Zapatero se reúne este jueves con Toxo, Méndez y Rosell para impulsar la negociación colectiva

Urge a un pacto de negociación colectiva al que aún le quedan flecos

Acuerdo para que la prórroga automática de los convenios colectivos se determine individualmente

Los sindicatos se reúnen con Zapatero (Telemadrid)

economia

| 12.05.2011 - 07:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cree "muy importante" que se culmine "cuanto antes" la reforma de la negociación colectiva y así se lo dirá esta noche a los dirigentes de la patronal CEOE y de los sindicatos CCOO y UGT, quienes le informarán de los avances logrados. Zapatero ha convocado en La Moncloa al presidente de la CEOE, Juan Rosell, y a los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, para que le informen de cómo van sus negociaciones y en qué fechan tienen previsto cerrar el acuerdo.

De esta reunión previsiblemente saldrá el compromiso de todos para agilizar la negociación de la reforma, que permitirá a las empresas adaptarse a las circunstancias económicas y reactivar la economía y la creación de empleo.

El vicepresidente primero y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalbaca, ya ha advertido de que la idea del Ejecutivo es que a finales de mes vaya al Consejo de Ministros la ley que incluya la reforma de los convenios colectivos.

La previsión de los sindicatos es que no podrá firmarse hasta después del 25 de mayo, cuando la CEOE ha convocado a sus órganos de dirección para que den su aprobación.

Al respecto, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha restado importancia a que la firma se produzca antes o después de las elecciones autonómicas y municipales, aunque ha considerado que "probablemente será después del 22 de mayo".

A pesar de los avances, todavía no existe un texto cerrado, según los distintos portavoces de los empresarios y los sindicatos. Entre los avances logrados, Toxo y Méndez han resaltado que se ha acordado con la CEOE que la prórroga automática de los convenios colectivos expirados (la llamada ultraactividad) se determine individualmente, en función de las características de cada convenio. Sin embargo, han eludido precisar durante qué horquilla de tiempo tendrá efecto la ultraactividad y han destacado que la idea es que cada empresa ponga un límite a esa prórroga para agilizar la negociación.

También hay consenso en que sean los convenios sectoriales y autonómicos los que vertebren la negociación colectiva, aunque hay divergencias sobre cómo va a actuar el de empresa.

Donde todavía no se ha desatado el "nudo", según el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, es en otro de los grandes temas que incluiría la reforma: la flexibilidad interna de las empresas para adaptarse a los distintos ciclos económicos.

La CEOE defiende que los empresarios puedan, ante situaciones adversas, modificar unilateralmente salarios, horarios e incluso el lugar del trabajo, a lo que los sindicatos se niegan y piden que ellos participen en esa toma de decisiones.

Paralelamente, los empresarios, los sindicatos y el Ministerio de Trabajo están negociando en otra mesa sobre las mutuas de accidentes de trabajo y sobre el absentismo laboral, donde también las partes dicen haber logrado avances. Éstos se materializarían en la presentación de una serie de enmiendas sobre las mutuas a la reforma de la Seguridad Social, mientras que en materia de absentismo la idea es crear un registro que elabore informes trimestrales para erradicar el que sea injustificado.

Entretanto, y a pesar de las flecos que quedan pendientes, los máximos órganos de dirección entre congresos de CCOO (el Consejo Confederal) y de UGT (el Comité Confederal) han autorizado hoy a sus negociadores a que firmen con la CEOE las distintas reformas siempre que se cumplan unos parámetros.

Éstos son que permita una mejor estructura, vertebración y articulación de la negociación; así como una mayor participación de los sindicatos a la hora de fijar la flexibilidad interna y que se potencien los mecanismos extrajudiciales para que se reduzcan las denuncias de los convenios en los tribunales.