos militares, y le calificó como un "héroe" y "ejemplo para todos nosotros".

Las declaraciones de Assange se produjeron poco después de que su abogado, el exjuez español Baltasar Garzón, afirmase que su cliente ha solicitado garantías mínimas para contestar a las autoridades suecas por los delitos sexuales de los que se le acusa en ese país.

Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres el pasado 19 de junio, y el pasado jueves obtuvo de ese país el estatus de asilado.

El caso Assange comenzó en diciembre de 2010, cuando fue detenido en Londres por orden de la fiscalía sueca por presuntas agresiones sexuales, y desde entonces tres tribunales británicos, el último de ellos el Supremo el 14 de junio pasado, dictaminaron a favor de su entrega al país escandinavo.

Su defensa ha tratado por todos los medios de evitar la entrega a Suecia alegando que desde allí podría ser extraditado a EEUU, el país más afectado por las filtraciones de WikiLeaks y donde corre el riesgo de ser condenado a pena de muerte.

GARZÓN PIDE GARANTIAS A SUECIA

Por su parte, el exjuez español Baltasar Garzón, abogado del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó hoy que su cliente ha solicitado garantías mínimas para contestar a las autoridades suecas por los delitos sexuales de los que se le acusa en ese país.

Garzón, en unas declaraciones en la puerta de la embajada de Ecuador en Londres, donde Assange está refugiado, dijo que su cliente quiere responder ante las autoridades suecas para demostrar la inconsistencia de los cargos, "pero solicita unas garantías mínimas pero suficientes que hasta ahora no se han otorgado".

El exjuez español dijo que había encontrado a Assange con un espíritu muy combativo y que éste agradecía a los ecuatorianos y al presidente Rafael Correa por haberle concedido el asilo diplomático.

Garzón también afirmó que no iba a explicar la estrategia legal de su cliente, pero que Assange le había "dado órdenes para que comience la batalla legal para conseguir el salvoconducto y se respeten los derechos fundamentales tanto de mi cliente como de WikiLeaks y las personas vinculadas".

El exjuez español dijo también que, a día de hoy, Assange no iba a salir de la embajada, y que en ningún caso iban a tener "una actitud pasiva".

"Julian Assange siempre ha luchado por la verdad y la justicia y ha defendido los derechos humanos y continuará haciéndolo para que los derechos de WikiLeaks y sus propios derechos y de los que están siendo investigados sean respetados", afirmó Garzón ante la puerta de la embajada de Ecuador en Londres.

"Se ha concedido el asilo y el Gobierno ecuatoriano nos ha dado la razón de que lo que estamos defendiendo es que hay una persecución", dijo Garzón.

"Continuaremos defendiendo a Assange para continuar defendiendo ese derecho, que es un derecho fundamental, y que no puede concluir de otra manera que con la concesión del salvoconducto", precisó.