Rajoy se reúne con Merkel y Hollande para rebajar los recortes a España

España, que podría perder 20.000 millones de euros, batallará para limitar la rebaja

economia

| 22.11.2012 - 12:41 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunirá este jueves antes del Consejo Europeo de Bruselas con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, el primer ministro italiano, Mario Monti, y el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, según han informado fuentes de Moncloa. El tema central de esas reuniones bilaterales será el presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020 recortado debido a la crisis económica y que ha provocado críticas por parte de la mayoría de los mandatarios europeos, entre ellos Rajoy, que lo ha calificado de "inaceptable".

España podría perder con esas cuentas comunitarias casi 20.000 millones de euros en ayudas regionales y agrícolas y el Ejecutivo español acude a la cumbre de Bruselas dispuesto a dar la batalla contra la propuesta del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy.

El propio presidente del Gobierno podrá trasladar personalmente a Van Rompuy su malestar por el presupuesto comunitaria, ya que está previsto que ambos mantengan una entrevista --en torno a las 18.00 horas-- antes de que comience la cumbre de Bruselas.

BILATERALES PARA CONOCER LAS LINEAS ROJAS

Tanto el presidente del Consejo como el de la Comisión, José Manuel Duro Barroso, mantendrán a lo largo del día reuniones bilaterales con cada uno de los líderes europeos para conocer sus líneas rojas. La cumbre empezará formalmente a las 20.00 horas con una nueva propuesta de compromiso y podría prolongarse más allá del viernes si es necesario, según ha dicho Van Rompuy. Las posibilidades de acuerdo han aumentado en los últimos días gracias a la última propuesta de compromiso del presidente del Consejo Europeo.

Van Rompuy plantea un recorte de 80.000 millones de euros respecto al plan original de la Comisión (que ascendía a 1,033 billones de euros para siete años) en un intento de contentar a los contribuyentes netos. La propuesta ha logrado sus objetivos ya que incluso los países más duros, como Reino Unido, Suecia o Finlandia, consideran que va en la buena dirección, aunque reclaman todavía más reducciones.

EL CASO DEL REINO UNIDO

El primer ministro británico, David Cameron, acude a la cumbre "trabajando para el acuerdo", aunque pedirá nuevas disminuciones especialmente en el gasto administrativo en línea con el ajuste del 25%-30% sufrido por la propia administración británica, según fuentes diplomáticas.

Cameron "está dispuesto a decir que no" si no se atienden sus posiciones, que pasan además por defender el cheque británico. Pero Londres no prevé un veto en solitario frente a los otros 26 Estados miembros, sino que considera que estará acompañado de otros países como Suecia u Holanda. La lista de los autodenominados "países amigos de gastar mejor" se completa con Austria, Alemania, Dinamarca e Italia. Los dos últimos también han amenazado con el veto.

En contraste, los "amigos de la cohesión" -España, Eslovaquia, Bulgaria, República Checa, Croacia, Estonia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía y Eslovenia- consideran inaceptable el plan Van Rompuy por los recortes a la política de cohesión. También Francia se opone por la reducción de las ayudas agrícolas.

MAS AYUDAS PARA ANDALUCIA, GALICIA Y CASTILLA LA MANCHA

Rajoy peleará en la cumbre para que se limiten al máximo los recortes propuestos y para que las disminuciones se repartan de la forma más equilibrada posible entre los diferentes capítulos de gasto y no se concentren únicamente en las ayudas agrícolas y de cohesión, según ha dicho el secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo.

El Gobierno lamenta que la propuesta de Van Rompuy no tiene suficientemente en cuenta la situación de los países más afectados por la crisis. En particular, el reparto de fondos se calculará con los datos de renta 2007-2009, que todavía no reflejan plenamente el impacto de la doble recesión. Lo único positivo, según Méndez de Vigo, es que el presidente del Consejo Europeo ha ofrecido una cláusula de revisión. Rajoy también dará la batalla para que Galicia, Andalucía y Castilla-La Mancha -que el actual periodo son objetivo prioritario de la política europea de cohesión- mantengan al menos dos tercios de las ayudas europeas los próximos 7 años pese a que su PIB supera ya el 75% de la renta comunitaria. La última propuesta de Van Rompuy reduce el apoyo al 57% de los fondos actuales.

El Gobierno también reclama subvenciones específicas para Murcia, Canarias y Ceuta y Melilla. Y pedirá mejorar el trato a la Comunidad Valencia, Asturias y Castilla y León.