Los sindicatos quieren que el 14N haya un "giro radical" de la política

Los sindicatos CCOO, UGT, USO, CGT e Intersindical quieren que la huelga general del 14 de noviembre (14N) suponga un "antes y un después" en la política "errática" del Gobierno. Este es el principal objetivo que se han marcado hoy, poco después de registrar la convocatoria del paro general en el Ministerio de Empleo.

La entrega se ha hecho esta mañana en el registro del Ministerio de Empleo por parte de los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo; de UGT, Cándido Méndez; de USO, Julio Salazar, y de CGT, Jacinto Ceacero, así como Juan Clemente, de la Interconfederal. Tras su registro han comparecido ante los medios detrás de una pancarta con el lema de la huelga "14N Nos dejan sin futuro. Hay culpables. Hay soluciones. Huelga general".

Los dirigentes sindicales han estado acompañados de un centenar de delegados de sus respectivas centrales, quienes han gritado "Así, ni un paso atrás, contra la reforma laboral, huelga general", "Esto nos pasa por un Gobierno facha", "Rajoy capullo lo público no es tuyo".Toxo ha aprovechado para criticar a los que, en referencia al sindicato de funcionarios CSI-F, se han descolgado de la huelga.

Al respecto, ha recordado que ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el reglamento que permite a las administraciones, los entes y los organismos públicos a despedir a su personal laboral si están en situación de déficit, lo que Toxo ha calificado de "último despropósito" del Ejecutivo. Ayer se concretó la "aceleración" de la "destrucción" de empleo público, por lo que ahora se "entiende menos" a quienes no han secundado la huelga, ha asegurado Toxo, quien ha añadido que el conflicto con el Gobierno se mantendrá abierto más allá del 14N.

Toxo, que preside la Confederación Europea de Sindicatos (CES), ha recordado que la huelga en España se enmarca en la jornada de acción europea y solidaridad que la CES ha fijado en toda la UE el 14 de noviembre. El dirigente de CCOO ha explicado que ese día habrá una huelga en toda la península ibérica (Portugal fue la primera en convocarla), que coincidirá con paros de cuatro horas en Italia y manifestaciones en todo el país.

Méndez ha destacado que en España se pedirá un "cambio radical" porque las políticas de recortes del Gobierno están afectando al 99 % de la población. Debido a que sólo un 1 % está protegida de la crisis es por lo que el 14N debe ser algo más que un paro laboral, una jornada de solidaridad y de exigencia de cambios de rumbo en una política que, ha avisado Méndez, lleva a España a la catástrofe económica y social.

El secretario general de UGT ha advertido también de que la administración general del Estado está reduciendo su déficit a coste de una disminución "brutal" del consumo y de un aumento "tremendo" del paro y de la inflación. De los expedientes de regulación de empleo en las administraciones Méndez, parafraseando a Bertolt Brecht, ha dicho que algunos pueden creer que con ellos no va porque no son personal laboral. Sin embargo, luego les tocará porque el Gobierno quiere reducir la administración a la mínima expresión, así como los servicios públicos que presta, ha considerado.

Salazar (USO) ha afirmado que el 14N es la "desembocadura" de un proceso de "escarnio social" que está sufriendo la población con unas políticas "aciagas" que están provocando mayores tasas de desempleo, pobreza y desigualdad social. Por ello, ha insistido en que la huelga debe ser también del consumo y no sólo laboral.

Ceacero (CGT) ha pedido que el 14N sea un grito "unánime" contra el presidente Mariano Rajoy, contra la canciller alemana, Angela Merkel, y la Unión Europea neoliberal que se ha impuesto, y que sirva para parar el país.

Clemente (Intersindical) ha resaltado que ese día hay que obligar al Gobierno a que "reconduzca" su estrategia de salida de la crisis, por lo que ha emplazado a la ciudadanía a "luchar", a "resistir" y a "plantar cara".