Alemania considera que las infecciones han sido por "mala suerte"

Alemania considera que las infecciones han sido por "mala suerte"
Alemania considera que las infecciones han sido por "mala suerte" |Telemadrid

La Oficina de Protección del Consumidor de Baja Sajonia considera que la explotación de esa misma región foco de la infección de 'E. coli' ha tenido "mala suerte" y descarta sanciones y acciones legales contra sus responsables porque cumplían con toda la normativa en vigor respecto a sus cultivos de brotes de semillas.

"Hasta ahora toda la investigación demuestra que la granja es impecable. Es higiénica y cumplía con toda la normativa", ha afirmado el portavoz de la Oficina, Gert Hahne.

"Lo mires por donde lo mires, no hay ningún fallo de la granja ni base legal alguna para responsabilizarles", ha señalado Hahne en declaraciones telefónicas. "No puedes castigar a alguien por tener mala suerte", dijo.

La bacteria ha causado hasta el momento 31 muertes y una crisis en el sector hortícola español, al que se apuntó en un primer momento como origen de la enfermedad.

La granja en la que se ha localizado el origen de la infección, ubicada en el norte de Baja Sajonia, continúa clausurada, pero los investigadores siguen analizando unas 500 muestras para descartar otras fuentes

Denuncian la lentitud del sistema de alerta ante infecciones en Alemania

Las denuncias en Alemania de posibles casos de infecciones epidémicas por parte de las clínicas u hospitales afectados tardan hasta una semana en llegar al Instituto Robert Koch de virología en Berlín, revela hoy el experto en sanidad del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), Karl Lauterbach, en el dominical "Bild am Sonntag".

Las denuncias llegan, siempre por correo ordinario, en primer lugar a la oficina de sanidad local, que las tramita a la oficina sanitaria del estado federado afectado y esta las hace llegar después al Instituto Robert Koch, responsable en Alemania de la lucha contra enfermedades de carácter epidémico.

"Las clínicas deberán en el futuro denunciar esos casos por correo electrónico directamente al Instituto Robert Koch", exige Lauterbach, quien subraya que el brote de la variante agresiva O104 de la bacteria "E. coli" tendrá consecuencias muy graves para numerosos afectados por la enfermedad, que ha causado hasta ahora 32 muertos en Alemania y 1 en Suecia.

"Unos 100 pacientes han sufrido daños renales tan fuertes que necesitan un trasplante o se verán obligados a someterse a diálisis periódicas de por vida", subraya el experto en Sanidad del SPD, quien advierte de que "en el futuro volverán a producirse nuevas infecciones de 'E. coli' en Alemania", .

El propio ministro federal de Sanidad, Daniel Bahr, reconoce en el mismo rotativo la necesidad de mejorar el sistema de alerta y la cadena informativa para evitar que se repitan casos iguales.

"Una vez que remita el brote de 'E. coli' los estados federados y la federación deberán valorar conjuntamente el trabajo realizado. Considero muy importante el flujo de información entre las instituciones implicadas", señala Bahr, quien anuncia que el sistema de alerta será revisado.

Por su parte, la ministra federal de Agricultura y Defensa del Consumidor, Ilse Aigner, anuncia en el dominical "Frankfurter Allgemeinen Sonntagszeitung" consecuencias para el sistema de control alimenticio.

"He pedido a las autoridades de los Länder que verifiquen en todo el país a los productores e importadores de semillas germinadas y sus productos. Inclusive las importaciones de semillas desde el extranjero", señala Aigner.

El anuncio de la ministra se produce después de que los contraanálisis del Instituto Robert Koch confirmaran ayer que el origen de la infección se encuentra en una granja de cultivo biológico de semillas germinadas en la localidad de Bienenbüttel, en el norteño estado federado de la Baja Sajonia.

Aunque el foco original de la infección ha sido localizado en ese punto, las autoridades sanitarias alemanas desconocen aún en parte la cadena de distribución de los brotes vegetales hasta los afectados y como llegó la bacteria a la empresa.

El dominical "Bild am Sonntag" afirma, en base a datos de las autoridades sanitarias germanas, que el brote de "E. coli" ha causado unos 4.000 enfermos en Alemania, de los que mas de 750 sufre el peligroso síndrome urémico hemolítico (SUH), que provoca graves daños renales y cerebrales.

Asimismo señala que la alerta contra el consumo de pepinos, tomates y lechugas, ya levantada y que fue dictada por las autoridades sanitarias alemana, ha causado pérdidas de más de 600 millones de euros a los agricultores en toda Europa.