La rentabilidad de los bonos españoles marca un máximo de la era euro

La prima de riesgo española sigue cerca de los 530 puntos básicos
La prima de riesgo española sigue cerca de los 530 puntos básicos |Telemadrid

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, ha subido hoy un 0,09 % a pesar de que el bono de deuda a diez años se encarecía hasta registrar una rentabilidad superior al 6,8 %, su máximo desde la entrada en el euro.

El IBEX 35 ha cerrado en 6.523 puntos, lo que implica unas pérdidas del 23,86 % desde principios de año, mientras la rentabilidad del bono español a diez años alcanzaba su máximo desde la entrada en el euro y la prima de riesgo -que mide el diferencial entre este y el alemán- se situaba en 529 puntos básicos.

Todos los bancos que cotizan en el IBEX cerraban hoy en negativo después de que la agencia de medición de riesgos Fitch rebajara la nota de 18 entidades financieras españolas, en línea con la degradación la semana pasada de la nota de España. Los bonos españoles a diez años han marcado hoy un nuevo máximo desde la entrada en el euro al alcanzar una rentabilidad del 6,8 % en el mercado secundario apenas dos horas antes del cierre. Sólo el impulso de Telefónica, que sumó un 1,64% y protagonizó el mayor avance, salvó al Ibex del rojo. Iberdrola le siguió al sumar un 0,90%.

El Índice General de la bolsa de Madrid ganaba hoy un 0,08 %, con lo que reduce las pérdidas desde principios de año al 22,69 %.

La bolsa española comenzó la sesión con altibajos condicionada por la bajada de Wall Street en la jornada anterior y por las dificultades en el mercado de deuda, donde la prima de riesgo española abría de nuevo por encima de los 500 puntos básicos.

El riesgo país llegaba a los 530 puntos básicos después de que Fitch comentara que España no cumplirá los objetivos de déficit ni este año ni el próximo, un factor que perjudicaba a la bolsa española, igual que la caída del precio del barril de crudo de Brent, que se cotizaba a 97 dólares hoy.

Sin embargo, el IBEX se mantenía en positivo gracias a la Asociación Internacional de Permutas y Derivados (ISDA), que considera improbable que haya que pagar los seguros de impago de deuda españoles.

A esto se ha unido la confianza de la Comisión Europea en que la unión bancaria estará lista dentro de un año, el éxito de la subasta de deuda griega y la apertura en positivo de Wall Street.

Pero el selectivo español acababa decantándose por las pérdidas poco antes del cierre, lastrado por la caída de las exportaciones y del precio de las importaciones estadounidenses, la rebaja de Fitch, el encarecimiento de la deuda española y la debilidad del euro, que cotiza de nuevo por debajo de los 1,25 dólares.

Además, según los expertos, los inversores están a la espera de conocer los detalles de la ayuda a la banca española y el resultado de las elecciones griegas del domingo, donde podrían vencer los grupos políticos opuestos al rescate.

BONOS EN MAXIMOS

Los bonos han permanecido solo unos minutos por encima del 6,8 % y a las 16.40 horas se relajaban hasta el 6,74 % de interés.

A esta hora, la prima de riesgo española -que mide el diferencial entre la rentabilidad de los bonos alemanes y los nacionales- se situaba en 533 puntos básicos, 13 por encima del cierre de ayer.

Los bonos alemanes cotizaban al 1,41 % de interés a esta hora.

Tal y como explica el equipo de estrategia de Self Bank, parece que los inversores aún no tienen claro cómo interpretar la ayuda ofrecida por el Eurogrupo a España para recapitalizar la banca.

Además, los mercados también están pendientes de las elecciones griegas de este domingo, en las que podrían vencer las formaciones políticas opuestas a las condiciones del rescate.

El director mundial de inversiones de renta variable de Fidelity, Dominic Rossi, explica que en lugar de separar los problemas de la banca de los problemas soberanos, lo que hace esta ayuda es juntarlos más. Mientras los mercados de renta variable subieron en respuesta al anuncio del rescate, prosigue Rossi, el mercado de renta fija gubernamental ha reconocido rápidamente que la ayuda añade presión al riesgo soberano, lo cual se ha reflejado en la subida de los rendimientos de la deuda española a 10 años.

Además, esta inyección de capital ha de ir a través de las cuentas nacionales españolas, lo cual significa en realidad que el Gobierno se halla "atrapado", ya que añade 100.000 millones de euros, o cualquiera que sea la cantidad final, al nivel actual de deuda pública española.

Pese a que la rentabilidad del bono alemán a diez años también subía a lo largo de la jornada, hasta alcanzar el 1,361 %, la subida de la rentabilidad del bono español era más acusada y se situaba cerca de su máximo intradía, que alcanzó el pasado 25 de noviembre el 6,698 %.Tal y como señala el departamento de análisis de Bankinter, el foco empieza a dirigirse hacia Italia, único país de la zona del euro, junto con España, que veía como su riesgo país se ensanchaba en lo que va de sesión.

El sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda soberana italiana pasaba de 471 a 479 puntos básicos, en tanto que la de Portugal caía a 924 desde los 968 precedentes, y la de Grecia, pasaba de 2.764 a 2.755.

FITCH REBAJA EL RATING A 18 BANCOS ESPAÑOLES

Por su parte, la agencia de calificación Fitch ha rebajado el rating emisor a largo plazo de 18 bancos españoles, así como la calificación de viabilidad de 15 entidades, como consecuencia de la reciente decisión de la agencia de degradar en tres escalones la nota de España, hasta 'BBB' con perspectiva 'negativa'.

La calificadora de riesgos fundamenta su decisión en las preocupaciones respecto a un mayor deterioro potencial de las carteras de determinadas entidades, algo especialmente cierto en el caso de entidades muy expuestas al sector inmobiliario y de la construcción, y en el de aquellas con bajos niveles de capital.

Entre las entidades afectadas por la rebaja de la nota de emisión a largo plazo se encuentran CaixaBank, La Caixa, Bankia, Banco Guipuzcoano, Popular, Sabadell, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Banco Cooperativo Español, Kutxabank, Banco Mare Nostrum, Liberbank, Banco de Castilla-La Mancha, Unicaja Banco, Grupo Cooperativo Cajamar, Cajamar Caja Rural, Caja Laboral Popular, Caja Rural de Navarra, Caja Rural del Sur y Grupo Cooperativo Ibérico de Crédito.

Además, la agencia de calificación ha rebajado la viabilidad de Caixabank, La Caixa, Bankia y su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA), Sabadell, CECA, Banco Cooperativo Español, Kutxabank, BMN, Liberbank, Unicaja, Grupo Cooperativo Cajamar, Caja Laboral, Caja Rural de Navarra y Grupo Cooperativo Ibérico de Crédito.

"La crisis de la eurozona ha contribuido ha elevar la aversión al riesgo del mercado sobre la deuda española, lo que afecta al acceso de fondos y costes para todos los bancos españoles", argumenta Fitch, que además ya advirtió este lunes de que España no cumplirá sus objetivos de déficit público ni este año ni en 2013.

Precisamente, con el mismo argumento que utilizó para rebajar este lunes el rating de Santander y de BBVA a 'BBB+' (calidad aceptable) con perspectiva 'negativa', la agencia de calificación de riesgos prevé que la economía española permanezca en recesión este año y 2013, frente a las estimaciones que apuntaban a una recuperación a partir del próximo año.

Según esgrime Fitch, la "débil" actividad económica seguirá afectando al volumen de negocio, lo que presionará los ingresos de las entidades financieras, más aún ante las exigencias de capital para cubrir la exposición inmobiliaria. No obstante, deja claro que "algunas entidades son más vulnerables que otras".