La prima de riesgo cierra en 387 puntos básicos después de superar los 400 por primera vez

La prima de riesgo cierra en 387 puntos básicos después de superar los 400 por primera vez

La prima de riesgo española, que representa el sobrecoste de invertir en la deuda nacional respecto a la alemana, batía este martes un nuevo récord desde la creación del euro al superar los 400 puntos básicos y llegar a alcanzar los 404 después de la apertura de la sesión, perjudicada de nuevo por la inseguridad y las dudas de los mercados sobre la economía estadounidense. Al cierre, la prima de riesgo se situaba en 387 puntos básicos, frente a los 374 del lunes. Mientras, la bolsa española se situaba en niveles de julio de 2010 tras perder el 2,18% durante la jornada.

En cuanto a la evolución de las obligaciones españolas a diez años, su rendimiento creció ocho centésimas y se situó en el 6,282 por ciento, con un precio del 94,395 por ciento, 57 centésimas inferior al de la víspera. La rentabilidad de la deuda alemana bajó casi cuatro centésimas y quedó al cierre en el 2,416 por ciento.

La situación del mercado estuvo condicionada, según los analistas, por diversos factores, como los malos datos de actividad industrial conocidos ayer en los Estados Unidos, China y Europa. También seguía pesando el miedo a que rebajen la calificación de la deuda estadounidense, a pesar del acuerdo para que la mayor economía del mundo evitara la suspensión de pagos.

La debilidad del crecimiento económico de los países periféricos europeos y la desconfianza de los inversores en su capacidad para devolver los préstamos (Merrill Lynch indicó hoy que no invertirá en deuda española e italiana) también incidieron notablemente en la evolución de la deuda en esta jornada.

Así, poco después de la apertura, la prima de riesgo crecía hasta 403 puntos básicos, máximo desde 1997, mientras que el interés de la deuda nacional a diez años avanzaba hasta el 6,4 por ciento.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aplazaba el comienzo de sus vacaciones para analizar la situación mientras se recibía el apoyo de la Comisión Europea, que indicaba, al igual que el Ejecutivo, que España no se encuentra en una situación para ser rescatada.

Con la ayuda de algunos inversores -se hablaba de que China estaba comprando bonos españoles- y la subasta de deuda en Bélgica, que colocó 2.750 millones en obligaciones a diez años, la situación se relajó, aunque al final de la jornada volvió a tensarse.

El ataque se extendió a Portugal, que mañana subastará entre 500 y 750 millones de euros de deuda a corto plazo. El rendimiento de la deuda portuguesa a largo plazo subió quince centésimas y se situó en el 10,736 por ciento.

Italia, la tercera economía de la zona euro, no fue inmune al acoso de los inversores. En medio de rumores de dimisión del ministro de Economía, Guilio Tremonti, y de reuniones para analizar la crisis entre las autoridades económicas, la deuda italiana aumentó su interés doce centésimas y se situó en el 6,12 por ciento, máximo desde 1997.

Por su parte, la deuda griega aumentó su rendimiento nueve centésimas, hasta el 14,537 por ciento, en tanto que los bonos irlandeses rebajaban su rentabilidad 23 centésimas, que se situaba en el 10,39 por ciento.

Mientras los inversores aguardaban a la votación en el Senado estadounidenses sobre el aumento del techo de gasto presupuestario, el rendimiento de la deuda a diez años de este país bajaba siete centésimas hasta el 2,67 por ciento.

El próximo jueves el Tesoro español celebrará una subasta de deuda en la que prevé colocar entre 2.500 y 3.500 millones de euros en bonos a tres años y en la reapertura de la emisión de una referencia de obligaciones a diez años con solo cuatro ejercicios de vida.

ZAPATERO TUVO QUE RETRASAR SU VIAJE A DOÑANA PARA SEGUIR DE CERCA EVOLUCIÓN ECONÓMICA

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hubo de retrasar su prevista salida a Doñana, donde disfrutará de unos días de descanso, para seguir más de cerca la evolución de los indicadores económicos, especialmente de la prima de riesgo.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha informado telefónicamente al líder del PP, Mariano Rajoy, de "los pasos" adoptados por el Ejecutivo ante la situación económica después de que la prima de riesgo haya superado el listón de los 400 puntos básicos. Zapatero ha llamado a Rajoy en torno a las 14.00 horas para ponerle al tanto de la situación y de los contactos que el equipo económico del Ejecutivo está manteniendo con los Gobiernos de Francia, Italia y Alemania, según han señalado fuentes de Moncloa.

Asismismo, Rodríguez Zapatero ha conversado telefónicamente con el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso y con el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

A lo largo de la tarde, Zapatero tambien mantuvo contactos con los portavoces de los grupos parlamentario. Tras su conversación con el presidente, el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep A. Duran i Lleida, aseguraba: "Después de la conversación, reconozco que la situación es gravísima. Creo que España no es en estos momentos el problema, sino que sufrimos las consecuencias de la situación en Estados Unidos y de la debilidad de la economía italiana, sin perjuicio de las propias debilidades de la economía española".

Duran subrayaba la necesidad de que las instituciones europeas "reaccionen inmediatamente implementando los acuerdos del último consejo extraordinario sobre Grecia" y de que el Banco Central Europeo "opere de tal forma que a corto plazo ayude a las deudas de países como Italia o España". "Las economías europeas no se podrán defender de los ataques especulativos sobre la deuda de alguno de los países hasta que no haya una emisión de bonos a nivel europeo", sostenía Duran.

LA BOLSA SE SITÚA EN NÍVELES DE JUNIO DE 2010 TRAS PERDER EL 2,18%

El parqué madrileño ha cerrado la sesión con una caída del 2,18%, que ha situado al Ibex 35 en la cota de los 9,114,9 puntos, el nivel más bajo desde el junio de 2010, arrastrado de nuevo por el temor a un empeoramiento de la economía global.

Las pérdidas de las bolsas internacionales y las ventas en el mercado de deuda condicionaron la caída del parqué español, que bajó el 2,18 por ciento y registró otro mínimo anual en 9.100 puntos, nivel desconocido desde el comienzo de julio de 2010.

Así, el principal índice de la bolsa española, el IBEX 35, perdió 203,30 puntos, equivalentes al 2,18 por ciento -la séptima mayor caída del año-, hasta 9.114,90 puntos.

La sesión terminó con sólo un valor en positivo, Gas Natural (+0,22%). El mayor descenso correspondió a Sacyr Vallehermoso (-6,36%), seguida de Gamesa (-6,26%) y Técnicas Reunidas (-5,51%).

En el sector financiero, Bankinter cedió un 3,45%, por delante de Banco Sabadell (-3,13%), Banco Popular (-2,92%), Banco Santander (-2,82%) y BBVA (-2,81%). Repsol YPF, por su parte, cayó un 2,3% y Telefónica, un 2,8%.

Las pérdidas anuales ascienden al 7,55 por ciento.

En Europa, con el euro a 1,42 dólares, las principales plazas europeas bajaban antes del cierre nacional: Milán perdía el 2,65 por ciento; París, el 1,5 por ciento; Londres, el 1,05 por ciento; Fráncfort, el 0,9 por ciento, y el índice Euro Stoxx 50, el 0,7 por ciento.