Rajoy dice que no habrá más ajustes, tampoco para los pensionistas

Rajoy niega que el Gobierno esté planteando una nueva reforma de las pensiones

Sostiene que "por primera vez en la historia, el IRPF tiene un altísimo contenido social"

Asegura que la recién aprobada reforma fiscal a quien más beneficia es a los pensionistas

Defiende la salud de la democracia y pide "no dar pábulo" a "discursos extremistas"

economia

| 24.06.2014 - 16:16 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy en el Senado que no hay ninguna nueva reforma del sistema de pensiones en la agenda del Gobierno y ha subrayado que no habrá más ajustes, tampoco para los pensionistas. Ha sido la respuesta de Rajoy en el Pleno del Senado a una pregunta del socialista Marcelino Iglesias sobre si el Ejecutivo está insinuando una nueva reforma del sistema de pensiones; Rajoy ha sido tajante: "Todo lo que teníamos que aprobar, se ha hecho".

También ha asegurado que la recién aprobada reforma fiscal a quien más beneficia es a los pensionistas, "porque baja los impuestos a todos".

El jefe del Ejecutivo ha recordado que, a partir de ahora, hay "unas reglas de juego establecidas" y aquí ha citado el modelo de sostenibilidad y una ley que dice que las pensiones no se podrán bajar, ni tampoco congelar.

También ha recordado que las pensiones crecerán como mínimo un 0,25 % y como máximo el IPC más el 0,50 %, según vaya evolucionando la economía. "Lo cual me parece razonable".

UNA REFORMA FISCAL DE FUERTE CONTENIDO SOCIAL

Sobre la reforma fiscal, Rajoy ha señalado que "por primera vez en la historia, el IRPF tiene un altísimo contenido social".

El presidente del Gobierno ha pedido al senador que "lea con atención" las ayudas que recoge el IRPF en materia social como deducciones por número de hijos, familias con personas a su cargo o con discapacitados.

Ha insistido en el "fortísimo contenido social" pero también en el hecho de que la reforma sirve para "el gran objetivo nacional" que es crear empleo, crecimiento económico y mejorar la competitividad.

El senador socialista ha expresado su satisfacción porque el Gobierno no piense en un nuevo ajuste de las pensiones y ha pedido que "si realmente hay margen" se dedique a los jubilados, "que tiene que elegir muchas veces entre comer y comprar medicinas".

El también portavoz del PSOE en la Cámara Alta ha puesto en duda el contenido social de la reforma y ha criticado que, por primera vez, las indemnizaciones de los parados tengan que tributar.

Iglesias ha puesto el ejemplo: "Un señor que se queda en paro con 60.000 euros de indemnización que va a cotizar el 47 %. Eso no me parece justo".

Por ello, ha explicado, que se trata de "un mundo al revés" en el que se hacen solo "gestos cosméticos" y ha calificado de "apresuradas" las medidas contenidas en la reforma fiscal.

Rajoy ha dicho no entender que el senador critique la bajada de impuestos cuando en esta misma Cámara se "quejó" de la subida de los tributos.

El presidente ha señalado que cuando el Gobierno subió los impuestos fue porque la situación del país no dejaba más margen y España hubiera sido objeto de un rescate. "Ahora que las cosas van mejor, hacemos lo que siempre nos pareció sensato y razonable: Una reforma fiscal y bajar los impuestos a los españoles".

NO DAR PÁBULO A DISCURSOS EXTREMISTAS Y RADICALES

Asimismo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido la salud que a su juicio tiene la democracia española y ha pedido "no dar pábulo" a discursos "extremistas y radicales" que todo lo ven mal porque esa imagen no se corresponde con la realidad del país, ha dicho. Rajoy ha respondido así a las críticas sobre la calidad democrática que le ha lanzado en el Pleno del Senado el portavoz de la Entesa pel Progrés de Catalunya, José Montilla, para quien es necesario que el Gobierno se tome en serio este asunto. "Lean, interpreten y entiendan los mensajes que nos envía la sociedad", le ha dicho.

Montilla ha censurado bastantes de las medidas tomadas por el Gobierno en lo que va de legislatura porque en su opinión contribuyen a ese "deterioro" de la democracia: la nueva legislación sobre seguridad, la reforma de la ley del aborto, las tasas judiciales, la limitación de la justicia universal, ha citado entre otras iniciativas.

Montilla ha admitido que la prioridad ahora es la economía, pero ha insistido en que todas esas medidas va conformando un camino hacia una menor calidad democrática del país que debería llevar al Ejecutivo a un cambio de rumbo. Por ejemplo, modificando a fondo la legislación de partidos políticos y cambiando el sistema electoral. "No ignoren la importancia de la complicidad de los ciudadanos", ha advertido al presidente.

"Claro que se puede mejorar la calidad democrática", le ha replicado Mariano Rajoy. "Pero tenemos que intentar ser todos justos al valorar lo que se hace. Y hay gente que hagan lo que hagan ustedes, o nosotros, siempre le va a parecer mal y sobre eso también deberían reflexionar ustedes", ha añadido.

El presidente ha pedido que no se caiga "en la tentación" de cuestionar constantemente la democracia española y ha defendido su salud y la estabilidad de sus instituciones. Como ejemplo, la sucesión en la Jefatura del Estado, que ha sido rápida y ordinaria y ya no se habla de ello, ha dicho.

CONSENSOS EN ASUNTOS "IMPORTANTES"

Ha defendido que en esta legislatura se han producido consensos entre partidos en los "temas importantes, en los que debe haberlos", como la política europea, exterior o el tema territorial, en el que espera "que siga habiéndolo en el futuro".

Sobre la reforma de la ley del aborto, le ha dicho a Montilla que fueron los socialistas con José Luis Rodríguez Zapatero quienes cambiaron la legislación de otro gobierno socialista de 1985 y que lo hicieron "unilateralmente", mientras que el PP mantuvo aquella norma en vigor.

Igualmente ha defendido la reforma de la justicia universal, porque a su juicio España no puede ser "el único país del mundo que persigue actividades delictivas en otros países". En este punto, ha expresado su satisfacción por el aval que ha recibido la reforma por parte de la Audiencia Nacional.

En cuanto a la situación de Televisión Española, Rajoy ha defendido que funciona "bien" y defiende el interés general. "Y debe de ser la primera vez en la historia que un Gobierno hace cambios en los medios de comunicación públicos, ustedes no lo han hecho nunca", ha ironizado sobre los cambios en la dirección del ente público.

"Poner en cuestión todo... Oiga, esta es una democracia avanzada", ha insistido. "Ponerlo todo en tela de juicio no conduce a ninguna parte, hay muchas cosas buenas, muy positivas en España de las que muchos españoles se sienten enormemente orgullosos", ha añadido.