París y Berlín coinciden en impulsar la inversión ante el bache económico

Schauble

economia

| 28.08.2014 - 19:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los ministros de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, y Francia, Michel Sapin, coincidieron hoy en la necesidad de impulsar la inversión en Europa ante los signos de ralentización económica vinculados a riesgos geopolíticos.

"Hay que mantener la línea" con los programas para favorecer las inversiones porque "ciertos riesgos geopolíticos están teniendo un papel muy importante actualmente" y "hay indicios de una ralentización económica", declaró Schäuble en una conferencia de prensa conjunta con Sapin al término de un encuentro en París.

Schäuble se mostró cauto ante los continuos mensajes de los responsables franceses que reclaman una flexibilización en el ritmo de reducción del déficit, como el propio presidente, François Hollande, que hoy estimó que eso se tiene que acompasar "con los objetivos de crecimiento y con la situación de cada país".

Hollande quiere que esa cuestión se aborde en una cumbre extraordinaria de la zona euro que quiere "en el plazo más breve" que debe centrarse en cómo evitar que el Viejo Continente quede al margen de la recuperación que están viviendo las otras grandes regiones del mundo.

El ministro alemán, sin negar de plano la posibilidad de negociar un nuevo plazo para cumplir los objetivos de disminución de los números rojos en las cuentas públicas (el Gobierno francés ya ha admitido que este año no cumplirá, lo que pone en entredicho que esté por debajo del 3 % del producto interior bruto en 2015), reiteró que "cada cual debe respetar las reglas".

Insistió en que "no hay que ser complaciente" y en que "no basta con hacer discursos. Tienen que ser seguidos de hechos".

Sapin, por su parte, se esforzó en puntualizar que el propósito de Hollande con una cumbre extraordinaria de la zona euro no es reclamar concesiones para Francia, sino "hablar de Europa, del bajo crecimiento, de la baja inflación".

"No se trata de hablar de uno u otro país, sino de Europa" porque cifras publicadas este verano muestran que "hay una cierta dificultad en Europa" con el crecimiento, añadió.

Los dos ministros hicieron hincapié en su consenso sobre el hecho de que -en palabras de Schäuble- "necesitamos reforzar tanto las inversiones públicas como las privadas" en Europa.

Explicó que en Alemania están particularmente preocupados por la forma de estimular las inversiones privadas y que su Gobierno está planteándose "cómo construir una nueva forma de titulización para mejorar las inversiones en las pymes".

Sapin afirmó que los 300.000 millones de euros del programa anunciado en julio pasado por el nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, "son cifras importantes, pero a la medida" del desafío que hay en Europa.

La cuestión -prosiguió- es que "no basta con presentar una cifra para tener resultados", sino que eso tiene que corresponder a dinero disponible y hay que aclarar su destino, algo para lo que los Gobiernos pueden establecer unas orientaciones. A su juicio, lo principal es "despertar la inversión privada".

Hollande, que por la mañana pronunció un discurso con sus prioridades en política exterior en el que dedicó un amplio espacio a la política europea, se quejó de que el euro tiene una cotización demasiado fuerte, y pidió al Banco Central Europeo (BCE) que asuma sus responsabilidades en ese asunto y en el mal funcionamiento de los canales de financiación de la inversión.

Preguntado sobre si creía que la moneda única europea está demasiado alta, Schäuble no se separó un ápice de su conocida ortodoxia.

Recordó que la regla en su país es que el ministro de Finanzas no toma posición en cuestiones monetarias "porque tenemos en alta estima el papel del BCE", cuyos estatutos fijan que su objetivo es mantener una inflación en torno al 2 %.

Pero sobre todo, incidió en que "los tipos de cambio deben formarse en los mercados, que son la expresión de la fuerza de las economías nacionales". Y a ese respecto, "resulta esencial que el vigor económico de los países de la zona euro se refuerce".

Los ministros de Finanzas de Francia y Alemania volverán a reunirse, junto a sus colegas de Economía, Emmanuel Macron y Sigmar Gabriel, respectivamente, antes del Ecofin informal que se ha programado en Milán los próximos 12 y 13 de septiembre.