Al Asad responde a EEUU que espera hechos para decidir sobre una negociación

Al Asad dice llevará un año destruir las armas químicas y que costará mucho dinero
Al Asad dice llevará un año destruir las armas químicas y que costará mucho dinero |Telemadrid

El presidente sirio, Bachar al Asad, respondió a Washington que espera hechos para decidir sobre un diálogo, después de que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, reconociera ayer que su país tendrá que negociar con el mandatario árabe.

"Todavía estamos escuchando las declaraciones, debemos esperar las acciones y luego decidiremos", dijo Al Asad a la televisión de Irán, en unos comentarios que también fueron recogidos por el canal oficial sirio, tras una reunión en Damasco con el ministro iraní de Economía y Finanzas, Ali Tayebnia.

Contestando a una pregunta sobre si EEUU estaría dispuesto a dialogar con el líder sirio, Kerry señaló el domingo desde Egipto a la cadena estadounidense CBS: "Al final tendremos que negociar".

"Hay un aumento de la presión de varias maneras para que eso ocurra. Tenemos que dejar claro que estamos dando pasos para avanzar en esa dirección", añadió Kerry.

Al Asad calificó de "positiva" la postura de la Administración estadounidense, pero advirtió de que cualquier cambio debe ir acompañado de un cese del respaldo político, financiero y de armas a "los terroristas".

El presidente sirio consideró, además, que EEUU debe presionar a los países europeos y sus aliados en la región para que dejen de "garantizar su apoyo financiero y militar a los espías y terroristas". "Entonces, podremos decir que ese cambio se ha hecho real", expresó el presidente de Siria.

En cuanto a su permanencia o no en el poder, el jefe de Estado apuntó que "el único que puede decidirlo es el pueblo sirio". "Nunca me preocupó lo que dijeran (EEUU y sus aliados) durante estos cuatro años de crisis", aseguró Al Asad.

Ayer se cumplieron cuatro años del inicio del conflicto en Siria, que ha causado, según la ONU, unos 220.000 muertos y más de cuatro millones de refugiados.

Durante este tiempo, Washington ha sido uno de los valedores principales de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la alianza política opositora más importante, que defiende la marcha de Al Asad del poder para lograr una solución política en la contienda.

Poco después de la transmisión de la entrevista de Kerry, la portavoz adjunta del Departamento de Estado de EEUU, Marie Harf, matizó que la política de su país hacia el régimen sirio "no ha cambiado" y que no habrá negociaciones con Al Asad.

En ese sentido, Harf explicó que, "por necesidad, siempre ha habido representantes del régimen de Al Asad como parte del proceso, pero no ha sido ni nunca será Al Asad quien negociaría, eso no lo dijo el secretario (de Estado)".

Sin embargo, las palabras de Kerry han originado la reacción de la CNFROS, que insistió hoy en que su objetivo es que Al Asad y los responsables de crímenes contra el pueblo sirio sean derrocados "para garantizar una transición a un sistema democrático y pluralista civil".

En un comunicado, la alianza opositora precisó que se ha visto obligada a reiterar su postura respecto a todo lo relacionado con una solución política por "algunos acontecimientos que necesitan una aclaración".

Por su parte, tanto Francia como Turquía criticaron la actitud de Washington. El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, opinó que dar un respiro Al Asad sería escandaloso y ayudaría al grupo terrorista Estado Islámico (EI), mientras que su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, acusó al Ejecutivo de Damasco de ser el culpable de los problemas de Siria.

Pese al revuelo mediático originado por las declaraciones del secretario norteamericano de Estado, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de Beirut, Hilal Khashan, destacó a Efe que "no hay ningún indicio de que la postura de (EEUU) respecto a Siria haya cambiado".

"Desde el principio, Washington reconoció al régimen sirio como parte de un proceso negociador", recordó el analista, quien hizo hincapié en que "nadie ha hablado de derrocar al régimen".

Khashan subrayó que el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura -que ha lanzado una propuesta para lograr un alto el fuego en Alepo con el fin de abrir camino a una salida política-, también está trabajando a favor de incluir al Gobierno sirio en las negociaciones.

"Tanto Kerry como De Mistura apuntan a una dirección en que la solución al conflicto estará basada en un diálogo", señaló el experto, que indicó que "todavía es demasiado temprano para hablar de una salida definitiva" a la guerra.