Al Asad le dice a Annan que no es viable un diálogo si hay grupos armados

Annan reconoce ante oposición interna siria que su misión le llevará tiempo

El presidente sirio, Bachar al Asad, le dijo hoy en Damasco al enviado de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, que no es posible un diálogo que dé salida a la crisis de su país, si hay "grupos terroristas armados" que crean el caos.

Annan viajó hoy por primera vez a Damasco desde que ocupó su cargo actual a finales de febrero para promover una salida negociada al conflicto sirio.

Sin embargo, Al Asad rechazó que un diálogo o proceso político puedan tener éxito, "mientras existan grupos terroristas armados que trabajan para propagar el caos y la inestabilidad en el país atacando a civiles y militares y saboteando propiedades públicas y privadas", según la agencia oficial de noticias siria, Sana.

Aun así, Al Asad expresó su disposición a hacer "un auténtico esfuerzo" para encontrar una solución a la crisis.

Por su parte, Annan destacó su compromiso para trabajar de una manera "justa, imparcial e independiente", además de rechazar la injerencia extranjera en los asuntos sirios, indicó Sana.

En un comunicado, la ONU resaltó que Annan pidió a Al Asad que dé pasos concretos para poner fin a la "grave" situación que se vive en Siria, además de presentar varias propuestas para detener la violencia y las matanzas.

Annan ofreció opciones para el acceso a Siria de las agencias humanitarias y la Cruz Roja, la liberación de detenidos y "el comienzo de un diálogo político global que enfoque las aspiraciones y preocupaciones legítimas del pueblo", dice la nota.

Después de la cita con Al Asad, Annan se entrevistó con el dirigente de la oposición interna Abdelaziz al Jayer, a quien le reconoció que "su misión le llevará tiempo", según explicó a Efe el propio cabecilla del opositor Consejo de Coordinación Nacional.

Annan le puso al día de los detalles de su misión, apuntó Al Jayer, que calificó el encuentro, que duró 50 minutos, de "oportuno".

Según Al Jayer, en estos momentos no es posible un diálogo con las autoridades, aunque hay que trabajar para que lo sea en el futuro.

Para ello, "el régimen debe cesar los ataques contra los civiles" y permitir la llegada de ayuda humanitaria y médica a las zonas en desastre, además de liberar a los prisioneros políticos, enumeró el opositor, que destacó que debería juzgarse a quienes tengan las manos manchadas de sangre y a los corruptos.

Cuando estos puntos se cumplan, "podremos sentarnos a dialogar", dijo Al Jayer.

Mientras Annan visitaba Siria, en El Cairo el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, acordaba con sus homólogos árabes un plan de cinco puntos para solucionar la crisis siria, que va a ser presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU .

La propuesta contempla el cese de la violencia, "sea cual sea su origen"; la creación de un mecanismo neutral que supervise un alto el fuego y la no intervención extranjera, explicó el propio Lavrov en una rueda de prensa.

También, estipula la llegada de ayuda humanitaria "sin obstáculos" y el respaldo a la misión de Annan para lanzar un diálogo entre Damasco y la oposición, basado en las resoluciones de la ONU y la Liga Árabe.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, adelantó que la iniciativa será presentada al Consejo de Seguridad de la ONU en un nuevo intento de sacar adelante una resolución.

"La situación es complicada y difícil, la Liga Árabe no puede imponer más medidas. Con Rusia y China podemos ir al Consejo de Seguridad, es lo máximo que podemos hacer", dijo Al Arabi.

La fórmula presentada hoy es parecida al plan chino aceptado hace tres días por el régimen de Damasco, que incluye puntos similares.

En el pasado, "nosotros llevamos el asunto (de Siria) al Consejo de Seguridad y no se aprobó por el veto, ahora intentamos superarlo y llevarlo de nuevo mediante la coordinación con todas las partes, incluida Siria", recordó el responsable panárabe.

Al Arabi se refería al veto ruso y chino del pasado 4 de febrero a una resolución que apoyaba un plan de transición de la Liga Árabe, que proponía, entre otros, que Al Asad cediera los poderes al vicepresidente.

Moscú rechazó ayer, viernes, el nuevo proyecto de resolución sobre Siria propuesto por Estados Unidos para su aprobación en el Consejo de Seguridad de la ONU, porque no llama a ambas partes en conflicto a dar pasos para el cese de la violencia.

Mientras, la violencia continúa en Siria, donde al menos 63 personas murieron hoy por la represión de los seguidores del régimen, denunciaron los opositores Comités de Coordinación Local.