La propuesta del mediador de Iberia reduce a 3.141 los despidos

El mediador en el conflicto de Iberia, Gregorio Tudela, ha presentado hoy una propuesta a los sindicatos y a la empresa que reduce de 3.807 a 3.141 los despidos previstos en el plan de ajuste de la compañía. La reducción de plantilla se haría entre 2013 y 2015 conforme al ERE 72/01, que prioriza las prejubilaciones, tal y como reclamaban los trabajadores, según el documento que el sindicato USO ha colgado en su web tras la reunión con Tudela en la Universidad Autónoma de Madrid (UAP).

El colectivo más afectado seguiría siendo el personal de tierra (2.256 frente a 2.735 en el ERE actual de la empresa), seguidos de los tripulantes de cabina de pasajeros (627 frente a 759) y pilotos (258 frente a 313).

El acuerdo serviría para "garantizar la viabilidad de la compañía" y al mismo tiempo mantener a Iberia "en la primera línea de las compañías aéreas", abordando proyectos de crecimiento y renovación de flota, indica el texto.

De aceptar la propuesta, los empleados que sigan en la compañía se verían afectados por una reducción salarial directa del 14 % en el caso de pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) y del 7 % el personal de tierra durante el periodo 2013-2015.

A partir del 1 de enero de 2016 se comenzaría a negociar posibles incrementos salariales "vinculados a la productividad y resultados" de la compañía.

La propuesta incluye también la renuncia a la revisión salarial ligada al IPC en 2012 y la congelación varios complementos durante todo el periodo, así como la eliminación de la paga de beneficios.

De forma complementaria, Tudela plantea un plazo de un mes para negociar medidas de mejora de la productividad, que en el caso de los pilotos pasarían por reducir la composición de las tripulaciones, aumentar el número de días de ocupación y horas de vuelo y reducir los tiempos de escala.

Para los TCP se trataría de revisar las reducciones de jornada en base a la antigüedad y aumentar también los días de ocupación y horas de vuelo, mientras que en el caso de los trabajadores de tierra se reducirían festivos, vacaciones y se estudiaría la "polivalencia" del personal.

Si en un mes no se llegara a un acuerdo sobre productividad, el ajuste salarial pactado aumentaría en cuatro puntos porcentuales.

Los negocios de mantenimiento y "handling", que IAG quería segregar, se quedarían en Iberia siempre y cuando se acuerde "una estructura de costes plenamente competitiva en el sector".

La firma del acuerdo implicaría que la dirección retirase tanto el ERE presentado el 12 de febrero como el procedimiento de descuelgue del convenio formalizado el 1 de marzo, mientras que los sindicatos desconvocarían las huelgas de forma "inmediata y definitiva".

En un plazo de seis meses desde la firma del acuerdo se procedería a la constitución de una comisión mixta que analizaría los resultados obtenidos.

TRABAJADORES Y EMPRESA SE REUNIRÁN ESTE JUEVES

Fuentes sindicales y de Iberia volverán a reunirse este jueves por la mañana. Ambas partes han coincidido en señalar que sería precipitado hacer una valoración de la propuesta, de una docena de folios, y que necesitan analizarla a fondo.

En este sentido, el director de Recursos Humanos de Iberia, José Luis Romero, ha dicho que, tras una lectura rapidísima del documento, no puede pronunciarse ni a su favor ni en contra, y ha señalado que cada parte lo estudiará individualmente esta tarde para formular mañana sus valoraciones y propuestas alternativas, a fin de poder intentar, si fuera posible, alcanzar un acuerdo.

No obstante, ha anticipado que el texto habla de aminorar los despidos y de que sean lo menos dramáticos posibles, además de algún ajuste salarial y de que "la gente que se queda tenga que hacer también un esfuerzo por ello y que la compañía sea viable de cara al futuro".

Romero ha afirmado que sería alejarse de la reforma laboral y aplicar el ERE vigente, lo que Iberia estaría dispuesta a contemplar, dependiendo del resultad global.

El presidente de Sitcpla, Antonio Escobar, ha explicado que el documento "toca muchísimas materias y surgen muchas preguntas y, en lugar de hacerlas desgranadas y estar deliberando horas y horas, es mejor que, como los buenos estudiantes, nos vayamos a casa y estudiemos y preparemos las preguntas para traerlas agrupadas".

Ha matizado que el texto "te deja preocupado porque tienes que transitar por él, pero si se confirma, el mediador habrá conseguido una parte de su trabajo".

Ha confirmado que, posiblemente, haya atenuación de las medidas, porque "la preocupación que nos dio en su momento el mediador era el trauma social que supone tener que mandar a una persona con la reforma laboral actual a la calle con una mano delante y una detrás".

El mediador ha hecho un trabajo que "vamos a ver si tiene encaje con una atenuación de los efectos de las medidas" y "vamos a ver cómo podemos transitar por ello, haciendo preguntas e incluso proponiendo alguna cosa y, si podemos dar alguna puntada más, tendremos bien cerrado el roto", ha concluido.

Por su parte, el portavoz del sector aéreo de UGT, Manuel Atienza, ha agradecido al mediador su labor que ha calificado de "encomiable" y ha adelantado que el documento contiene de todo (despidos, no despidos o productividad).

Es una propuesta de medicación en un conflicto que es "estudiable" e "integral", y como tal hay que estudiarla, y que evidentemente mejora la situación del ERE extintivo y de descuelgue del convenio en la que se encuentran los trabajadores de Iberia, ya que si no fuera así, no habría nada que estudiar, ha concluido.

El jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia, Justo Peral, ha comentado que el sindicato de pilotos estudiará con detenimiento y de manera constructiva el documento, para poder hablar mañana del tema y negociar, si hace falta, alrededor del mismo.

En su opinión, Tudela ha hecho un gran esfuerzo, pero, al tratarse de un proceso muy complicado, "seguro que hay que limar cosas porque en tan poco tiempo no se puede resolver algo que lleva arrastrando dos años, tres mediaciones y dos laudos", ha recordado.

ESCASOS PASAJEROS Y GRAN PRESENCIA POLICIAL EN T4 EN OCTAVO DÍA PAROS IBERIA

La T4 de Barajas presenta hoy un aspecto casi desierto, con escasos pasajeros y una fuerte presencia policial, en la octava jornada de huelga convocada en Iberia contra el ERE, que prevé 3.800 despidos. La octava jornada de paros ha provocado la cancelación de 89 de los 223 vuelos que la compañía tenía programados hoy en Barajas, por lo que sólo se realizarán 134, que, según Iberia, se operan sin incidentes destacables y con cumplimiento de los servicios mínimos.

A diferencia de lo sucedido en las jornadas de huelga anteriores, no se han registrado concentraciones de trabajadores y sindicalistas en la T4 del aeropuerto madrileño, ya que hoy había convocada una manifestación frente a la sede de la aerolínea en Madrid.

Según las previsiones, la próxima concentración de trabajadores en Barajas se celebrará el próximo viernes, coincidiendo con el último día de huelga convocada para esta semana.