UGT asegura que "no hay ningún problema" si no se firma un acuerdo con CEOE

UGT y CCOO enviaron ayer a CEOE su última propuesta: Subida salarial de entre el 1,8 y el 3% con cláusula de garantía

Cristina Antoñanzas: "UGT no va a firmar cualquier acuerdo"

economia

| 24.05.2017 - 13:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, ha asegurado hoy que no sería un problema que finalmente no se llegue a un acuerdo marco con la patronal sobre la subida salarial para 2017, ya que los sindicatos seguirán trabajando en la negociación colectiva sectorial. "No tenemos fecha límite (para llegar a un acuerdo). Si se firma un acuerdo que sirva para los trabajadores, de acuerdo, perfecto. Si no se firma no hay ningún problema, vamos a seguir trabajando en la negociación colectiva sectorial", ha afirmado en declaraciones a los medios previas a la reunión de su 2º Comité Confederal Ordinario.

Antoñanzas ha recordado que las negociaciones con la patronal para cerrar la subida salarial de 2017 -que los agentes sociales dejaron pendiente en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2015-2017- están estancadas y han quedado reducidas a un intercambio epistolar o "a través de los medios de comunicación". "UGT no va a firmar cualquier acuerdo", ha dicho la vicesecretaria general del sindicato, que ha añadido que "sobre todo" el acuerdo tiene que reflejar una subida salarial que permita recuperar poder adquisitivo a los trabajadores.

Ayer UGT y CCOO enviaron a la CEOE una carta con su última propuesta en la que mantienen su reclamación de una subida salarial de entre el 1,8 y el 3 % para 2017 con cláusula de garantía frente a la inflación.

Como ha comentado Antoñanzas, en la carta también reflejaron otras cuestiones que ya se habían hablado con la patronal pero que todavía no habían plasmado en el papel, que incluyen "un mayor protagonismo" de la mutuas en el tratamiento de las bajas traumatológicas de origen no laboral.

Esto se ha interpretado como un acercamiento a la reivindicación de la patronal de que sean estas asociaciones de empresas las que gestionen las altas y bajas de los trabajadores por incapacidad temporal, algo que no comparten los sindicatos y que, según ha dicho Antoñanzas, constituye una línea roja que en ningún caso se va a sobrepasar.

Antoñanzas ha explicado que la única concesión al respecto por parte de los sindicatos es permitir que "las mutuas puedan acelerar la rehabilitación de los trabajadores que sufran un accidente".

Ha confirmado que de la carta enviada ayer aún no han obtenido respuesta y ha asegurado que no descartan medidas de movilización para dar mayor fuerza a sus reivindicaciones en el ámbito de la negociación colectiva y el diálogo social (que incluye al Gobierno).

"El sindicato está fuerte", ha añadido Antoñanzas, que ha explicado que la reunión de hoy servirá para analizar la situación interna de UGT un año después del 42 Congreso Confederal en el que se renovó la cúpula y se reestructuró el sindicato.