Rosell pide sacrificios a las rentas altas y a los empleados públicos

Partidario de un acuerdo sobre moderación salarial, rechaza limitar los beneficios empresariales

Ve "arcaico" recuperar el Impuesto de Patrimonio

economia

| 06.09.2011 - Actualizado: 21:57 h
REDACCIÓN

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha dicho hoy que en momentos "excepcionales se deben hacer cosas excepcionales" y a quienes tengan las rentas más altas hay que pedirles sacrificios "como a muchos grupos sociales que tienen una serie de ventajas" que en el futuro "no se podrán aguantar".

Respecto a la fiscalidad de los más ricos, ha señalado en rueda de prensa que la "mesa" de los impuestos en España tiene cuatro patas: el IVA, el IRPF, donde iría el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto de sociedades y los impuestos especiales, a los que se añaden las cotizaciones sociales. "Podemos subirlos por un lado y bajarlos por otro" ha subrayado Rosell quien ha insistido en que "es más fácil jugar con el IRPF" y que el impuesto sobre el patrimonio va incluido en él.

Ha señalado que la CEOE está dispuesta a "hablar de lo que sea" en este sentido, pero no de un impuesto concreto, porque considera que subir o bajar determinados impuestos tiene ventajas e inconvenientes, y ha abogado por estudiarlo de forma "global"

Asimismo, ha pedido "sacrificio" a quienes tienen un puesto de trabajo "asegurado" y ha dicho que "en esa dirección debemos remar todos".

Ha añadido que los empleados del sector público tienen una serie de características distintas al del privado, como el derecho a escoger una pensión, sanidad, otros horarios y ventajas. En este sentido, ha subrayado que los empleados públicos "deben tener en cuenta que ahora en el sector privado hay gente que lo pasa mal" y especialmente quienes han perdido su trabajo.

MODERACION SALARIAL Y BENEFICIOS EMPRESARIALES

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha asegurado que los empresarios están dispuestos a firmar acuerdos con el actual Gobierno y con los sindicatos y ve "posibilidades" en temas concretos, como en la moderación salarial, pero sin limitar los beneficios empresariales.

"Estamos bastante de acuerdo", ha señalado Rosell en una rueda de prensa, donde ha recordado que las partes han hablado "largo y tendido", por lo que ve posibilidades de acuerdo ante una situación "gravísima" que no va a acabar "ni mañana ni pasado mañana".

Rosell no ha querido dar cifras concretas y ha resaltado la necesidad de ver cómo evoluciona la renovación de los convenios en lo que queda de año, la actividad económica y el IPC, aunque a la CEOE no le gusta que los salarios se liguen a la inflación.

Además, ha dicho que la moderación salarial no debe implicar una moderación en los beneficios, ya que los empresarios prefieren ganar más porque es una forma de poder reinvertir las ganancias en las empresas y pagar más impuestos. "Creemos que cuantos más beneficios mucho mejor", ha señalado Rosell.

En este sentido, ha recordado que en el año 2007 se produjo un récord en la recaudación del Impuesto de Sociedades porque los beneficios empresariales fueron muy elevados, aunque este año los ingresos serán un tercio de los recaudado en 2007, lo que supone unos 30.000 millones menos que podrían haber servido para pagar el desempleo.

De hecho, ha asegurado que los empresarios no quieren más beneficios para repartírselos, aunque los dividendos también suben, y ha recordado que las pequeñas y medianas empresas los utilizan para refinanciarse, uno de los principales problemas de las pymes en estos momentos.

Por otro lado, Rosell ha negado que la negociación de convenios esté bloqueada y ha asegurado que, hasta julio, se han renovado el 45% de los convenios frente al 33% que se había firmado en el año anterior. Además, se ha mostrado convencido de que se firmarán otros convenios "importantes" en las próximas semanas porque hay "voluntad" en las dos partes para que así suceda.

Preguntado por la última reforma laboral que elimina el tope de encadenamiento de contratos temporales, Rosell ha considerado que esta medida da cierta "seguridad" a los pequeños empresarios, que tienen "miedo" a volver a contratar a un trabajador temporal ante la obligación de hacerle un contrato indefinido. A su parecer, en momentos de "extrema necesidad y gravedad", como los actuales, hay que tomar este tipo de medidas porque, como dijo el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, es "preferible" un trabajador temporal que un desempleado.

En su sopinión, España solo superará la crisis si se llevan a cabo las reformas que todo el mundo tiene ya "perfectamente claras" y que hay que hacer "sí o sí", creyendo en lo que se hace y sin pensar que son cambios que vienen impuestos de fuera.

En concreto, Rosell se ha referido a las reformas fiscales, a la modernización del marco laboral, a la reforma del sistema educativo, de la Justicia y de la función pública. "No podemos perder más tiempo", ha señalado tras considerar que "ha llegado el momento de la verdad" y que España no lo puede desperdiciar.