Sacyr dice que sus demandas no son "ningún cuentito" y que están "bien justificadas"

España estudia "la posibilidad de que la ministra de Fomento se desplace en los próximos días a Panamá

El administrador del Canal de Panamá dice no haber tenido ningún contacto con el consorcio de empresas

Pastor se reunirá con Martinelli y el consorcio del Canal la próxima semana

economia

| 03.01.2014 - Actualizado: 22:17 h
REDACCIÓN

El portavoz de Sacyr, Pedro Alonso, ha asegurado este viernes que las demandas que ha realizado el consorcio que construye las obras de ampliación del Canal de Panamá para que se les paguen los extracostes derivados de esta obra "no son ningún cuentito" y están "muy bien justificadas".

Alonso, en declaraciones a la cadena SER, ha subrayado que el Gobierno panameño sabe que "todo lo que se ha hecho en la obra es necesario" y que se han pasado "muchísimas cosas" que no estaban en el proyecto que se entregó al consorcio para ser desarrollado.

El portavoz de Sacyr ha insistido en que el rechazo de todas y cada una de las reclamaciones que está realizando el consorcio por esa asunción de extracostes "que no les corresponde" está generando una "tensión de tesorería y liquidez" que hará imposible seguir con las obras si el asunto no se soluciona.

"El consorcio ha hecho decenas de reclamaciones, muy bien justificadas, y no se ha concedida ninguna. Se está creando una tensión de tesorería y liquidez que no se generaría si se admitieran algunas de las reclamaciones", ha explicado.

Alonso ha indicado que el proyecto original "no ha variado" pero que se han producido "elementos extraordinarios imprevistos" que no estaban en el presupuesto. En su opinión, lo más conveniente ahora es establecer "un diálogo, una negociación, a un nivel más ejecutivo", para que las reclamaciones del consorcio adjudicatario sean analizadas "una por una".

El portavoz de Sacyr ha negado que el anuncio de la suspensión de las obras sea una "medida de presión". "Si el proyecto no tiene liquidez, no habrá manera de seguir, queremos acabar las obras pero asumiendo cada parte su responsabilidad", ha insistido.

Preguntado por la intención del Gobierno español de intervenir en este asunto, Alonso ha afirmado que todas las ayudas para que la obra siga adelante y finalice "son bien recibidas", al tiempo que ha asegurado que esto no tiene por qué pasar factura a Sacyr, que sigue ganando contratos en el exterior porque cada obra es diferente.

EL ADMINISTRADOR DEL CANAL

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Luis Quijano, ha asegurado este jueves que no han tenido ningún tipo de comunicación con el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio liderado por Sacyr Vallehermoso y la italiana Impregilo, después de que dicho consorcio amenazara con suspender las obras de ampliación de la vía interoceánica.

Quijano, que valoró el apoyo del presidente panameño, expresó -en declaraciones transmitidas por Radio Panamá- que, en efecto, "no hemos tenido ningún tipo de comunicación ni positiva ni negativa". De paso, señaló que "nosotros no tenemos forma de justificar los montos que ellos (GUPC) han establecido".

GUPC reveló esta semana que no puede continuar la construcción del tercer juego de esclusas, obra en la que proyecta sobrecostos por 1.600 millones de dólares.

Al respecto, Quijano dijo a La Prensa que desconoce cómo GUPC ha llegado a esa cifra. "Habría que preguntarle a ellos" cómo llegan a esa suma, pues "no entendemos".

PANAMÁ DISPUESTA A HACER VALER SUS DERECHOS

El Gobierno panameño se ha mostrado dispuesto a hacer valer sus derechos para que la ampliación del Canal de Panamá sea culminada según lo dispuesto en el contrato por el consorcio a cargo, que ha amenazado con suspender la obra debido a "sobre costos" que cifró en 1.625 millones de dólares.

Las autoridades panameñas expresaron que esperan el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr, "recapacite en su propuesta de suspender" este mes la ampliación, ya que esa decisión significaría un nuevo retraso de la obra y también un perjuicio para los contratistas.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, dijo este jueves que España e Italia tienen una "responsabilidad moral" en el conflicto, por lo que exigirá a ambos gobiernos que hagan que las empresas española e italiana involucradas cumplan con el contrato. "

Yo voy a ir a España e Italia a exigirle a estos gobiernos, porque no puede ser que una empresa meta una cantidad enorme de sobre costos en una obra de ampliación, que es una obra de la humanidad, que cuando ellos licitaron pusieron un precio y ahora van a venir con el cuentito de que están subiendo los precios", declaró el mandatario.

Ante ese anuncio, el Gobierno de España dijo estar dispuesto a mediar entre Sacyr y las autoridades panameñas para resolver el conflicto contractual que amenaza la ampliación. "Yo le confirmé (a Martinelli) que efectivamente, el Gobierno español está dispuesto a mediar, que el Gobierno español ha estado siguiendo desde el primer momento muy de cerca este proceso, y ya incluso antes hemos estado intentando mediar entre las partes", dijo a Efe el embajador español en Panamá, Jesús Silva.

Explicó que el Ejecutivo español estudia "la posibilidad de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, o alguna personalidad del Gobierno se desplace en los próximos días a Panamá para intentar apoyar esta mediación que se está haciendo tanto desde la embajada como directamente desde España".

"Creo que hay posibilidades para el diálogo, y yo espero que se concrete en los próximos días", añadió el diplomático, que resaltó que la carta de preaviso enviada por el consorcio internacional es una "formalidad contractual".

El administrador de la ACP, Jorge Quijano, dijo que espera que en los próximos días el GUPC "recapacite en su propuesta de suspender la obra", porque lo conveniente tanto para los contratistas como para el Canal es "completar la obra dentro de lo pactado".