Saracho ve a Popular abocado a una nueva ampliación de capital, pero no descarta una fusión

Ignacio Sánchez-Asiaín, nuevo consejero delegado de Popular

El Popular se desploma un 9,6% y sus acciones marcan un mínimo de 0,734 euros

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho

economia

| 10.04.2017 - 13:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de Popular, Emilio Saracho, ha asegurado que "merece la pena" luchar por la entidad y ha adelantado que el banco está "abocado" a realizar una nueva ampliación de capital para poder seguir adelante, sin descartar operaciones corporativas, "una posibilidad más" en aras de mejorar su situación actual. "Sé que vamos a necesitar capital, pero depende de cómo vendamos los activos y de cómo evolucione el negocio del banco", ha explicado durante su primera intervención ante la junta ordinaria de accionistas que se celebra este lunes en Madrid.

En esta convocatoria, el nuevo presidente ha reconocido que tanto los titulares de acciones del banco, como los empleados y los clientes de Popular está soportando "una presión significativa" desde hace algún tiempo, fruto de factores como el precio de los títulos, recomendaciones de analistas, posiciones cortas o calificaciones crediticias. Pese a todo, entiende que "merece la pena" luchar por el banco, pero ha puesto de manifiesto que la recuperación de la entidad solo será posible si se hace frente a las dificultades que traviesa "sin más dilación".

"Tenemos que actuar de manera rápida y decidida para identificar y atacar esas dificultades de una vez por todas, sin excusas y sin sentimentalismos", ha subrayado Saracho, quien ha asegurado que, para ello, necesitará tiempo, aunque "no mucho". Así, se ha comprometido a trabajar "sin descanso, con profesionalidad, altura de miras y eficacia" para sacar adelante a Popular, además de con transparencia, rigor en la gestión y comunicando al mercado todas las decisiones. En este punto, ha recordado que el pasado lunes la entidad anunció una corrección de las cuentas anuales de 2016 en cuatro aspectos concretos, algo de lo que la entidad no se siente orgullosa, pero que les permite evitar "alarmismos y sorpresas".

"Si en el futuro volviera darse una situación similar, puedo garantizarles que volveremos a actuar de la misma manera y pondremos los medios para que no se vuelva a producir en el futuro", ha advertido.

SOBREVIVIR SIN AYUDAS

Dicho esto, Saracho ha hecho un recorrido por la historia de Popular, un banco con una herencia "de la que sentirse orgulloso" y que ha conseguido sobrevivir a la mayor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial con sus propios recursos y con "cero ayudas monetarias". "Ni el banco las pidió ni nadie pensó que las necesitáramos", ha añadido.

El banco, que cuenta con un negocio inmobiliario que lastra su balance y con otro centrado en pymes que es rentable, se enfrenta ahora a un exigente entorno regulatorio que va a resultar "clave" para su futuro y para definir las alternativas estratégicas de las que dispone en este momento.

PROVISIONES DE 25.000 MILLONES DESDE 2007

"Nos encontramos en este momento con el capital más alto de nuestra historia, pero las elevadas exigencias regulatorias hacen que resulte suficiente, pero ajustado", ha puntualizado el directivo, quien ha detallado, además, que el banco ha dotado provisiones por 25.000 millones de euros desde 2007, un "esfuerzo" que previsiblemente tendrá que continuar en el futuro.

El presidente de Popular es consciente de que la entidad necesita "holgura" de capital sobre unos mínimos exigibles y disminuir el peso de los activos inmobiliarios "en un mercado en incipiente recuperación". "Si conseguimos estos dos objetivos, nos podemos centrar en el negocio propiamente bancario, que es lo que tenemos que hacer", ha agregado.

Saracho ha resaltado que "en ningún caso" puede imaginar la desaparición de Popular, pero ha reconocido que su situación actual requiere que se actúe priorizando y ejecutando estrategias para llegar el mejor resultado posible.

INTENSIFICAR LA DESINVERSION DE ACTIVOS

Respecto al negocio inmobiliario, el directivo ha avanzado que intensificarán las medidas para incrementar las ventas y explorarán mecanismos alternativos para continuar desinvirtiendo los activos inmobiliarios y dudosos. En la actualidad, Popular cuenta con 36.000 millones de euros brutos en inmobiliario, de los que un 46% ya está provisionado.

En cuanto al negocio principal, Saracho ha puesto en valor su fortaleza, pero ha afirmado que el banco necesita "urgentemente" alcanzar un nivel normalizado de beneficios para establecer "el camino y la velocidad" para seguir generando recursos financieros. "No creo en la generación de capital a través de estructuras complicadas", ha zanjado.

El 'primer espada' del banco ha recalcado que Popular también necesita desinvertir de aquellos negocios en los que no tiene capacidades para competir. En resumen, se ve obligado a equilibrar los rendimientos del negocio tradicional con el "riesgo inherente" a la desinversión de activos dudosos. "Debemos gestionar el banco de una forma muy ajustada para asegurar el cumplimiento de los ratios regulatorios con un calendario rígido", ha dicho.

AMPLIACION O VENTA

Tras esta exposición, Saracho ha señalado que Popular se ve abocado a realizar una nueva ampliación de capital para "seguir adelante", poder cumplir con los niveles de capital y tener los fondos propios suficientes para poder ejecutar su estrategia.

"Parece que el diagnóstico general es unánime: estamos abocados a aumentar capital para seguir adelante. Mi preferencia es que si acudimos al mercado, no solo sea para cumplir con los niveles de capital, sino para alcanzar un volumen de fondos propios que permita al banco la ejecución de su estrategia y competir en el mercado en igualdad de condiciones", ha subrayado.

LA INDEPENDENCIA, "UN VALOR HASTA QUE ES UNA CARGA"

Sin embargo, no se cierra a que la entidad pueda participar en una operación corporativa porque, según ha explicado, "la independencia es un valor hasta que es una carga".

Por ello, valorará "en su momento" todas "las alternativas creíbles" como una posibilidad más para garantizar el futuro del banco. "A lo largo de las diferentes rondas de consolidación de la industria hemos permanecido independientes. En mi opinión, esto es parte de nuestro valor diferencial, pero eso no significa que piense que una operación de este tipo en la que se reconozca el valor intrínseco de la franquicia de Popular no sea una opción", ha indicado.

SUS ACCIONES SE DESPLOMAN UN 9,6%

Las acciones de Popular se han desplomado un 9,6% este lunes, hasta los 0,734 euros, marcando un nuevo mínimo histórico después de que el presidente de la entidad, Emilio Saracho, anunciara que el banco está abocado a una nueva ampliación de capital, sin descartar operaciones corporativas.

Las palabras de Saracho se han unido al efecto que ha tenido en la cotización la rebaja de la calificación que el viernes dio a conocer S&P, situándola en 'B' desde 'B+', debido a que entiende que su posición de capital es "débil".

IGNACIO SANCHEZ-ASIAÍN, NUEVO CONSEJERO DELEGADO

El consejo de administración de Popular ha nombrado a Ignacio Sánchez-Asiaín nuevo consejero delegado de la entidad con efecto desde el próximo martes, 18 de abril, en sustitución de Pedro Larena, que renunció al cargo hace una semana. Así lo ha decidido el consejo de administración de la entidad durante una reunión celebrada después de la junta general de accionistas, que ha tenido lugar este lunes.

El nombramiento como consejero delegado de Sánchez-Asiaín, decidido por unanimidad, ha ido acompañado de su designación como vocal del consejo, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por otra parte, el consejo ha nombrado al director general adjunto al presidente de la entidad, Miguel Escrig, nuevo director financiero de Popular.

Además, el consejo del banco ha nombrado a Vitalino Nafría Aznar como consejero independiente en sustitución de Roberto Higuera, que abandona el órgano de gestión a petición propia.