Rajoy prepara el G20 junto a los líderes de la Unión

Barroso llevará al G20 el mensaje de que "el euro es irreversible"

Obama tendrá bilaterales con Calderón, Hu y Putin al margen del G20 en México

G20 (G20)

internacional

| 15.06.2012 - 11:55 h
REDACCIÓN

Una posición común sobre el futuro del euro. Es lo que han buscado esta tarde en una videoconferencia el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los líderes de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, son los países de la zona euro que van a participar la semana próxima en la cumbre del G-20.

La conferencia ha sido convocada por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. El próximo lunes y martes, en la la ciudad mexicana de Los Cabos, Europa busca acercar posiciones en un encuentro que en gran parte versará sobre el futuro del euro.

BARROSO LLEVARÁ AL G20 EL MENSAJE DE QUE "EL EURO ES IRREVERSIBLE"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, acudirá a la próxima cumbre del G20 en México con el mensaje de que "el euro y la Unión Europea son proyectos irreversibles", según un comunicado emitido hoy.

Barroso quiere dejar claro al resto de potencias mundiales que la Unión Europea (UE) "sigue determinada a dar todos los pasos necesarios para continuar en marcha, defendiendo la estabilidad y potenciando el crecimiento".

Así, añadió, se quiere dejar claro que "Europa no se muestra complacida con sus dificultades y es consciente de que se necesitan mayores esfuerzos".

Para Bruselas, "es necesario hacer contribuciones ambiciosas y responsables a fin de atajar los obstáculos al crecimiento y reducir los inaceptables niveles de desempleo, que hiere el tejido social y la dignidad de las personas".

El presidente del Ejecutivo comunitario ha emprendido viaje, tras mantener una videoconferencia con el resto de líderes europeos que participarán el lunes y el martes próximos en la reunión de Los Cabos (México).

OBAMA TENDRÁ BILATERALES CON CALDERÓN, HU Y PUTIN

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantendrá reuniones bilaterales con sus homólogos de México, Felipe Calderón, de China, Hu Jintao, y de Rusia, Vladímir Putin, al margen de la cumbre del G20, según anunció hoy la Casa Blanca.

Obama y Calderón, anfitrión de la reunión que comenzará el lunes en Los Cabos, se entrevistará antes del inicio de la cumbre para revisar los progresos en la relación bilateral, explicó en una rueda de prensa el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

A continuación Obama tendrá un encuentro bilateral con Putin para intentar avanzar hacia una "posición común" sobre el conflicto en Siria y el martes se entrevistará con Hu para repasar la situación de la economía global, agregó Rhodes.

Los líderes de los países de la eurozona que asistirán a la cumbre del G20 -Alemania, Francia, Italia y España-, preparan una reunión con Obama para analizar la crisis del euro, según informaron el jueves fuentes del Ejecutivo español.

Sin embargo, la celebración de esa reunión no está confirmada, según esas fuentes, y la Casa Blanca tampoco dijo hoy que se vaya a producir.

Estados Unidos acude al G20 a escuchar las propuestas de los países de la eurozona sobre cómo potenciar el crecimiento y estabilizar su sistema bancario, según indicó en la misma rueda de prensa Michael Froman, asesor para Asuntos Económicos Internacionales de Obama.

Pero la cita de Los Cabos "no será la palabra final sobre la zona euro", advirtió Froman.

Mientras, la subsecretaria de Asuntos Internacionales del Tesoro de EE.UU., Lael Brainard, reiteró que el acuerdo alcanzado para la recapitalización del sistema bancario español ha sido "un paso clave", pero anotó que todavía preocupa "la compleja situación política" en Grecia.

En cuanto a Siria, uno de los asuntos clave que tratarán Obama y Putin en su reunión bilateral, Rhodes recordó que ambos países tienen "sustanciales diferencias" sobre cómo solucionar el conflicto en esa nación.

EE.UU. sigue apostando por una transición política que, según Rhodes, implica "necesariamente" la salida del poder del presidente sirio, Bachar Al Asad, algo a lo que Rusia se ha mostrado reacia hasta el momento.

No obstante, Rhodes destacó que los esfuerzos de EE.UU. por mejorar la relación con Rusia han dado "resultados muy positivos" en campos como las sanciones a Irán y la cooperación para el desarme nuclear.