Rosell señala que el despido improcedente pasará a ser "una anomalía"

(archivo)

economia

| 12.02.2012 - 11:09 h
REDACCIÓN

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha valorado que la reforma laboral aprobada por el Gobierno permita "clarificar" las causas objetivas de despido para avanzar hacia que el despido improcedente quede como "una anomalía, algo residual".

En una entrevista en el diario El País, el presidente de la patronal afirma que la reforma es positiva, va en línea con los cambios que se han hecho en Europa e "introduce flexibilidad y estructura un mercado laboral que era tremendamente rígido".

"Nos deja lejos del radicalismo aplicado en Portugal y nos acerca a Alemania. Completa los pasos dados en 2010 y 2011 por el Gobierno de Zapatero", apunta.

Rosell reconoce que es una "reforma importante" pero niega que sea la de la patronal y reclama mayor flexibilidad.

"No es lo que hubiera hecho yo; pero lo hecho es importante. No podemos pedir que se pase de primera a quinta velocidad de una vez", apunta.

No obstante, Rosell rechaza que la obsesión del empresario sea despedir sino que lo que buscan es contratar.

Para el presidente de la CEOE, con la reforma se ha alcanzado "una fórmula intermedia" que deja a los agentes sociales un espacio muy grande para negociar y ante la que no ve "motivos suficientes" para la huelga.