Un avión de Aeroméxico se estrella después de despegar desde Durango, sin dejar víctimas mortales

Un avión de la aerolínea Aeroméxico se ha estrellado este martes poco después de despegar desde el aeropuerto de Durango (norte), según ha confirmado la propia compañía, un suceso que se ha saldado sin víctimas mortales, según las autoridades. Las autoridades mexicanas han informado al consulado de España en Monterrey de que hay un ciudadano español entre los heridos. Se trata de, José Manuel Pulgar, un hombre de 42 años natural del municipio asturiano de Lena, que está siendo atendido por las autoridades sanitarias mexicanas.

"Lo que más nos alienta y nos compromete es que ninguna persona haya perdido la vida. Queremos atender y orientar a las familias que así lo requieran y estaremos dando seguimiento en cada uno de los hospitales para garantizar que las 103 personas que iban a bordo del avión puedan tener la atención necesaria", ha explicado el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, durante una rueda de prensa.

El vuelo 2431 cubría la ruta entre Durango y Ciudad de México. El avión despegó del Aeropuerto Internacional Guadalupe Victoria a las 15.08 horas (hora local).

Testimonios recogidos entre los supervivientes inmediatamente después del accidente confirman que la mayoría logró salir por su propio pie del avión, un Embraer 190, antes de que la nave se incendiara.

UN MINERO ASTURIANO ENTRE LOS HERIDOS

El herido español en México es un minero asturiano que volvía de vacaciones, según ha informado TPA Noticias. Pulgar debía incorporarse en pocos días a su trabajo en el pozo Nicolasa, de Hunosa, en Mieres, y viajaba solo ya que tanto su mujer, de nacionalidad mexicana, como sus dos hijos, de ocho y cinco años, iban a prolongar su estancia en el país azteca.

Su hermano, Adriano Pulgar, ha señalado a la televisión autonómica asturiana que disponen de muy poca información sobre su estado, pero que les han señalado que se encuentra bien aunque "un poco magullado" y que permanece ingresado en un hospital militar a la espera de que le realicen nuevas pruebas médicas.

Hace unas horas, el gobernador del Estado de Durango, José Rosas Aispuro, ha informado de que los 18 heridos del accidente del avión de Aeroméxico que permanecen hospitalizados evolucionan favorablemente.

"En los hospitales se ha atendido a la mayoría de los pasajeros, ahora prácticamente todos han recibido el alta y muchos no necesitan ser hospitalizados", ha explicado el gobernador, que ha señalado que al menos 49 continúan en observación y que dos niños han sido atendidos tras sufrir quemaduras.

El piloto, por su parte, tuvo que ser sometido a una cirugía de emergencia por una lesión cervical y se encuentra estable. "La autoridad responsable será la que determine en su momento cuáles fueron las causas de este accidente. Los aeropuertos están abiertos y los vuelos se han retomado de forma normal", ha aseverado.

FUERTES RÁFAGAS DE VIENTO

"Estamos trabajando para recabar información adicional y proporcionaremos más detalles en cuanto estén disponibles y sean confirmados. Nuestra prioridad es garantizar la seguridad de los clientes y tripulación a bordo y nos encontramos trabajando para ello", ha recalcado Aeroméxico.

En relación con las posibles causas del incidente, el gobernador ha señalado que "desde la torre de control se detectaron fuertes corrientes de viento, que pudieron causar el accidente". No obstante, ha insistido en que no quiere "adelantar juicios ya que debe ser la autoridad competente la que determine las causas".

La empresa Grupo Aeroportuario Centro Norte, que opera la terminal aérea de Durango, anticipó que "según versiones preliminares" el accidente pudo haber sido ocasionado por "condiciones climáticas adversas" que prevalecían en la zona.

"El avión no alcanzó a despegar, lo agarró una corriente muy fuerte", declaró a la televisión mexicana un pasajero de unos 60 años que viajaba en primera clase y uno de los primeros en salir.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha recalcado que ha dado orden a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), el Sistema Nacional de Protección Civil (SEGOB) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes "para que colaboren en la atención del percance aéreo ocurrido en Durango". "Hago votos para que la tripulación y la totalidad de pasajeros se encuentren bien", ha añadido. "Al momento, afortunadamente no hay reporte de víctimas fatales. Toda mi solidaridad y deseos de pronta recuperación para los heridos", ha señalado en Twitter.