Gómez y Lissavetzky apoyan el "envejecimiento activo" y "ocio" de mayores en una paellada con Jubilado de Moratalaz

Elecciones 2011 Madrid

| 19.05.2011 - 19:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general del PSM y candidato del PSM a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, el candidato a la Alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky, y Antoine Candelas, el jubilado de Moratalaz, se han reunido este jueves con mayores en una paellada que se ha celebrado en el barrio de San Blas, donde han apoyado los servicios públicos de calidad, "el envejecimiento activo" y el ocio de los mayores, que son esos "jóvenes que han nacido antes" y no una "rémora" para la sociedad.

"Estoy en política para que la gente pueda ser por lo menos un poquito más feliz", ha afirmado Gómez durante el acto, donde ha afirmado que la sociedad "tiene una deuda" con los mayores", que tanto Lissaveztky como él quieren saldar. "Es imposible devolver todo lo que han aportado, pero sí es posible devolver un poquito, y un poquitos más", ha aseverado el socialista, que ha querido hacer un "reconocimiento" a los abuelos "que han dedicado su vida a los suyos".

El acto ha estado amenizado por las canciones del jubilado de Moratalaz y sus éxitos 'Espe o Tomás', o sus estrofas que dicen que claro que "para Espe la vida es bella" porque no "creció plebeya", y que piden el voto para 'Tomás' y también se han escuchado pasodobles. De hecho, Gómez ha instado a los presentes a enseñar "pasodoble cruzado" a Lissavtezky, como se lo enseñaron a él.

"Lo que hacemos en la vida" es lo que nos define

Durante su intervención, Gómez ha defendido que cada uno tiene una historia y que "lo que hacemos en la vida" es lo que nos define, razón por la que "cada uno es preso de su pasado" y el "aval que tiene es lo que ha hecho en el transcurso de su vida".

"Es muy importante la dependencia, los centros de día, pero también los programas de ocio", ha defendido Gómez, que delante del centenar de mayores con los que posteriormente se ha hecho fotos, ha defendido los programas de ocio porque "es importante que cuando llega la edad de jubilación uno pueda hacer muchas cosas que no se han hecho" en la vida porque se estaba trabajando.

La intervención del líder del PSM ha contado con parte de narración y en la primera de las anécdotas ha citado una expresión con la que una de sus concejalas en su etapa como alcalde de Parla denominaba a los mayores, que son esos "jóvenes que han nacido un poco antes". "Si de alguien he aprendido valores, cosas, es de los mayores que me han rodeado", ha aseverado el líder socialista, que ha dicho que no sólo ha aprendido pasodobles y cha cha chá.

La última anécdota ha llevado a los presentes a Lloret de Mar, adonde fue él como alcalde a comprobar cómo se encontraban los mayores que habían viajado a la ciudad de mar con el Consistorio.

Según ha relatado, dando una vuelta por el paseo marítimo se encontró con una pareja de octogenarios. Estaban llorando y él preguntó si había algo mal, si les trataban mal, estaban disconformes con el hotel o no les gustaba la comida. Ellos respondieron que lloraban porque era la primera vez que veían el mar en su vida.

"El envejecimiento no es un problema"

Por su parte, el candidato a Alcalde de Madrid ha dicho a los mayores nada más comenzar que "el envejecimiento no es un problema", sino "un éxito personal y colectivo".

Lissavetzky, que ha apostado por el "envejecimiento activo", ha reclamado un trato "justo" para los mayores y ha considerado que "la sociedad tiene que ser para todas las edades". Por ello, ha abogado por rechazar la idea de que los mayores son una "rémora" para la sociedad y ha sostenido que "las personas mayores son ciudadanos de pleno derecho".

"No sois una rémora, ni meros receptores de gasto social, sois ciudadanos de primera, que en ocasiones, tenéis que sumir importantes responsabilidades", ha aseverado el candidato a alcalde de Madrid. Lissavetzky ha apuntado que este país "se ha levantado con el esfuerzo colectivo tras una terrible dictadura" y ha considerado que los que aún no son mayores son "unos privilegiados" en comparación con los mayores actuales debido a la historia que han vivido.

Para ellos, ha propuesto diferentes cosas como un plan municipal de envejecimiento, la reforma del consejo regional de personas mayores, la creación de 27 nuevos centros municipales de mayores y la reforma de otros cinco. Además, ha apostado por reformar los estatutos de los centros municipales para que no se trate a los mayores como si fueran pequeños.

Lissavetzky ha indicado que están "descontentos con el Ayuntamiento de Madrid" para el que los mayores son "invisibles", ya que al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, "no le cuesta en absoluto recortar el dinero que se destina a estas tareas" y ha denunciado que en Madrid hay 24.000 mayores con "malnutrición", hecho que quiere "combatir".

Por último, el candidato ha mostrado su apuesta por la construcción de centros de noche, unidades sociosanitarias y dar respuestas integrales a las personas mayores, al mismo tiempo que ha reclamado aumentar el número de trabajadores sociales.