El turismo no crecerá este verano pero igualará las cifras récords de 2017

El turismo español ha ralentizado su crecimiento y aunque el sector hotelero espera un buen verano sus previsiones apuntan a que no se superen las cifras récords de 2017, debido a un descenso de la demanda extranjera que se verá, no obstante, compensado por un incremento de la nacional. El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turístico (Cehat), Juan Molas, ha explicado hoy, en una rueda de prensa, que la disminución de la llegada de turistas de los dos principales mercados emisores de España, el Reino Unido y Alemania, se debe al crecimiento de países competidores en el Mediterráneo como Egipto, Turquía o Túnez.

El presidente de la Cehat ha aclarado que los datos "no son malos", pero es muy difícil mantener la tendencia alcista, sobre todo tras la "extraordinaria" temporada estival de 2017.

El sector ya venía advirtiendo que el seguir creciendo al ritmo de los últimos años era "altamente improbable" y el objetivo ahora es mejorar los ratios de gasto por turistas y su satisfacción, ha agregado.

En la misma línea, el secretario general de la patronal, Ramón Estalella, ha subrayado que, tras tres años de fuertes crecimientos, el hecho de que haya estabilidad no significa que le vaya a ir mal a España.

Según Estalella, la estancia media se va a mantener este verano, subiendo un poco la de los españoles, y los precios bajarán ligeramente.

La rentabilidad se verá mermada con respecto a las temporadas pasadas, debido al incremento de costes, sobre todo laborales.

Asimismo, la oferta de plazas hoteleras no está creciendo mucho, aunque se están abriendo aún algunos hoteles en destinos como el País Vasco, La Rioja, Menorca, Valencia o Tenerife, y, en cambio, hay un enorme movimiento para la remodelación.

CATALUÑA SEGUIRA A LA CABEZA DEL TURISMO EXTRANJERO

Molas ha detallado que Cataluña seguirá siendo la comunidad autónoma con mayor número de turistas extranjeros, seguida de Canarias, Baleares, Andalucía, Madrid y Valencia.

Ha destacado la buena evolución turística de ciudades como Granada, Córdoba, Sevilla, Málaga, Toledo, Salamanca, Valladolid, Burgos, Valencia, Bilbao o San Sebastián, entre otras.

En términos generales, todas esas ciudades, tanto de costa como interior, muestran crecimientos y se espera que tengan buenos resultados turísticos en 2018.

En cuanto a Cataluña, la situación política "no está afectando a la temporada turística vacacional" en las zonas tradicionales de la costa, aunque sí ha tenido un impacto en el turismo de Barcelona.

Aunque la ocupación, en lo que va de año, se sitúa hasta seis puntos por debajo del ejercicio pasado, hay que tener en cuenta que éste fue de récords turísticos, pero si se compara con las cifras de 2016, hay un empate, ha recalcado.

Respecto al turismo británico, los hoteleros piden al Gobierno que, en otoño, se lleve a cabo una campaña en el Reino Unido, no tanto de promoción, sino de comunicación, que enfatice aspectos como el aprecio, la simpatía y el reconocimiento que siente España por su fidelidad, para intentar minimizar las consecuencias negativas que puede tener el 'brexit'.

IMPACTO NEGATIVO DE LAS HUELGAS DE TRANSPORTE AÉREO

Por otro lado, Molas ha alertado de un impacto negativo que puedan tener este verano las posibles huelgas convocadas en Ryanair o el personal de tierra de los aeropuertos españoles si, además, se suman a ellas nuevas protestas de los controladores franceses, sobre todo del centro de control aéreo de Marsella, aunque ha matizado que, de momento, no ha habido ninguna anulación de reservas por este motivo.

A su juicio, la ley de huelga se tiene que regular de forma clara y contundente, sobre todo en el caso de servicios estratégicos, por lo que el sector reclama medidas en este sentido y un debate en el Congreso de los Diputados.

Para Molas, esta costumbre de convocar huelgas en periodos de alta demanda vacacional con el objetivo y la excusa de obtener mayor repercusión en la imagen, "pervierte el objetivo mismo del derecho de huelga".

APARTAMENTOS TURÍSTICOS ILEGALES Y "TURISMOFOBIA"

Otro tema que preocupa al sector son las viviendas turísticas "ilegales y piratas" y Molas espera que ésta sea la principal cuestión que aborde el Gobierno central este miércoles con las administraciones autonómicas, en una conferencia sectorial del turismo, para buscar una normativa lo más homogénea posible en el territorio nacional.

La vivienda turística es "un caos" y el primer problema del turismo en España, generando en algunos destinos "la mal llamada turismofobia", ha lamentado. Estas viviendas "ilegales y piratas" deben cumplir las leyes de regulación, las fiscales, las laborales y las de control del cliente, ha abogado.